domingo, 31 de mayo de 2009

Un jardín menos

Remedios, del magnífico blog "flores en el ático" ha realizado un reportaje muy interesante sobre el proyecto de los vecinos de Lavapiés de hacer una plaza con huerto y jardín en un solar abandonado desde hace décadas. La excavadora ha sido la respuesta municipal, cuando en París, San Francsico o Nueva York los ayuntamientos apoyan estas iniciativas populares:
http://www.floresenelatico.es/2009/05/masacre-verde-en-lavapies.html

viernes, 29 de mayo de 2009

El violinista

Dentro de las estampas madrileñas de Alfonso, me atraen particularmente las de los músicos callejeros.
En ésta, el violinista tensa la mirada en mi bemol hacia el paseante, y el paseante responde con un largo e intenso silencio.

miércoles, 27 de mayo de 2009

El que no tiene qué hacer...

"Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas" Un dicho popular que me viene a la cabeza al observar a este paisano que practica la pesca en el estanque del Retiro, con un palo y una cuerda de pita a la que hay atado un pedazo de pan. La verdad, he visto modos menos inteligentes de ocupar el ocio, pero de lo que sí estoy seguro es de que debe ser muy relajante esta modalidad de "pesca".
Foto: C. Osorio.

domingo, 24 de mayo de 2009

Por fin, Sorolla!



Por fin Sorolla! Ha llegado al Museo del Prado la antológica del gran maestro español, el mayor genio de los pinceles entre Goya y Picasso. Una oportunidad para disfrutar del mejor arte descubriendo todas las posibilidades de la luz y del color, como solo él lo supo hacer, como no ha habido otro. Clásico y moderno a la vez, aquí está la verdadera pintura que nunca me ha dejado de entusiasmar.

Viajando en el vientre de la ballena



Como el vientre de una ballena iluminado por luces abisales. Así es la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas. Richard Rogers, el arquitecto británico autor de esta hermosa obra pertenece al grupo de los arquitectos humanistas que surgió con Leonardo. Un arquitecto que ama la ciudad, que entiende el urbanismo como un servicio a la gente, no como la pura especulación inmobiliaria que entienden otros que no hace falta nombrar. Un arquitecto que trabaja en equipo, sin ponerse por encima de sus colaboradores, en un estudio donde todos donan el 20 % de sus ingresos para obras sociales. un arquitecto con todas las letras.

La lucha heróica de dos mujeres


Esta ha sido la lucha de dos mujeres madrileñas. Una lucha hermosa y noble, de dos débiles contra los fuertes, contra los grandes especuladores. La lucha para salvar un teatro del centro de Madrid condenado a la piqueta por sus nuevos propietarios: una empresa inmobiliaria de Marbella que va a construir aquí apartamentos de lujo, con la bendición del Ayuntamiento y de La Comunidad. Esta ha sido la lucha de Eva Aladro, profesora universitaria y Berta Delgado, artista y diseñadora gráfica. Dos mujeres que dijeron que no, que no estaban dispuestas a que se destruyese un bien cultural de los madrileños sin que nadie dijese nada. Ellas han organizado toda la campaña que en los últimos años ha tratado de impedir la destrucción del teatro. Es verdad que el nuevo Teatro del Canal va a sustituir al Albéniz en sus funciones de Teatro oficial de la Comunidad de madrid, pero eso no es excusa suficiente para cargarse un teatro tan entrañable para todos como el Albéniz, un teatro que ha cerrado sus puertas (ya están tapiadas con ladrillos) y que espera la inmediata acción de la piqueta destructora.
El miércoles tendrá lugar la presentación del libro SALVAR EL TEATRO ALBÉNIZ. HISTORIA DE UN BLOG, escrito por Eva Aladro Vico, Portavoz de la Plataforma de Ayuda al teatro Albéniz. La cita es el MIÉRCOLES 27 DE MAYO, A LAS 7 DE LA TARDE, EN LA FUNDACIÓN ALIANZA HISPÁNICA (C/ San Pedro 22, metro Atocha o Antón Martín).

Jacobo de Grattis, el Caballero de Gracia.

Jacobo de Grattis nació en Módena (Italia) en 1517 y murió en Madrid en 1619. Vivió por tanto la friolera de 102 años. Su vida está rodeada de misterio y leyenda.
Se cuenta que su madre tuvo tres hijos y los tres se murieron. A continuación murió la madre, pero cuando la iban a enterrar, se levantó del féretro haciendo huir despavoridos a los congregados. parece ser que había sufrido una catalepsia. La madre volvió a tener otros tres hijos a los que puso el mismo nombre de los anteriores fallecidos, entre ellos a Jacobo.
Jacobo estudió en Florencia y vivió en Bolonia, relacionándose con familias de la nobleza.
En tiempos de Felipe II se vino a Madrid como secretario del nuncio de Su Santidad en la corte española. Hombre vital y seductor, se granjeó la confianza de la familia real y de la nobleza madrileña. Fue una de las hijas de Felipe II quien consiguió para él el título de Caballero.
Como era rico, invirtió su dinero en comprar varias casas, especialmente en la calle que hoy lleva su nombre. Se cuenta que era un "don Juan" empedernido y organizaba hiperbólicas fiestas en su casa. En uno de sus inmuebles vivía arrendada doña Leonor Garcés, la bella esposa de un hidalgo aragonés. Jacobo se encaprichó de ella y trató de seducirla sin éxito. Como no conseguía su objetivo por las buenas, se ganó la confianza de la criada y, una noche se introdujo en la casa de Leonor llevando consigo un frasco de narcótico. Al subir las escaleras en la penumbra, una voz retumbó haciéndole tambalearse y cayendo el frasco con el somnífero escaleras abajo hasta romperse. Según la leyenda, se trataba de la voz de Dios, quien le recriminaba por su vileza y por la vida de crápula que llevaba Jacobo. El suceso corrió de boca en boca por todo Madrid y a partir de entonces aquella casa se llamó "La casa del espanto".
El caballero quedó contrito y, profundamente arrepentido, decidió hacerse sacerdote.
A partir de entonces, su vida está llena de hechos piadosos que paso a resumir:
Compró en la calle del carmen varias casas de Lenocinio para que en esos terrenos se edificara la que pasó a ser la Iglesia del Carmen. Colaboró en la fundación del colegio de Loreto para niñas abandonadas, colegio que estuvo en Atocha y actualmente está en ODonnell. Fundó el hospital de Italianos en la carrera de San Jerónimo. Participó junto con Bernardino de Obregón en la creación del hospital de convalecientes de San Bernardo (un hospital de beneficencia creado apara albergar a los enfermos que yacían tirados por las calles). Junto con San Francisco Caracciolo introdujo la institución de los Clérigos Menores en Madrid, albergándolos en sus casas, en la calle que lleva su nombre. Creó la congregación de esclavos del Sacramento con el objetivo de hacer un oratorio. El primer oratorio del caballero de Gracia se realizó con la herencia de Grattis en 1662. En el mismo lugar, se construyó el nuevo oratorio. una bellísima obra arquitectónica, en 1789, encargándose de la misma el arquitecto real Juan de Villanueva.

sábado, 16 de mayo de 2009

jueguecito madrileño (1ª edición)


¿Conoces bien Madrid?

Instrucciones: contesta a la mayor cantidad de las 7 preguntas del juego y envía la respuesta a mi correo:
carlosorio58@hotmail.com

Los dos primeros ganadores (que respondan a todas) recibirán como premio uno de mis libros de "tabernas y tapas en Madrid" (Ediciones la Librería) valorado en 11,50 euros. Un libro que cuenta la historia de nuestras tabernas.
-En caso de no haber acertantes de todas las respuestas, se elegirá a quien haya contestado el mayor número de ellas.
-Tu correo electrónico no será incluído en ninguna lista. Se usará únicamente para contestar a los ganadores.
-los resultados del jueguecito madrileño se darán a conocer al comenzar Junio.
-Fotos: C.Osorio.



Foto 1. ¿Qué plaza es ésta?





















Foto 2. ¿Qué edificio es éste?



















Foto 3. ¿Qué es esta torre?























Foto 4. ¿Sobre qué edificio está esta estatua?



















Foto 5. ¿Dónde está esta estatua?























Foto 6. ¿Qué iglesia es esta?



















Foto 7. ¿Cómo se llama este monumento?

Chao, Antonio.

Hasta siempre, Antonio Vega, y gracias por tus canciones, que me han hecho sentir.
Hace dos años te escuché en directo en Viveiro (Lugo) y me volviste a conmover, como siempre.
Lástima de tanto dolor innecesario que has tenido que vivir. Un abrazo, compañero!

La pradera


La pradera de San Isidro, donde los madrileños celebraban la romería desde tiempo inmemorial, estaba a orillas del río Manzanares. Allí se edificó una colonia de viviendas por orden de Franco, a quien no gustaban nada las verbenas y de hecho las prohibió. Desde entonces la romería se celebra en los cerros que rodean a la ermita del santo, donde se hizo un gran parque cuando llegó la democracia. Siempre me ha maravillado el cuadro de Goya que representa la Romería en la pradera de San Isidro. Esa imagen de un Madrid ideal, plácido y festivo, bello y armonioso, de un Madrid que nos hemos ido cargando desde el último medio siglo para acá. Los cuadros costumbristas de Goya han estado infravalorados con respecto a sus grandes retratos, pinturas del 2 de Mayo y pinturas negras, sin embargo, a mí siempre me han fascinado sus estampas madrileñas.

San Isidro y el carácter madrileño


Isidro nace en Madrid en 1082. Se casó con María Toribia (quien luego sería Santa María de la Cabeza), desarrolló sus labores como agricultor y pastor para su patrón Iván de Vargas. En 1110 ante una nueva invasión árabe, se traslada a Torrelaguna, donde pasa muchos años, aunque vuelve a Madrid.
Entre los milagros que realizó destaca el del pozo. Se dice que un día en la casa-palacio de los Vargas, donde vivía Isidro con su mujer y su hijo Illán, cayó Illán al pozo. Las plegarias del santo tuvieron efecto y el nivel de las aguas subió, elevando consigo al niño (El pozo se conserva en el antiguo palacio de los Vargas, hoy museo de San Isidro o de los Orígenes) .
Otra de las casas de los Vargas, donde también vivó Isidro, estaba en la calle Sacramento (esta casa fue derribada en tiempos de Alvarez del Manzano y reconstruida con añadidos futuristas)
Las tierras de cultivo de los Vargas se encontraban entre la Casa de Campo y el pueblo de Carabanchel. Según se dice, en una época de sequía, San Isidro clavó su azada en el campo y surgió un manantial cuyo caudal abasteció dichas tierras e incluso a toda la ciudad. Es en este lugar donde se produce el milagro más conocido: los bueyes aran solos mientras el santo asiste a su misa diaria. Este hecho unido al de la fuente adquirió tal fama que se creó una pequeña ermita en el terreno. Será la emperatriz Isabel (esposa de Felipe II) quien, al comprobar que el emperador y su hijo Felipe se curan de unas fiebres tras beber agua de esta fuente, ordene en 1528 la construcción de una ermita más suntuosa sobre la ya existente. La ermita actual data de 1725 y se conserva la fuente manantial, aunque desde hace unos años el agua que beben los romeros que allí acuden cada 15 de Mayo es agua del canal de Isabel II por motivos de potabilidad.
Así como otros santos me resultan un tanto siniestros por su afición a las flagelaciones y los sufrimientos, San Isidro siempre me ha caído bien. Era un santo ecologista, que procuraba que los bueyes con los que trabajaba no sufrieran maltrato y echaba granos de trigo a los pájaros hambrientos, además de abrir fuentes con su cayado. Es el santo favorito de mi anciana abuela, quien todavía le reza a diario para que llueva y el campo se riegue debidamente. San Isidro no tenía esa obsesión por el trabajo que nos caracteriza a los madrileños de hoy (somos la ciudad en la que mayor número de horas se trabaja al día en Europa). Los madrileños, que siempre tuvimos un regusto especial por las cosas buenas de la vida, deberíamos fijarnos más en San Isidro y recuperar las buenas costumbres que tanta fama dieron a nuestra ciudad: las fiestas, los paseos, el aperitivo, la siesta, la tertulia…costumbres que definieron el carácter de una ciudad y que hemos ido perdiendo en pos del culto al dinero y a los bienes muebles e inmuebles.

viernes, 15 de mayo de 2009

La guerra y la paz



Para disfrutar de la paz del monte, conociendo los escenarios de la guerra civil, es muy interesante la ruta que sale del Puerto del León y recorre el cerro de Matalafuente y el Pico del Cuervo hasta la falda de la Peñota. Hay decenas de fortificaciones, búnkeres y trincheras, ahora integradas en la naturaleza componiendo unas intervenciones de gran interés artístico, además de histórico. Para no perderse ninguna de estas construcciones, es muy útil la guía "Senderos de Guerra" de Ediciones La Librería.

Foto1: C. Osorio
Fotos 2 y 3: J.L.Alonso.

martes, 12 de mayo de 2009

Madrid: del dolor a la alegría

Madrid, una ciudad martirizada en muchas ocasiones, las más cercanas durante la Guerra Civil (Sobre Madrid llovieron muchas más bombas que sobre otras ciudades mártires), luego con los atentados salvajes de la banda ETA, y más recientemente con la bárbara matanza de Al Kaeda del 11 de marzo de 2004.
Pero al corazón de Madrid late con demasiada fuerza para que ningún grupo de criminales pueda destruir su alegría. Aquel fatídico año de 2004 lo pasamos todos muy mal, pero decidimos que no iban a poder con nosotros. Fue como una consigna que nadie verbalizó, pero inconscientemente todos nos pusimos de acuerdo. Había que sacar fuerzas de flaqueza y plantar cara a tan injustas agresiones con nuestra mejor arma: nuestra alegría. Hubo pocos actos festivos oficiales aquel año, pero desde aquella dramática fecha, los niños y niñas madrileños salieron todos a la calle a celebrar sus fiestas disfrazados de castizos. En el colegio de mi niña la fiesta de San Isidro había ido desapareciendo en los años anteriores, pero a partir de 2005, sin que nos pusiéramos de acuerdo, todos, absolutamente todos los niños fueron vestidos de chulapos y bailaron con alegría.
Recuerdo que fue a partir de ese año cuando resurgió el sentimiento colectivo de pertenecia a nuestra ciudad, algo que estaba cada vez más diluído. Resurgió el movimiento vecinal, comenzaron a aparecer blogs que hablaban de Madrid (Hoy ya somos varias decenas de blogueros madrileñistas), la gente empezó a tener interés por nuestra historia...volvimos a sentirnos orgullosos de ser madrileños, en la forma en que nos gusta serlo, sin excluir a nadie y siempre enarbolando la alegría.

Foto: C.Osorio. La fiesta del cole de mi niña en San Isidro en 2005

lunes, 11 de mayo de 2009

El silencio de los organillos

El típico instrumento de nuestras verbenas populares va desapareciendo poco a poco, pese a que los madrileños siempre hemos profesado un gran cariño a estos bulliciosos cajones musicales. Los organilleros más conocidos fueron los Apruzzese, que en 1898 llegaron a Salamanca desde Caserta, (Italia). Antonio Apruzzese se vino de Salamnca a Madrid y conoció a su esposa, María, en el merendero del Canal. Antonio instaló su casa de fabricación y alquiler de organillos en la Carrera de San Francisco. Allí trabajaban siete u ocho empleados. Los organillos se hacían de seis o de diez canciones. El más famoso fue “el abuelo” uno de los instrumentos que la familia se trajo de Italia. A su muerte, en 1995, Fernando Ochoa continuó con la empresa. En 2008 se cerró el negocio y Ochoa ofreció la histórica colección de organillos al Ayuntamiento y a la Comunidad, pero éstos no mostraron interés por la misma. Hace ya cinco años que el Ayuntamiento no alquila prácticamente organillos para las fiestas de Madrid, y si se escuchan en algunas verbenas es porque se ponen discos por megafonía.
Es curioso. Basta contemplar la imagen de uno de estos simpáticos pianitos mecánicos, para que la música suene en tu cabeza durante largo rato...¿Tendremos los madrileños un organillo genético en la cabeza?

Foto: fundación Joaquín Díaz.

domingo, 10 de mayo de 2009

chimeneas de ayer y de hoy


Al pasar por la calle de San Bernardo me fijé en un grupo de chimeneas: a la derecha, las encantadoras chimeneas madrileñas de cerámica, del siglo XIX. A la izquierda, las que se hacen ahora, en el siglo XXI.
Foto: C. Osorio.

sábado, 9 de mayo de 2009

El cristo de San Plácido

Foto: Carlos Osorio
Personalmente, creo que es el mejor Cristo Yacente de cuantos hizo Gregorio Fernández, el gran escultor del barroco español. El tema puede resultar un tanto macabro, pero si traspasas esa primera impresión, puedes descubrir una obra de arte bellísima y de una humanidad estremecedora. El tema del dolor y la muerte, inherentes a nuestra condición, apenas están presentes en el arte de nuestros días (con excepciones, como la de Francis Bacon o la de Lucien Freud), sin embargo son temas tan necesarios en el arte como la alegría, la pasión, el amor, porque son parte de la vida.
Hay otro Cristo similar en los Capuchinos de El Pardo, de gesto más dramático. Existe una talla extraordinaria en la Iglesia de San José, de la calle Alcalá; pero en el de San Plácido, realizado en la última etapa de Gregorio, hay una sutileza, una serenidad, un decir mucho con poco, que supera para mi gusto a los cristos demasiado convulsos que hizo con anterioridad. El estudio anatómico es sensacional. En cuanto a la policromía, hay un empleo magistral de la luz y el color. En el clasicismo se creyó que las estatuas de mármol griegas y romanas eran blancas y se copiaron así; no sabían que habían estado policromadas inicialmente. Por eso se despreció la policromía en escultura durante los últimos siglos, silenciando así una de las grandes aportaciones del arte español al arte universal. Hoy se sabe que los maestros imagineros disponían los planos, las concavidades y convexidades, intencionadamente para que la luz natural resaltara lo esencial. También coloreaban con esa intención artística, no solo naturalista. Desconocida para la mayoría de los madrileños, oculta en la penumbra de la pequeña iglesia de San Plácido, permanece una de las principales joyas de la escultura madrileña del XVII.

La Iglesia de San Plácido

Este magnífico cuadro de 7 metros de altura pintado por Claudio Coello preside el altar de San Plácido, en la Calle de San Roque nº 9.
San Plácido puede considerarse, junto con San Antonio de los Portugueses, una de las joyas ocultas del barroco madrileño.
Claudio Coello pintó esta obra con 25 años y puso tanta ilusión en el encargo que consiguió un cuadro bellísimo y armonioso, con una excelente perspectiva áerea. Otra de las grandes obras de San Plácido son las esculturas policromadas del portugués Manuel Pereira, un escultor con una sensibilidad desbordante que recupera la línea de la belleza de las esculturas griegas, y cuyos santos tienen una carga sicológica impresionante, muy lejos de las expresiones bobaliconas que tienen tantas estatuas religiosas de medio pelo. La iglesia poseyó el cuadro del Cristo de Velázquez que hoy está en el Museo del Prado. En los muros hay frescos del madrileño Francisco Ricci. La otra gran joya del arte barroco madrileño aquí presente es el Cristo yacente de Gregorio Fernández, el mejor de la serie, en mi opinión.
La iglesia es obra del gran arquitecto Fray Lorenzo de San Nicolás, realizada en 1655 por encargo de Jerónimo de Villanueva, el tercer hombre más poderoso de su tiempo, para su antigua prometida y nueva abadesa Teresa del Valle de La Cerda.
LOS SUCESOS DE SAN PLACIDO:
El convento de San Plácido fue testigo de las actuaciones de la secta de los Alumbrados que entre otras peregrinas ideas creían que de la unión física entre un religioso y una religiosa había de nacer necesariamente un santo. Intervino la inquisición metiendo en la cárcel de Toledo al confesor, el monaguillo (El Rubio) y a 26 de las monjas. El convento fue testigo después del acoso que protagonizó el rey Felipe IV contra una bella novicia llamada Sor Margarita de la Cruz. Para lo cual, se valió de un túnel que le permitía acceder a la carbonera del convento. Tratando de librar a la joven de lo que se le venía encima, se dice que la abadesa montó un catafalco rodeado de velas y en él se metió Sor Margarita haciéndose la muerta. Cuando entró el Rey y vio la escena, se conmovió tanto que en desagravio y en señal de arrepentimiento encargó a Velázquez el cuadro del Cristo. El caso llegó a oídos de la Inquisición, quien no pudiendo actuar contra el Rey, la emprendió contra Jerónimo de Villanueva, enviando a Roma al notario Alonso de Paredes con un mensaje para que el Papa suspendiese la condición religiosa de Villanueva. Alguien desde España envió otros emisarios que interceptaron a Alonso de Paredes, le quitaron el cofre con el mensaje y le metieron en la cárcel de Nápoles, donde murió. Así las gastaban en los tiempos del rey pasmado.

Tesoros ocultos


En mi barrio (Maravillas) existe un importante patrimonio arquitectónico y artístico (Las Comendadoras, San Marcos, San Plácido, San Antonio de los Alemanes, Montserrat...). Creo que estos tesoros artísticos que deberían ser más accesibles a los vecinos-as de Madrid, porque apenas es posible acceder a los templos barrocos cuando se celebran los cultos, estando cerrados el resto del tiempo. El Estado, La Comunidad y el Ayuntamiento deberían ponerse de acuerdo para establecer sistemas de visita a unas joyas cuya conservación y restauración pagamos entre todos. Ya que la Iglesia, su propietaria, no puede encargarse de ello, deberían ser las instituciones públicas quienes organizasen la presencia de un empleado-a público que se encargase de la visita a estos templos."
(En la foto: Exterior de la Iglesia de San Plácido. Grupo escultórico de Manuel Pereira. S. XVII)
Foto: C. Osorio

miércoles, 6 de mayo de 2009

Prefiero soñar con un edificio así.


Justo enfrente del mamotreto que acaban de construir en Alfonso XII nº 40, está este edificio de viviendas construido en 1912 por el estupendo arquitecto Francisco García Nava. Trazado en estilo neobarroco de influencia francesa, con detalles modernistas, como las vidrieras del interior.
Está en Alfonso XII nº 38.
Fotos: C. Osorio.

¿Construimos sueños...o pesadillas?







En la espléndida calle de Alfonso XII (en pleno casco histórico, junto al Retiro,) surcada de preciosos edificios palaciegos de principios del siglo XX, derribaron un edificio y "esto" es lo que han puesto en su lugar.
Del asombro pasé al estupor, cuando ví en las vallas protectoras el eslogan de la constructora; "CONSTRUIMOS SUEÑOS" . Vamos a ver...¿Construimos sueños...o pesadillas?
Si te apetece soñar un poco, pásate y lo ves. Está en Alfonso XII nº 40.
Fotos: C. Osorio.




La escalera del Círculo


Bajaba esta tarde andando por la escalera del Círculo de Bellas Artes, y me dí cuenta de que la luz del atardecer caminaba detrás de mí.
Fotos: C. Osorio.













domingo, 3 de mayo de 2009

2 de Mayo

Dos asociaciones madrileñas: los Voluntarios de Madrid y la agrupación Los Castizos han organizado un recorrido dramatizado y comentado por los escenarios de aquel 2 de Mayo de 1808, cuando un centenar de vecinos de Maravillas apoyados por un pequeño grupo de militares rebeldes, ocuparon el parque de artillería de Monteleón y se enfrentaron al ejército más poderoso del planeta. La guerra de Independencia tuvo sus luces y sus sombras. Fue hermoso aquel gesto espontáneo del pueblo madrileño luchando por su libertad. Fue lamentable que aquel clamor de libertad fuese luego encauzado hacia las pretensiones absolutistas del monarca más inepto y vil que ha tenido España: Fernando VII.

Tampoco los malos eran todos malos. José Bonaparte, el rey impuesto, fue el impulsor de un urbanismo más civilizado y de una sociedad laica.
En cualquier caso, es importante conocer aquel momento trascendental de la historia de Madrid.
El año pasado les propuse a la Comunidad y al Ayuntamiento que sería bueno crear un museo o un centro de interpretación del 2 de Mayo. La Comunidad no respondió, y el Ayuntamiento dijo que era inviable ya que no había suficiente material.
Esto no es cierto, porque el 70 % del material histórico está guardado en almacenes y no se expone al público (según me dijo el director del Museo del Ejército)
Fotos: C. Osorio.

viernes, 1 de mayo de 2009

Ha cerrado Niza


Ha cerrado Niza, una de las mejores pastelerías de Madrid. Con una espléndida portada y un valiosísimo mobiliario en mármol y madera de estilo rococó. Desde 1847 Niza ha endulzado el aire de las calles Orellana y Argensola en cuya esquina se encuentra. No hace mucho, la dueña me comentaba que este tipo de comercios históricos, que tanto significan para nuestra ciudad, no reciben ninguna clase de ayudas y que debía afrontar ella misma la costosísima restauración de su mobiliario histórico.
Foto: C. Osorio.

El portal más impresionante





Uno de los portales más extraordinarios de Madrid se encuentra en la calle de Argensola nº 20 y 22. Pertenece a un precioso conjunto de dos edificios de viviendas construidos en 1892 para los señores Oliver y Baulenas. En los contiguos portales hay figuras de atlantes y cariátides apoyados en estípites que dividen el paso de carruajes hacia el patio interior. La decoración de los muros es de estilo neoplateresco con paños de grutescos y candelieri. El conjunto se completa con la armadura de madera del techo, un alfarje con casetones y unas soberbias puertas de madera labrada. Calle Argensola (Metros Colón y Alonso Martínez)
Fotos: C. Osorio

Vinos el 11






"Vinos el 11" también conocida por los parroquianos como "Casa Dani", es una de las tabernas con más encanto y mayor autenticidad del corazón de Madrid.
Desde que murió su padre, la lleva Dani hijo, un buen tabernero que conoce la importancia de una institución tan fundamental para Madrid como es la taberna tradicional. Hay vino de frasca traído de Valdepeñas y servido en vasos de "chato", como toda la vida. Buen queso, buen jamón, y buena ensalada de tomate con atún entre las raciones que se ofrecen. Pero sobre todo, Casa Dani es un buen lugar para charlar con los amigos, con los vecinos del barrio y para encontrar lo mejorcito de esta ciudad: el alma de Madrid. No en vano, "Dani" es una de mis tabernas favoritas.
Vinos el 11: lestá en la calle Calatrava 11 (Metro Latina y Puerta de Toledo) desde hace 125 años.
Fotos: C. Osorio