lunes, 31 de enero de 2011

La mejor estatua ecuestre del mundo



No todos los madrileños saben que la mejor estatua ecuestre del mundo se halla en nuestra Plaza de Oriente.
Como la mayoría de las estatuas ecuestres, ésta está dedicada a un personaje mediocre: Felipe IV, un hombre dominado por sus pasiones, inhábil para la política, que, en cierto modo,  también tuvo su parte buena: dotar a nuestra ciudad de grandes tesoros artísticos.
Como muchas de las grandes obras del arte universal, la estatua es el resultado del trabajo en equipo. Su autor, indiscutiblemente es el italiano Pietro Tacca. Tacca recibió en su taller de Nápoles unos bocetos de Velázquez y un busto en bronce del monarca realizado por Juan Martínez Montañés. Para calcular el difícil y arriesgado equilibrio de pesos del caballo (por primera vez en la historia, éste solo apoya dos patas) pidió ayuda al sabio Galileo Galilei. Así, se hizo la parte trasera en bronce macizo y el resto en hueco.
Fue tan compleja y extenuante su elaboración, que, en 1640, nada más cargarla en el barco rumbo a España. Pietro Tacca falleció.

Foto: Carlos Osorio


domingo, 30 de enero de 2011

La última mirada a una ventana


Hace un mes pasé por última vez junto a la casa de la calle Rodas que acaba de ser derribada y le hice esta foto, fue la mirada postrera que le dediqué a una curiosa casita "de pueblo" que siempre me había llamado la atención.
Foto: Carlos Osorio.

sábado, 29 de enero de 2011

Derribada la vieja casa de la calle Rodas



El Ayuntamiento de Madrid ha permitido el derribo de una antigua vivienda del casco histórico. Se trata de una casa situada en la esquina de la calle Embajadores con la calle de Rodas. No se conoce con exactitud la fecha de construcción, pero en el plano de Texeira aparece una casa idéntica a esta, por lo que podría ser del XVII. Era un interesante vestigio de las casas populares de los siglos XVII y XVIII, cuando la edificación era de dos alturas, con viguería de madera y tejado a dos aguas de teja árabe. En el pasado albergó un horno de pan, y en el siglo XX también hubo una bodega: "Viuda de Lesmes". En los primeros años 80 fue ocupada por un grupo de mujeres que instalaron un centro de atención a mujeres maltratadas.
Es verdad que el edificio de Rodas estaba bastante deteriorado, pero también es verdad que el deterioro ha sido consentido, pues nada se hizo en los últimos años para asegurar su conservación.
Es uno más de los centenares de edificios derribados en el centro de Madrid en los últimos diez años, y ello pese a que el centro de la Villa goza de una protección ambiental. En muchos casos, estos edificios populares han sido sustituidos por una arquitectura simplona y anodina que poco o nada tiene que ver con la arquitectura popular madrileña.

Fotos: Jaime Matamoros.

viernes, 28 de enero de 2011

Portal en Alberto Aguilera, 35


Precioso portal de la calle de Alberto Aguilera nº 35 con influencias modernistas. Fascinante trabajo de ebanistería, yesería y forja. Al verlo, pienso que debe de alegrársele a uno el espíritu entrando a una casa con un portal como éste. ¡Podían aprender los constructores contemporáneos!

Fotos: Carlos Osorio

miércoles, 26 de enero de 2011

Imprenta Corrales

Una de nuestras imprentas veteranas, quizás la más antigua de Madrid, es la establecida en 1858 en la calle del Limón, que a comienzos del siglo XX se trasladó a la Plaza de los Mostenses nº 2. (La casa aún conserva el rótulo de calle de las Beatas, como se llamaba el lugar hasta que a comienzos del XIX se creó esta plaza). La imprenta utilizaba máquinas Minerva, Niévolo etc. en las que se editaron los tebeos del Guerrero del Antifaz, así como las novelas de Corín Tellado.


Foto: Carlos Osorio.

martes, 25 de enero de 2011

La Flor del Pan

Una de las buenas panaderías tradicionales de Madrid está en la calle de Argensola nº 26 (Alonso Martínez). Huele a pan auténtico, y es lo que venden en su viejo mostrador de mármol blanco desde 1887.



Foto: Carlos Osorio.

lunes, 24 de enero de 2011

Cuando los edificios resucitan



Tras casi 30 años abandonado, y con el tétrico aspecto que ves en la foto, este edificio de la calle de Atocha nº 81 ha vuelto a la vida. A veces, los edificios son abandonados por sus dueños y comienza un largo deterioro: gente que se lleva cosas, vándalos que destruyen lo que pueden. Luego llegan los muros, las vallas y los andamios, vecinos que protestan (inseguridad, ratas), especuladores que quieren derribarlo a toda costa...pero el edificio tiene un talismán: está protegido por su carácter artístico, y eso lo salva. Al fin llega la restauración. Será un hotel, como tantos edificios del centro de Madrid. Y la vida florece sobre la muerte. No nos sobran los edificios bellos, y menos en esta época en que constructores y arquitectos, en general, se interesan poco por la belleza.
Y aquí tienes al edificio de Atocha 81 renovado, esplendoroso. Lo construyó Joaquín Saldaña en 1909. Saldaña hizo varios palacetes en la Castellana y es autor del Hotel Atlántico de la Gran Vía.

¡Bienvenido a la luz, hermoso edificio!



Fotos: Carlos Osorio.

miércoles, 19 de enero de 2011

La Castela

La antigua "Bodega de Méntrida", del año 1929, se transformó en 1989 en La Castela, conservando buena parte de su decoración original. Las cañas y el vermú de grifo son excepcionales, debido a la profesionalidad de los camareros y al largo serpentín enfriado a la antigua usanza. En La Castela tienen una gran variedad de ricas tapas y raciones, y un comedor interior a un precio razonable, aunque me gusta más la barra (en la que no es fácil encontrar sitio).Los chipirones encebollados de esta casa son inolvidables. Buenas opciones son la cecina, la ventresca, las setas, el bacalao, el atún, las almendras fritas...Lo peor es el ruido, ya que siempre está hasta los topes. Se halla está joya en la calle Doctor Castelo nº 22, semiesquina a Narváez.    Fotos: Carlos Osorio.

martes, 18 de enero de 2011

Isidoro y sus bronces

Caminando por la calle de Rodas (entre la Ribera de Curtidores y la calle Embajadores) me encuentro, en el nº 11, con un curioso patio lleno de antiguos talleres de oficios. Me meto a fisgar y me encuentro con Isidoro, que lleva toda la vida restaurando antigüedades, sobre todo objetos de bronce, cobre y latón. Me dice que le queda poco para retirarse y que ya sólo coge encargos de amistades y conocimientos, porque está muy mayor.
El es uno de los pocos, poquísimos artesanos que aún tenemos en la zona del Rastro. Frente a él, también hay otro taller, este de restauración de objetos de madera.
 El curioso solar de Rodas 11 es el resultado de un obús que cayó sobre una corrala en la guerra civil. En el lugar del edificio derruido se instalaron diversos artesanos como Isidoro.


Foto: Carlos Osorio

lunes, 17 de enero de 2011

Hasta San Antón, Pascuas son

 Se decía en tiempos en que Madrid era muy festivo que hasta San Antón duraba la Navidad. En la Iglesia de San Antón, construida por Pedro de Ribera en el XVIII,  cada 17 de Enero, se celebra la bendición de los animales. Es esta una tradición que parece provenir del Madrid medieval, cuando se bendecían animales en una ermita dedicada a San Blas que hubo en el Retiro. En el XVIII se trasladó la celebración a las Escuelas Pías donde se bendecía la cebada que iban a comer las caballerías, en una época en eran el principal medio de transporte. En cuanto al conjunto de las escuelas e iglesia, parece que en origen fue una leprosería atendida por los monjes de San Antón. Estos monjes tenían un gran rebaño de cerdos que pastoreaban por las calles de la Villa. Desaparecido el convento se crearon las escuelas pías, siendo el segundo colegio que abrían en Madrid los escolapios.

 Es llamativo que San Antón sea el patrón de los animales y también del gremio de carniceros....siempre me ha parecido un poco contradictorio... ¿o no?
A lo largo del dia muchos madrileños-as llevarán a sus mascotas para que el cura los bendiga con esta frase: "El señor bendiga este animal, y San Antón lo proteja de todos los males del cuerpo"
Bien, el caso es que esta mañanita me he dado una vuelta a comprar los típicos panecillos de San Antón.
La tradición dice que hay que guardar un panecillo para el año siguiente con una moneda debajo para que no falte el dinero durante todo el año. El que los panecillos duren de un año para otro es debido a están hechos con una fórmula muy antigua, egipcia o árabe, que permite que se puedan conservar largo tiempo.



Fotos: Carlos Osorio.

sábado, 15 de enero de 2011

El Huertecillo del Patio

En la calle de Antonio Grilo, en un solar municipal, la gente del Patio Maravillas ha plantado un huerto urbano.
Una solución estupenda para un lugar que empezaba a degradarse, ya que los años pasaban y los equipamientos públicos que se iban a hacer aquí, no llegaban nunca.

viernes, 14 de enero de 2011

¡Atención, puede usted perder un minuto!


Es muy importante que esté usted atento, porque si pierde un solo minuto...si pierde un minuto...quién sabe lo que podría pasar...a lo mejor usted se relajaba, y los otros conductores también y en lugar de llenar las calles con su estrés, la vida en la ciudad se volvía incluso agradable. ¿Qué le parece?

jueves, 13 de enero de 2011

"Se necesitan clientes"

"Se necesitan clientes, no es necesario experiencia" reza este cartelito en el escaparate de una bonita droguería, en la calle de la Ruda nº 15 (La Latina).
Da gusto encontrarse con un detalle  como éste, sobre todo dada la situación que traviesan los comercios de toda la vida, lo cual hace más meritorio el buen humor. A menudo echamos de menos ese humor y esa gracia que nos caracterizaba a los madrileños de hace unas décadas.





Esta encantadora droguería mantiene una elegante tipología con letras en relieve.
Fotos: Carlos Osorio.

martes, 11 de enero de 2011

Vailima


 En la calle del General Pardiñas nº 54 tenemos un pequeño y agradable salón de té. Vailima, que así se llama, está ligado a una casa de té francesa: Theodor. Pese a que en su web se jactan de saberlo todo sobre los tés y su correcta preparación, a mi me lo sirvieron templado, con exceso de agua y en un sobrecito de papel. El servicio es correcto, pero frío. En este tipo de establecimientos suelen contratar a camareros que no conocen bien el idioma ni las costumbres locales, y yo creo que eso es un error. Un café que se precie debe tener un camarero-a con tablas para que dé calor y animación al local.
Pese a todo, hay que decir que el sitio está bien para tomar un café y echar un ratito de conversación.



Fotos: Carlos Osorio

lunes, 10 de enero de 2011

La antigua huevería de Carranza



A veces, caminando por Madrid, encontramos vestigios de comercios que tuvieron su época gloriosa y hoy duermen devorados por el óxido, la carcoma y el polvo. Es el caso de la huevería de la C/ Carranza nº 15.
En la primera foto, anónima,  la vemos tal como era en el año 1900 (Fijaos en los niños subidos en lo alto). En la segunda foto, hecha por este caminante, la vemos como está ahora, en 2010. Todo el edificio de Carranza 15 tiene ese aspecto fantasmal, tras más de treinta años abandonado.

domingo, 9 de enero de 2011

La Gatera de la Villa nº 4

Ya ha salido el cuarto número de la revista "La Gatera de la Villa" dedicada a la historia de Madrid.
De nuevo muchas gracias a los autores por el meritorio trabajo que realizan para que todos podamos conocer mejor nuestra ciudad.
Puedes descargarla gratuitamente aquí

sábado, 8 de enero de 2011

Una cabalgata muy especial


En 1935, la Agrupación de Editores de Madrid organizó una cabalgata para repartir gratuitamente libros a los niños. En representacion de los Magos de Oriente, entregaron los libros: Antoniorrobles (escritor de cuentos infantiles), Bartolozzi (el dibujante de las aventuras de Pipo y Pipa) y Ramón Gómez de la Serna (En el centro, con su inseparable pipa).

viernes, 7 de enero de 2011

Cuando los reyes regalaban carbón

Hubo un tiempo en que a los niños que se portaban mal de un modo reincidente y con recochineo, en vez de una montaña de juguetes, como ahora, se les regalaba un saquito de carbón, eso sí, casi siempre se trataba de carbón de azúcar, un dulce fascinante que hoy está en peligro de extinción. Este carbón de azúcar no era otra cosa que el típico "azucarillo" madrileño con un colorante alimentario negro. El encargado de entregar este "castigo" era el rey Baltasar, tal vez por el color de su piel, pero mucho me temo que al rey mago en cuestión no le haría mucha gracia este cometido. Que yo sepa, sólo queda una pastelería en Madrid que todavía prepara el carbón artesanalmente: se trata de El Riojano, en la calle Mayor nº 10.

He encontrado esta receta en internet. Pienso que nos puede dar una idea bastante aproximada:
"La receta consiste en conseguir una especie de espuma que, cuando se enfría, se parece al carbón.
El primer paso es preparar una glasa en frío: azúcar lustre (para glasear) en un 80% y agua en un 20%, hasta obtener una masa homogénea a la que daremos color negro (mediante colorante alimenticio) para que obtenga su aspecto tradicional.
A continuación se prepara un jarabe también con agua y azúcar común, hasta que alcanza el punto de caramelo blando, lo cual sucede a 128º C aproximadamente. Al conseguirlo, se retira del fuego y se añade la glasa elaborada anteriormente. Se debe remover en círculos continuamente y veremos que el conjunto esponja y sube en forma de espuma. Finalmente se deja enfriar y el carbón dulce está listo para comer"

martes, 4 de enero de 2011

Los Reyes Magos en Madrid: la cabalgata.




Historia de la cabalgata municipal de Madrid

Lunes, 5 de Enero de 1953. Son las seis en punto de la tarde. La primera cabalgata municipal de Madrid sale de las Escuelas Aguirre, frente al parque del Retiro, entre el griterío del público infantil.
Tres bizarros soldados del cuartel de La Remonta, con unas barbas de algodón muy bien sujetas al cogote, representan a sus majestades los Reyes Magos a lomos de sus inquietos corceles. Los reyes van acompañados por un nutrido cortejo: los pajes, los pastorcillos con sus burritos y sus corderos, la tuna, las corales, las bandas de música, las carrozas de las casas regionales y de los grandes almacenes. Como escolta, sus majestades  contaban con la protección de las cuádrigas romanas, seguidas por los cuerpos policiales en uniforme de gala.


La cabalgata baja por la calle de Alcalá, cruza la Puerta del Sol y por la calle Mayor llega a la Plaza de la Villa. Allí, los Reyes dejan sus ofrendas ante el niño Jesús del belén municipal que está expuesto en la Casa de Cisneros. El alcalde, Conde de Mayalde, cumplimenta a sus majestades.
La primera cabalgata del Ayuntamiento ha sido un éxito. El teniente de alcalde José María Gutiérrez del Castillo, promotor de esta iniciativa, es felicitado por las autoridades.


Anteriormente había habido en Madrid otras cabalgatas de menor envergadura, creadas por agrupaciones benéficas, que consistían en desfiles previos a los repartos de regalos en hogares infantiles, hospitales y colegios. En 1910 los Magos de Oriente visitaron los asilos, y en 1935 una cabalgata literaria (uno de cuyos magos era Ramón Gómez de la Serna) repartió libros infantiles.
Hubo cabalgatas del colegio de huérfanos de la Guardia Civil, de Radio Nacional, de Radio Madrid, etc.
Los repartos de juguetes de carácter benéfico existen desde el último tercio del siglo XIX y tuvieron un tremendo auge al terminar la Guerra Civil, cuando los madrileños se volcaron para alegrar las navidades a los niños enfermos, huérfanos y pobres. Generalmente, dichos regalos se entregaban en el marco de pequeños festivales, de manos de voluntarios vestidos de Reyes Magos.


Extracto del artículo "Juegos y juguetes" publicado por un servidor, Carlos Osorio, en la revista "Madrid Histórico" de Enero de 2011)
(Bibliografía: Hemeroteca ABC.
"La Cabalgata de Madrid" Enrique de Aguinaga. Anales del IEM)

Foto 1: Los reyes a caballo en una de las primeras cabalgatas. Autor desconocido.


Foto 2: Museo virtual de viejas fotos.








lunes, 3 de enero de 2011

Ir a esperar a los reyes magos

En Madrid, en los siglos pasados, existió una costumbre burlesca que se llamó “Ir a esperar a los reyes”. Según cuenta Madoz, en su diccionario geográfico de 1847, los pilluelos de la villa buscaban a los, generalmente ingenuos, campesinos recién llegados a la capital (gallegos, asturianos...) y les aseguraban que esa noche iban a llegar los Reyes Magos repartiendo monedas de oro y de plata. Con esta promesa, una muchedumbre acompañaba al incauto en medio de un gran jolgorio y le tenían toda la noche buscando a los Reyes por todo el extrarradio de Madrid. La comitiva solía llevar hachones encendidos y una escalera en la que debía encaramarse el infeliz para otear el horizonte en busca de los Reyes, momento en que arreciaban las burlas. La juerga terminaba al alba en alguna taberna.

Este cuadro de José Castelaro Perea, del Museo de Historia de Madrid se titula "A esperar a los reyes magos en la Puerta del Sol" y refleja esta costumbre burlesca.

domingo, 2 de enero de 2011

Juguetes que marcaron una época

En los años 60 y primeros 70, hubo una serie de juguetes que dejaron huella en los niños de mi generación. Hoy quiero dedicarles un recuerdo a juguetes como: "Magia Borrás" (Este juego lo creó la empresa Borrás en 1933 y tuvo sucesivas versiones. En la foto, la de 1959)
Los "Juegos Reunidos" fueron asímismo comercializados por la casa Borrás y a fines de los 50 les ganó la partida la casa valenciana Jeyper. Jeyper fueron los juegos que yo tuve y que tantas tardes de entretenimiento me proporcionaron. Quiero recordar también a la casa Exin, cuya historia cuenta una interesante web, que nos legaron juegos memorables como el "Meccano". El meccano fue un invento inglés que llegó a España en los años 30. Otros juegos de Exin muy populares fueron el "Exin Castillos", "el cine Exin", "madelman" y el "scalextric". Este último procedía del "Scalex" juego inventado en Francia en 1947, cuya versión española se presentó en 1962.





sábado, 1 de enero de 2011

La carta a los reyes


Esta foto encantadora, de autor desconocido, refleja el momento de echar al buzón la carta a los Reyes Magos por parte de dos niñas madrileñas. No hace falta añadir ningún comentario. La imagen habla por sí sola.