viernes, 30 de septiembre de 2011

El Retirito


Llega el fin de semana. Paseo por mi querido parque del Retiro, testigo de tantos ratos de adolescencia y juventud. Eres tú, Retirito, el parque que hace más dulce la vida en Madrid.
Y el domingo a mediodía, concierto gratuito de nuestra estupenda Banda Municipal.


Los titiriteros en el paseo del Estanque. Los más divertidos suelen ser los de la escuela argentina. Ojalá alguien se decida a crear una buena escuela de titiriteros en Madrid.
El paseo del estanque a veces se queda pequeño para tanta gente. No estaría mal utilizar también una parte del Paseo del Prado. Que se cerrara una parte de dicho paseo los domingos por la mañana.


Una de las escasas y generalmente redundantes exposiciones del Palacio de Cristal. De nuevo los consabidos vídeos que repiten hasta la saciedad la misma escena. ¿No se dan cuenta de que después de medio siglo con la misma historia empieza a resultar un poco cansina? Afortunadamente, esta exposición de Maja Bajevic, que termina esta semana, cuenta además del video-arte con un simpático tobogán. Yo siempre he pensado que también los adultos tenemos derecho a toboganes, así que...allá vooooy!


Una asamblea del 15-M, un ejercicio saludable de regeneración democrática.


La sombrita. la deliciosa sombra, porque este septiembre ha venido seco y caluroso. Los madrileños no acabamos de sorprendernos con los cambios del clima: en Julio fresquito, en Septiembre calor...
Y sigo caminando por mi parque del Retiro, ahora haciendo amistad con una curiosa ardilla que duda si coger la bellota que le ofrezco...y sigo caminando por Madrid.

Fotos: Carlos Osorio.

jueves, 29 de septiembre de 2011

El Arca de Noé y el Barco de la Abundancia


En la plazuela de Herradores, junto a la calle Mayor, nos topamos con estas bonitas fachadas de dos comercios que aquí hubo: La carnicería "El Arca de Noé" (un nombre un poco irónico tratándose de una carnicería) y "El barco de la Abundancia", sugestivo nombre de un ultramarinos de 1870. Hoy ocupa estos locales la centenaria tienda de paños: "Fieltros Olleros" fundada a mediados del XIX en la calle Mayor.

Foto: Carlos Osorio.

Del libro "Tiendas de Madrid"

miércoles, 28 de septiembre de 2011

La Comida Verdadera

Verdura, Legumbre, Guiso, Cocido, Sopa, Puré, Fruta...son palabras que están desapareciendo de la carta de los nuevos restaurantes. La comida basura se va imponiendo en Madrid. Tras comprobar que la cocina tradicional española y la dieta mediterránea son la mejor manera de alimentarse, estamos caminando en una dirección diametralmente opuesta. Vamos arrojando al vertedero dos mil años de sabia gastronomía creada de padres a hijos por las gentes de nuestro pueblo. Cada vez se abren más comederos en los que están dispuestos a forrarse vendiendo chucherías. Por eso desde este humilde blog envío un par de besos a la gente que se esfuerza por ofrecer comida verdadera.

martes, 27 de septiembre de 2011

El chiscón del zapatero remendón

En la calle de Cuchilleros, junto al número 15, perdura este simpático chiscón donde tenía su taller un zapatero remendón que se mantuvo en activo hasta finales de los años ochenta.
Es un interesante vestigio de aquellas tiendas humildes de siglos pasados que aprovechaban recovecos, portales y descansillos para establecerse.

Foto: Carlos Osorio.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Café Manuela


En el local de una carbonería se abrió en 1979 el café de Manuela. Era un tiempo en que había mucho de qué hablar (estrenábamos la libertad) y hacían falta cafés agradables donde charlar. Partiendo de la estética de los buenos cafés del XIX, e incorporando música y actuaciones, el Manuela tuvo su momento tranquilo por las tardes y fue muy bullicioso en horas nocturnas. Aquí se han celebrado brillantes tertulias como la de Agustían García Calvo, y alguna que otra exposición de cuadros o fotos. 
En la actualidad, el ambiente es juvenil y tranquilo, y la gente gusta de jugar a los múltiples juegos de mesa disponibles. Está en San Vicente Ferrer, 29 (Malasaña)


Fotos: Carlos Osorio.

sábado, 24 de septiembre de 2011

¿Por qué hago este blog?

Debo confesar que, aunque he nacido en Madrid, a mí no me gustó mi ciudad hasta más o menos los diecisiete años. Madrid me parecía inhóspito, ruidoso, estresante,...en fin un lugar interesante para los vendedores de pisos y de automóviles, pero poco recomendable para la gente de a pie.
Fue a partir de que empecé a conocer otras cosas: la historia, los rincones tranquilos, los parques, los teatros, las tiendas de barrio, los cafés, las tabernas, los museos...y la gente, por supuesto, cuando empecé a querer a esta ciudad.
Solo se ama aquello que se conoce, dicen, y es verdad.
Aprendí a disfrutar de lo bueno de Madrid, de lo que a mí me pareció más agradable, y en un momento dado me apeteció contarlo. Contároslo a los madrileños y a los que no sois de aquí pero os interesa esta ciudad.
En mi blog: Caminando por Madrid,  cuento historias y también recomiendo sitios: tabernas, tiendas, exposiciones, monumentos, paseos, ideas...que en un momento dado me han interesado. No gano nada con ello. La mayoría de las veces, los sitios que recomiendo ni siquiera saben que hablo de ellos; pero me satisface compartir lo que me gusta. Si a tí te sirve, estupendo, y si no, hay muchos otros blogs que recomiendan otro tipo de cosas.
Si con esta labor contribuyo a que que se conozca y se disfrute más la ciudad, me doy por satisfecho.
Y como decía aquel cartel en la entrada del Mesón de la Fama, allá por el siglo XVI:

Pasa, caminante, que aquí de todo hay bastante.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Collage


Caminando por el metro, he visto un anuncio-collage. Un panel anunciador con restos de varios anuncios superpuestos que algunos ociosos viajeros han ido arrancando por el gusto de rasgar papel. El resultado es un interesante collage que, trasladado a alguna feria de arte contemporáneo, no tengo duda de que podría ser vendido en un alto precio. ¿Estás de acuerdo?

Foto: Carlos Osorio.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Vegaviana


En la calle Pelayo nº 35, en Chueca, tenemos este vegetariano agradable y familiar y con cocina casera. Recomiendo las croquetas, especialmente las de espinacas y las de zanahoria y pasas, las tortitas de berenjena y el ratatouille. Una buena opción para probar un poco de todo sin atiborrarse es pedir el plato degustación. También son ricos los raviolis de boletus, los sanjacobos y las pizzas. A los postres les voy a dar un simple aprobado. Aquí no van de radicales, enhorabuena, y puede pedirse un pollo de corral. La carta de vinos es sencilla y sin pretensiones. Y no sé qué más contarte. Pues eso. No hay más que contar.

Fotos: Carlos Osorio

martes, 20 de septiembre de 2011

Madrid y no solo Madrid

Hasta este domingo día 25 de Septiembre, inclusive, puedes ver los cuadernos de viaje de varios dibujantes, como Alfredo y Arranz. Es en el museo ABC del dibujo. De M a S de 11 a 20 h. D de 10 a 14 h. en C/ Amaniel, 29. (Metro San Bernardo)








lunes, 19 de septiembre de 2011

Farmacia Deleuze


Abierta en 1780 con el nombre de “Botica de San Bernardo”, esta farmacia prodigiosa conserva su original decoración, sobre cuyo estilo hay tantas denominaciones como autores han opinado sobre ello. Digamos que el estilo predominante en la tienda sería el rococó, y el despacho interior obedecería al estilo historicista con elementos neogóticos y árabes. Su primer farmacéutico conocido es Baltasar de Riego, que era pintor además de farmacéutico. Aquí se reunían escritores como Espronceda y Ventura de la Vega.

En 1861, la heredó Juan Chicote quien se encargó de organizar unas tertulias en la rebotica donde se congregaba la crema de la intelectualidad: desde médicos como Méndez Alvaro y Federico Rubio, a políticos, como Castelar, Cristino Martos o Pi y Margall. En 1948 pasó a manos de la familia Deleuze.
En los años 80, ante el derribo del inmueble, los propietarios, ayudados por el Ayuntamiento, hicieron una meritoria labor de recuperación y restauración del mobiliario que fue colocado en el mismo lugar en el nuevo edificio, un edificio cuya fachada reproduce la anterior fachada tradicional, en un elogiable gesto de respeto al patrimonio.

Fotos color: Carlos Osorio.
Deleuze aparece en el libro "Tiendas de Madrid"

 




domingo, 18 de septiembre de 2011

Un caminante ejemplar

El viernes 9 de Septiembre falleció en Madrid, a causa de un fallo cardiaco,  Fernando Osorio Páramo (Madrid 16-XII-1942), ingeniero de caminos vinculado al Ministerio de Obras Públicas. Su gran labor fue la creación de la Ley de Costas, de la que fue uno de los principales actores, un paso decisivo en nuestro país para proteger el medio ambiente costero, gravemente dañado por la especulación urbanística.
Osorio comenzó su carrera en 1969 en el Ministerio de Obras Públicas, integrándose en 1977 en el Cuerpo de Ingenieros. Fue nombrado subdirector general de Costas en 1987 y director general de Costas en 1991. En 1996 fue nombrado presidente de Puertos del Estado. De su valía profesional da fe el hecho de que fue requerido sucesivamente por los gobiernos de la UCD, del PSOE y del PP.
Se mantuvo siempre fiel a su idea de servicio a la ciudadanía y no hizo ninguna concesión a intereses de particulares ni de grupos. Su vocación hacia lo público le llevó a dedicar toda su energía a su labor, descuidando otros aspectos de su vida personal. De vida solitaria, sus únicas pasiones conocidas han sido el Real Madrid y los largos paseos por la ciudad y el campo. Como gran caminante que fue, promovió muchos lugares para que la gente pudiera pasear, en forma de paseos marítimos en localidades costeras y senderos litorales en zonas naturales. Ahora pasea por esos cielos que barruntan el otoño. Hasta siempre, Tío Fernando.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Como pequeñas estrellas

Como pequeñas estrellas. Así se ven la Tierra y la Luna desde las cercanías de Júpiter, a diez millones de kilómetros de aquí. La imagen la ha tomado la nave Juno, de la NASA, hace unos días.
Me gusta mirar a las estrellas. Cuando las miro, veo con más claridad la perspectiva de las cosas: lo que es importante y lo que no lo es, aunque en esta hoguera de las vanidades lo superfluo cobra mucha importancia.
En Madrid apenas se pueden ver las estrellas, debido a la contaminación lumínica. Este verano tuve la oportunidad de verlas con toda su intensidad, tanto a la orilla del mar como en la montaña.
Tengo un deseo, un tanto utópico lo sé, pero ahí va: Me gustaría que un día nos pusiéramos de acuerdo todos los madrileños y apagásemos todas las luces, para poder ver cuántas estrellas hay en realidad sobre nuestra ciudad.

Foto: NASA

jueves, 15 de septiembre de 2011

La jungla

Cerquita de Opera, en la calle del Mesón de Paños nº 6, nos podemos encontrar con estos balcones exuberantes donde en cualquier momento puede aparecer Tarzán descolgándose por una liana.
Pese a la exageración, se agradece ver algo de verde en los balcones. Es algo que alegra la mirada y la respiración del paseante.

Foto: C. Osorio

martes, 13 de septiembre de 2011

La Mallorquina


No podría imaginar la Puerta del Sol sin la imagen y el aroma dulce de La Mallorquina.
El primer local de este popular punto de encuentro estuvo en la cercana calle Jacometrezzo en 1894. Luego se vino a la Puerta del Sol, al lugar donde estuvieron los ornamentos religiosos de Garín. Su dueño, Juan Ripoll, introdujo los torteles y ensaimadas típicos de Mallorca. Esta casa tuvo uno de los buenos salones de té de Madrid, inicialmente en la parte baja, y modernamente se trasladó al primer piso.
En los tiempos gloriosos del salón hubo una tertulia formada por Aureliano de Beruete, Graíño, Bonilla y otros. En sus últimos años, Galdós gustaba de pararse en sus paseos ante esta pastelería para extasiarse con el aroma de sus dulces.
La fachada original era más sobria, como vemos en la foto de 1939. En torno a 1960 se creó la airosa portada actual con bella y sencilla una marquesina de granito y metal.
Las letras y el logotipo, recortadas en metal y coloreadas, son un ejemplo de los trabajos artesanos, hoy en proceso de extinción,  que embellecieron nuestros comercios con bellas tipografías en relieve.
Su dulce más popular, la napolitana, (desconocida en Nápoles, todo hay que decirlo) es un invento de esta casa en 1970.


   


Fotos color: Carlos Osorio


sábado, 10 de septiembre de 2011

Adios a Florita y Conchi



Este verano se nos han ido dos madrileñas encantadoras: Florita Y Conchi, de la taberna Malacatín. Florita a causa de una caída de difícil recuperación por su edad, y su hija Conchi por la larga enfermedad que padecía y a la que se enfrentaba con su eterna sonrisa. Florita era la última tabernera entre los hijos de los Díaz, que se hicieron cargo de la taberna en 1895. Ella instauró los famosos cocidos de esta casa, de fama mundial.
La historia de Malacatín es muy extensa: el documento más antiguo que he localizado es de 1846. Su curioso nombre se debe a un músico ciego que tocaba aquí la guitarra, bastante mal, por cierto, y al que llamaban "mal-la-toca" nombre que derivó en "malacata" y de ahí "malacatín". En su momento ya os contaré más cosas de esta taberna histórica. Afortunadamente, José Alberto, hijo de Conchi, seguirá al frente de una institución gastronómica muy importante en Madrid. Descansen en paz Florita y Conchi, y ánimo y adelante, José Alberto!.


Fotos: El País.


viernes, 9 de septiembre de 2011

Gracias por las flores

Aquellos vecinos y vecinas de Madrid que adornan sus balcones con plantas, nos hacen un regalo a los paseantes, un regalo para la vista que desde aquí quiero agradecerles. Gracias a su esfuerzo, la ciudad se vuelve más bella.

Foto: Carlos Osorio
(Calle Conde Duque)

jueves, 8 de septiembre de 2011

La vaquería de Castelló


La antigua vaquería de la calle de Castelló nº 15, donde se vendía leche recién ordeñada, está hoy repartida entre un ultramarinos y una tienda de decoración.
El ultramarinos mantiene la decoración original, con bonitas molduras en madera al exterior.


Fotos: Carlos Osorio.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Lechería


En Lavapiés, en la calle Tres Peces, se halla esta vieja lechería que nos habla de un tiempo, no tan lejano, en que había establecimientos destinados fundamentalmente a la venta de leche y sus derivados. Con la llegada de los supermercados y las grandes superficies, a principios de los años 80, comenzó su lenta extinción.


Foto: Carlos Osorio

martes, 6 de septiembre de 2011

Librería de Gabriel Molina


Fundada en 1880 en la travesía del Arenal, esta hermosa librería fue decorada en los años veinte con azulejos del buen ceramista Enrique Guijo.


Fotos: Carlos Osorio.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Galeán

Lo dijo Gómez de La Serna: “En la calle Carretas están los sustitutivos de todo lo que se estropea o rompe en el cuerpo humano”
En Carretas, había siete ortopedias y hoy sólo nos queda la de Benito Galeán, instaurada en 1903, con sus dos locales de bellísimas portadas en madera, una de ellas procedente de un antiguo ultramarinos. Las ortopedias tradicionales están desapareciendo de nuestras calles desde que a las farmacias se les permitió vender el mismo género que expendían ellas.



Fotos: Carlos Osorio

sábado, 3 de septiembre de 2011

El cormorán

Un ejemplar joven de cormorán grande se prepara para la inmersión en busca de peces...pero no, no es en una solitaria playa del norte, es en el río Manzanares, muy cerquita del Puente de los Franceses.

Foto: Carlos Osorio

viernes, 2 de septiembre de 2011

Madrid, ciudad comercial


Madrid, ciudad comercial.
Con tanta gran superficie,
se ha vuelto superficial.



Carlos Osorio.


jueves, 1 de septiembre de 2011

Chema Madoz


De entre los fotógrafos madrileños contemporáneos, tengo predilección por Chema Madoz. Nacido en esta ciudad en 1958, fue premio nacional de fotografía en 2000. Yo siempre he visto en su obra una influencia del gran artista barcelonés Joan Brossa.
En estos vídeos, Madoz habla de su obra mientras se van viendo sus trabajos. Seguidamente, una selección de sus fotos: