sábado, 31 de diciembre de 2011

Siga la flecha

 Bueno, pues esta vez quiero felicitarte el nuevo año con esta preciosa composición fotográfica realizada por mi compañera de tertulias Lisi Prada, video-artista y autora de "Producciones Inmateriales"
Para comprender el mensaje, solo tienes que seguir las flechas, comenzando por las rojas.

jueves, 29 de diciembre de 2011

El farolero le felicita las pascuas

Si alguien llamase a nuestra puerta identificándose como "el farolero" nos quedaríamos a cuadros. Sin duda se trataría de un tipo que se está tirando un farol, porque ya hace muchos años que el alumbrado se enciende automáticamente.

 Recuerdo que la última vez que ví un farolero, encendiendo los faroles uno a uno con su vara, fue en 1970, en la calle del duque de Sesto.
 Según la investigación que hizo Carmen Simón, los primeros faroleros municipales datan de 1765.
 La primera vez que sorprendió a un individuo rompiendo un farol, se le aplicó una sanción de 6 ducados. Como los actos vandálicos cundían, se llegó a pasear por Madrid a unos infractores, portando cada uno un pequeño farol atado al cuello.
Los faroles fueron de aceite hasta 1835 en que se empezó a usar el gas. El farolero los iba prendiendo con la mecha que llevaba en el extremo de su lanza.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Los bancos se invitan a unas cañitas

Hoy, 28 de Diciembre, día de los inocentes, las entidades bancarias españolas invitarán a cañas y canapés (todos los que uno pueda comer y beber) a todos los ciudadanos-as del país. Quieren de ese modo agradecer las decenas de miles de millones que entre todos hemos aportado para reflotar a una banca lastrada por la crisis. Bien es verdad que la crisis la han creado los propios financieros, pero no se lo hemos tomado en cuenta. Tampoco nos damos por enterados de las subidas en las comisiones bancarias ni de los aumentos de sueldo de los directivos (un 48% en los últimos seis años). Son momentos difíciles y no vamos a reprocharles su trayectoria de acaparar dinero sin tasa en lugar de mejorar la vida de la gente. Estamos seguros de que todo esto va a cambiar y que a partir de ahora el interés social será su único interés. No dudamos que, motu propio, van a establecer la dación en pago para no abusar de familias que han perdido su dinero y su casa...
Después de todo, de bien nacidos es ser agradecidos.

martes, 27 de diciembre de 2011

Libros para estas fiestas


 "Tabernas y tapas en Madrid" 3ª edición.
Conocer Madrid de taberna en taberna. Todas las tabernas con sabor y con encanto
recogidas en esta guía, hecha para descubrir lo bueno de Madrid de una forma divertida.
Autor: Carlos Osorio
Publicado por "Ediciones La librería"
PVP: 12,50€


"Tiendas de Madrid"  2ª edición
Todos los establecimientos con historia y con encanto. La llave para descubrir cientos de comercios fascinantes, muchos de ellos centenarios, conociendo la historia y anécdotas más jugosas del comercio madrileño. Más de 200 fotografías a color.
Autor: Carlos Osorio
Fotos: Álvaro Benítez.
Editado por Ediciones La Librería
pvp: 29,90€


A la venta en todas las librerías madrileñas y en la web

lunes, 26 de diciembre de 2011

El sereno le felicita



Los serenos de Madrid recorrían las calles nocturnas vigilando que todo estuviera dentro de la normalidad. Eran en su mayoría gallegos y asturianos (de Cangas del Narcea) que realizaban su labor a cambio de un bajo sueldo que era compensado por las propinas de los vecinos. Disponían de juegos de llaves de todos los portales de su zona, para abrir la puerta a quien se hubiese olvidado de su llavero. Aunque hay profesionales similares desde muy antiguo, el sereno tal y como le conocimos muchos (pues duraron hasta 1976) comienza a deambular por nuestras calles en el XIX. Los requisitos para el cargo eran: “robustez, agilidad proporcionada al objeto, cinco pies como mínimo de estatura, no ser menor de 20 años ni mayor de 40, tener fuerte y clara la voz, saber leer y escribir para dar por escrito los partes, observar conducta irreprensible y no haber sido procesado por camorrista, perturbador del orden público, ni por robo, embriaguez ni otra causa negativa”
Los serenos llevaban un chuzo o gran palo por si las moscas. A las horas en punto, y también en los cuartos, cantaban la hora y el estado del tiempo, por ejemplo: "Las cuatro y nublado" o "Las cinco y sereno" Y así se les empezó a llamar serenos. Un recuerdo para aquellos profesionales, confidentes de los noctámbulos y una ayuda eficaz para los caminantes de la noche.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Los carteros le felicitan las fiestas




 Aquellos carteros de entonces, con su uniforme gris, con sus sacas de cuero tan pesadas siempre cargadas al hombro, verdaderos profesionales capaces de encontrar al destinatario más escondido. Un cariñoso recuerdo para los carteros de ayer y de hoy.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Le felicitamos a usted las fiestas

A comienzos del siglo XX y hasta los años setenta, cundió la costumbre entre los profesionales más solicitados y peor pagados de pedir a sus clientes, vecinos o público en general, un aguinaldo. Como recordatorio del donativo navideño entregaban unas tarjetitas hechas en imprenta con una tipografía y unos dibujos verdaderamente deliciosos. En los próximos días vamos a conocer algunas de estas tarjetas de felicitación.


 Igualmente, desde Caminando por Madrid os deseo felices Navidades y buen año 2012. No hace falta que déis un aguinaldo, esto es gratuito (ahora que, si os empeñáis...) :)

jueves, 22 de diciembre de 2011

Más de 1000 libros sobre Madrid

25 años publicando libros de Madrid
Foto: Álvaro Benítez

Este hombre es Miguel Tébar, un editor al que le apasiona la historia de Madrid, y por eso lleva 25 años, un cuarto de siglo, publicando libros sobre Madrid.
En 1986 abrió su pequeña librería de la calle Mayor nº 80.
En 1989 publicaba los primeros títulos de "Ediciones La Librería"

Portada de la tienda "La Librería", en Mayor, 80.

Cualquier tema relacionado con Madrid (Historia, leyendas, tabernas, gastronomía, tranvías, cafés, arquitectura, planos, fotografía...) está recogido por esta meritoria editorial cuyo trabajo continuado ha servido para que muchos madrileños conozcamos mejor nuestra ciudad.

 (Foto: Álvaro Benítez)

Enhorabuena, Miguel, Felicidades por el cuarto de siglo, y gracias por esa hermosa labor.



miércoles, 21 de diciembre de 2011

El Real Colegio de Loreto

El Real Colegio de Loreto para niñas huérfanas fue fundado en 1585 por el rey Felipe II en la calle de Atocha, entre la calle de León y la Plaza de Matute. La iglesia de este colegio (construida en el XVII) se levantó donde hoy se halla la ferretería de García.
Iglesia del Colegio de Loreto
Alzado dibujado por Juan Vicente
El nombre del colegio e iglesia se debe a la imagen de Nuestra Sra. de Loreto, cuyo autor fue Giovanni Battista Montano. El Papa Sixto V la tenía en su oratorio y se la regaló a Felipe II en 1587. El monarca decidió donarla en el Real Colegio. 


Imagen de Nuestra Señora de Loreto (S. XVI)
En 1637, reinando Felipe IV, se redactan las primeras constituciones del Colegio, siendo firmadas por el Patriarca de Indias don Alonso Pérez de Guzmán. El edificio inicial se fue ampliando hasta ocupar el tramo de la calle Atocha comprendido entre las calle de Matute y de León.
En 1654 se terminó la construcción de la Iglesia, que fue sede de la Congregación y Hermandad de Esclavos del Rosario de Nª Sra. de Loreto.
El personal del colegio lo componían el administrador, el colector, el sacristán, la rectora, la maestra, la portera y la cocinera.
Las alumnas se dividían en porcionistas (niñas no huérfanas y de buena posición) y colegialas (huérfanas sin medios). Allí les enseñaban los conocimientos y habilidades que la sociedad consideraba propias del género femenino.
Las maestras y las alumnas que fallecían aquí, eran enterradas bajo la iglesia.

En 1854 se derriba el colegio y se construye el nuevo en la calle de O´Donnell nº 61, en lo que entonces eran las afueras de Madrid. (Algunos historiadores confunden este real colegio con el otro colegio de Loreto, el de las Ursulinas, que está en Príncipe de Vergara y que se fundó en el XIX)
El Real Colegio, que aún continúa en activo en la calle O’Donnell, ya no es únicamente de niñas huérfanas, sino que admite todo tipo de alumnas. 

El  nuevo edificio es obra de José Segundo de lema, Arquitecto Mayor de Palacio, del año 1886. Las fachadas son de ladrillo, con una leve influencia neo-mudéjar. La iglesia, de estilo neogótico, tiene un particular encanto y consta de tres naves, con dos coros.. En ella se venera la imagen de la Virgen de Loreto que antes se veneró en la sede de la calle Atocha. 

Según la tradición católica, La casa de la Virgen María, en Nazaret, iba a caer en manos de los Mamelucos. Entonces, varios ángeles, levantaron la casa y se la llevaron volando hasta el pueblo italiano de Loreto. Loreto se convirtió en un lugar de peregrinación por el que han pasado millones de personas. La facultad de trasladarse por los aires de la casa de la Virgen no pasó desapercibida para el ejército del aire, quienes eligieron a Nª Sra. De Loreto como patrona. Cada 10 de Diciembre, una compañía de aviadores militares desfilaba por la calle de O´Donnell y celebraban un acto en el colegio…para alegría y alborozo de las alumnas. Aunque hoy los galanes más apreciados por las chicas son los futbolistas, en otro tiempo se “cotizaban” mucho los jóvenes de uniforme, y más aún si volaban.


Bibliografía:
"El Real Colegio de Loreto" Mayte Llera Llorente.

"Historia del Real Colegio de Loreto" por José María Quesada.
"Diccionario de Madrid" 1848, Madoz.
"Biblioteca Francisco de Zabálburu"


Como complemento de estas informaciones, te recomiendo visitar el interesante trabajo de Mercedes Gómez en el estupendo blog Arte en Madrid

martes, 20 de diciembre de 2011

El enigma del sótano de la ferretería


Cierto dia, la dueña de la ferretería de Atocha nº 57 me comentó que, según había oído contar, en el sótano de la tienda se hallaba una bóveda ojival que habría pertenecido a una antigua iglesia.
Aquello picó mi curiosidad, como no podía ser de otra manera, y le pedí permiso para ver la cueva. Me dijo que era imposible. Pero no me resigné. Cada vez que iba a la ferretería a comprar tornillos, aprovechaba para recordarle lo de la cueva. “Algún día se podrá entrar” me respondía. Pasaron tres años y, por fin un día, la ferretera me dijo: “Vente la semana que viene, que vamos a despejar la entrada del sótano”. Llegado el día indicado, levanté la trampilla de madera y bajé los escalones. La cueva, estaba hecha en ladrillo macizo. Me fijé en los techos y no reconocí ningún resto que pudiera pertenecer a iglesia alguna. La decepción se iba apoderando de mí. Aquello parecía tan solo una típica cueva del casco antiguo de Madrid que, casi con certeza, pertenecería a la época de construcción del edificio: 1887. 


 Para salir de dudas consulté con mi arquitecto de cabecera: José Luis Alonso. El tampoco creía que hubiese restos de ninguna construcción anterior. ¿Tal vez, me pregunto, los constructores del edificio de 1887 reprodujeron la forma de unas bóvedas anteriores? José Luis nos ilustra acerca de este tipo de bóvedas:
“Este tipo de cuevas abovedadas eran el resultado de crear unos arcos de descarga en la cimentación.  Por medio de los arcos y bovedas se llevaban las cargas verticales a donde mejor les convenía: aprovechando el vaciado del sótano acodalaban contra la pared arcos de descarga de las fuerzas gravitatorias de arriba, además de trasmitirlas al suelo por medio de una especie de cimiento ciclópeo de piedra y cal.
Esto permite que a partir de la planta baja, siempre teniendo en cuenta las bovedas de abajo, se replantee una estructura vertical no estrictamente sujeta a la cimentación y por tanto con más flexibilidad a la hora de situar pilares. Tampoco conviene olvidar que salvo los muros de fachada que eran, generalmente, de buena fábrica, los muros interiores eran de entramado de madera y yesones y sus cargas se reparten por los pies derechos pero también por los cuajados.
En cuanto al posible aprovechamiento, diría que es posible se hayan adaptado a cuevas pre-existentes. El ladrillo por lo que se aprecia por las fotos es del XIX; ya en esta época se empezó a utilizar el ladrillo para abovedar los cimientos.  Antes, y yo me he encontrado algún caso, las bóvedas estaban excavadas en la mismita tierra, después le aplicaban una gruesa de yeso fuerte y ...andando”
 
Bien, esto es lo que hemos podido averiguar sobre el sótano de la ferretería. Pero ¿Qué es lo que hubo aquí anteriormente? Pues, la ferretera no andaba muy desencaminada, aquí hubo una iglesia: la iglesia del Real Colegio de Loreto.




Fotos: Carlos Osorio


lunes, 19 de diciembre de 2011

Ferretería García

La Ferretería de García, en la calle Atocha nº 57, es una de las más antiguas de España. Se fundó en 1887 por Esteban García de Ochandatay, natural de Torrecilla en Cameros, La Rioja.

 La regentan doña María Jesús y doña Ángela García, que aunque ya van teniendo unos añitos, atienden con esmero y amabilidad a sus clientes. La fachada presenta una hermosa tipografía en metal de las que se ven pocas. Llaman la atención sus abigarrados estantes, llenos de toda clase de objetos metálicos. Los clientes de toda la vida gustan de pasar un buen rato conversando con las dueñas mientras adquieren algunos tornillos u otros artículos. Aquí el tiempo parece haberse detenido.


María Jesús aprovecha un ratito en que no entra nadie para regar las múltiples plantas de interior que decoran el local. En cierta ocasión, hablando con ella, me contó una historia sobre unos posibles restos de una iglesia en el sótano del local; pero esto os lo contaré mañana.

Fotos: Carlos Osorio.

domingo, 18 de diciembre de 2011

El viaje del agua



Muchos-as ya lo conocéis, pero seguro que hay alguien que no ha visto este delicioso vídeo. El agua de Madrid, un bien de todos que debería seguir siendo de todos.

Caminando por la lujosa urbanización

El caminante camina por la urbanización de lujo. Da igual cómo se llame, todas se parecen bastante.
Vallas, rejas, garitas de vigilancia, cámaras...
Y algo que no falla: las aceras están llenas de árboles y farolas. Es imposible caminar por ellas. A fin de cuentas, los que viven aquí nunca caminan por sus calles. Calles en las que no hay tiendas, ni bares, ni nada. No niego que se debe de estar muy bien en el jardincito con la piscinita y tal, pero ¿Compensa realmente vivir así? No sé, supongo que ellos le encontrarán su atractivo. Yo no se lo encuentro.
P.D: Por ciertooo, si algún millonario, sensibilizado por mis palabras, quiere abandonar su chalé, que me escriba, que yo me hago cargo de él. :)

sábado, 17 de diciembre de 2011

Goya nº 32 esquina a Castelló

 Airoso edificio eclecticista con predomino de elementos decorativos neobarrocos al gusto francés. Fue construido por el arquitecto José Espelius en 1907. Es de planta cuadrada. Destaca la solución del chaflán, con un cuerpo de miradores para los pisos segundo y tercero. Está coronado por una cúpula peraltada que se eleva sobre el tejado amansardado.

Foto: Carlos osorio
Datos: Guía del COAM.

viernes, 16 de diciembre de 2011

La cacharrería de Echegaray

En la calle de Echegaray nº 27 pervive una cacharrería donde entre otros objetos aún podemos comprar botijos. El local, de tanta antigüedad como su dueña, nos recuerda tiempos en que la cerámica era el material más usado en el menaje de cocina. Hoy, las cacharrerías madrileñas se pueden contar con los dedos de una mano.



Foto: Carlos Osorio.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Electricidad de automóviles

No es habitual que un taller de coches ofrezca una estética medianamente aceptable, pero el caso es que en este curioso lugar de la calle de Sagunto, junto a la plaza de Olavide, pervive la fachada de mediados del siglo XX con un bonito rótulo pintado en cristal y unos anuncios de baterías de la época.
Foto: Carlos Osorio.

martes, 13 de diciembre de 2011

La Gastromaquia

Brujuleando por la calle Pelayo, en el nº 8 me topo con este pequeño restaurante (apenas tiene seis o siete mesas) donde se esfuerzan por ofrecer nueva cocina a un precio asequible.

Cantidades módicas, presentación agradable, un poco escaso de espacio, eso sí, su pulpo a la brasa, el aguacamole, los mejillones, los calabacines rellenos, la mousse de patatas o las fajitas de carne con verduras son algunas de sus interesantes propuestas.
A diario el menú cuesta 11,50, pero ojo, no es conveniente ir sin hacer la previa reserva en el 915 22 64 13.

Fotos: Carlos Osorio.