miércoles, 29 de febrero de 2012

Cuadro de Lhardy


Este es el cuadro de la fachada de Lhardy que pinté hace tres de años y que actualmente está colocado en el recibidor, al pie de la escalera que sube al comedor.
Lhardy fue el primer restaurante elegante de Madrid, abierto en 1839 por el francés Emilio Huguenin, trajo a Madrid las especialidades francesas, aunque a petición del público incorporó los cocidos y los callos típicamente madrileños. Es siempre un gusto, al pasear por el centro, hacer escala en Lardy y saborear un humeante consomé.

martes, 28 de febrero de 2012

La Copita Asturiana


Un lugar entrañable, con aroma a ricos guisos de cuchara, es esta añosa taberna situada en la calle de Tabernillas. La Copita Asturiana abrió hace más de cien años con el nombre de "Bodegas Escudero". Hace medio siglo se hicieron cargo de ella María, natural de Luarca, que empezó a cocinar con 16 años, y el que luego fue su marido, Pepe. María y Pepe son una pareja encantadora a los que podemos ver en la siguiente foto celebrando los cincuenta años que llevan al frente de esta Casa de Comidas.


La Copita abre solamente a mediodía, excepto los sábados. Son recomendables sus fabes con almejas, los callos con garbanzos, los cachelos con lacón y chorizo, y su legendario arroz con leche.
C/ Tabernillas nº 13. Tfno: 91 365 10 63. Metro La Latina. 
Fotos: Carlos osorio.

lunes, 27 de febrero de 2012

Imprenta Cicerone


 En la calle de Tabernillas existía hasta hace muy poco una vetusta imprenta con su maquinaria y utillaje originales, que durante varias décadas se ha dedicó a imprimir carteles de toros.
Parece ser que la imprenta tenía más de cien años. Tal vez tenía relación con la impresión de coplillas y romances de ciego que según he sabido se hacía en esta calle.
La imprenta ha cerrado recientemente.


Aromas de tinta rancia recién impresa en el papel se mezclan con el olor a grasa de unas máquinas rotativas de gran belleza y antigüedad.


Conocer esta imprenta me produjo una grata "impresión". 




Fotos: Carlos Osorio.

sábado, 25 de febrero de 2012

Proteger mejor los comercios históricos madrileños


Los comercios históricos forman parte del patrimonio histórico y cultural de Madrid. Nos permiten identificar nuestra ciudad. Son parte del alma de Madrid. A veces no nos damos cuenta del gran tesoro que tenemos: Madrid es la única ciudad del mundo que cuenta con decenas de comercios centenarios.
Ante el peligro de que estas joyas urbanas pudieran desaparecer, por la presión de los grandes centros comerciales y otros factores, se estableció un catálogo de establecimientos protegidos en los años 80, en época del alcalde Tierno Galván. Gracias a esta protección podemos seguir disfrutando de sus productos de calidad, del trato cercano, de su inigualable estética.

El Catálogo de Establecimientos Arquitectónicos Especiales está disponible en la Subdirección General de Gestión Privada, en la calle Guatemala nº 13. Lo podéis solicitar en el departamento de información General, en horario de mañanas. Si queréis un listado más accesible y mejor explicado, en mi libro "Tiendas de Madrid" de Ediciones La Librería reseño los 500 comercios tradicionales más atractivos.

En 2007 se hizo una revisión del catálogo de establecimientos arquitectónicos en la que se suprimieron 300 establecimientos y se cambió el grado de protección a algunos de ellos.

A nadie se le escapa que el pequeño comercio pasa por dificultades, especialmente debido a la crisis, un problema añadido a los muchos existentes, por lo que es preciso extremar la protección. En alguna ocasión hemos visto como un comercio histórico ha sido transformado en tienda de conveniencia o de souvenirs, que poco aportan a la ciudad. Esto sería evitable favoreciendo que, cuando un comercio cierra por cualquier causa, se procure que se establezcan allí comercios similares al desaparecido, por ejemplo, que donde haya una droguería puedan instalarse drogueros.
La importancia de este tipo de comercios haría necesario que se aplicaran algunas medidas: exención o rebaja de ciertos impuestos como el IBI, ayudas para la restauración del mobiliario, mayor vigilancia y mayor protección arquitectónica. Así evitaríamos el contínuo goteo de establecimientos que cierran o se desnaturalizan.

Foto: Álvaro Benítez (Del libro Tiendas de Madrid)

viernes, 24 de febrero de 2012

Spicy Yuli


Spicy Yuli es una tienda de tés y especias donde aparte de una interesante variedad saben orientarte sobre el té o la infusión que mejor te va. Este agradable comercio se halla en la calle de Valverde nº 42 (Metro Tribunal)


Fotos: Carlos Osorio.

jueves, 23 de febrero de 2012

El pozo de la corrala


Bueno, pues, como os contaba en la entrada anterior, la corrala de la calle Velarde conserva un pozo, hoy ya sin agua, testigo de unos tiempos en que muchas casas del centro histórico tenían su propio pozo.
A veces estos pozos tenían el agua salobre, con lo que no era apta para beber y se usaba para lavar ropa o cacharros, para regar huertos o para los animales.
Desde que a fines del XIX el agua canalizada empieza a llegar a las viviendas populares, muchos pozos dejan de usarse. A lo largo del siglo XX la mayoría de ellos desaparecen, bien porque se secan, bien porque, al dejar de usarse, se rellenan con escombros.

Foto: Carlos Osorio

miércoles, 22 de febrero de 2012

La corrala de la calle de Velarde

Desde que descubrí esta corrala de la calle de Velarde, fue un flechazo, lo mío fue un amor a primera vista, así que, tras analizarla, me fui a los archivos a investigar su historia.
Esto fue lo que ví:
En primer lugar, una hermosa corrala en forma de L, que seguramente se completaba en el pasado con una o dos alas más que han desaparecido.
El patio tiene un  pozo y dos ruedas de molino de las que ya os he hablado.


Y esto es lo que he averiguado hasta el momento:
En los siglos XVI y XVII esta manzana de casas era una finca con algunos huertos, vallada, con un caserón que en algo pudiera recordar a la actual corrala. Así aparece en el plano de Texeira, marcado con un punto negro.


Por entonces la calle se llamaba de San Miguel y San José.
A finales del XVII la casa se dividió en dos que pertenecían a Juan de Ybarra y Alonso García de Ávila.
En el siglo XVIII se le asigna a la casa el número 13.
A comienzos del siglo XIX vive aquí Clara del Rey, heroína del Dos de Mayo, junto con su marido y sus tres hijos.
En 1851 se derriba el edificio o parte de él y se construye uno de nueva planta, que es el actual, aunque en este momento la corrala tiene la forma de un rectángulo, como podemos ver en el plano de 1870.
Entonces la calle se llama Velarde y el número correspondía al diez.


En 1902 se realiza una importante reforma. Se agranda el portal para permitir el paso de carruajes y se instalan en la planta baja una cuadra de mulas y en el patio un garaje de automóviles. El patio se cubrió con una techumbre de cristal.
Esas instalaciones desaparecieron.


Hoy tenemos una corrala relativamente bien conservada, cosa de agradecer en este Madrid tan poco cuidadoso con su patrimonio, donde la típica vivienda madrileña nos habla de otros tiempos y otras formas de vida.

Fotos: Carlos Osorio.

martes, 21 de febrero de 2012

Dos ruedas de molino en una corrala de Malasaña


 En los últimos tiempos he estado investigando sobre las corralas madrileñas, y una de las sorpresas que me he llevado ha sido el descubrimiento de dos antiguas ruedas de molino en una corrala de la calle de Velarde (Malasaña)
Las ruedas están fabricadas en piedra blanca de Colmenar de Oreja y podrían tener varios siglos de antiguedad. Me da la sensación de que pertenecieron a algún molino de tracción de sangre (movido por mulas) que hubo en esta zona. Sobre su origen no he encontrado ningún dato en los archivos, por lo que solo puedo contaros mis hipótesis:
Podrían estar relacionadas con una vieja panadería que hubo en la calle Divino Pastor esquina a San Andrés, (derribada en 1990) cuyos orígenes se pierden en el XIX, y que distaría apenas unos 30 metros del lugar donde se hallan las piedras. También podrían pertenecer a la pequeña finca que hubo en lo que hoy es esta manzana de casas en el siglo XVII.


Una de las ruedas de molino se halla en el centro del patio de la corrala, donde tal vez sirvió como anclaje para algún poste de madera que sujetara el techado que tuvo el patio. La otra rueda se usó como contrafuerte de la construcción que hay al fondo. Debido a este uso constructivo las ruedas han permanecido ahí durante siglos.

Fotos: Carlos Osorio.

domingo, 19 de febrero de 2012

Gracias, autores

Gracias, autores, escritores, cineastas, músicos, por crear cultura. Gracias por hacernos la vida más amable, por ilusionarnos, por emocionarnos.
Esperemos que algún día en nuestro país se respeten vuestros derechos, para que podáis vivir de vuestro trabajo, como cualquier otro trabajador.



lunes, 13 de febrero de 2012

La Casina

En la zona donde comienza la Gran Vía escasean los bares, y no resulta sencillo tomarse una cañita y algo de picar a un precio normalito. Por eso te haré una sugerencia gastronómica: el bar restaurante La Casina, que está en una calle paralela a Gran Vía llamada Caballero de Gracia, en el nº 7.
La Casina se fundó en 1961 y están especializados en platos asturianos como la fabada, buenas carnes del norte y buenos postres. Para picar, las tostas, la tortilla española y los montaditos. Acostumbran a poner una buena tapa con la caña, lo cual es siempre de agradecer. El trato resulta agradable.

Fotos: Carlos Osorio.

sábado, 11 de febrero de 2012

Una virgen madrileña desconocida

Esta imagen de la virgen fue hallada en unas obras de rehabilitación, en la iglesia del Cristo de la Fé, antiguo hospitalillo de incurables del Carmen, en la calle de Atocha nº 87. Estas obras se realizaron en los 80, tras unas décadas en que este templo estuvo en un total abandono, ya que había sido incendiado en la guerra y fue refugio de vagabundos y heroinómanos que hacían hogueras en el lugar. La imagen, hallada bajo los escombros, donde llevaba varias décadas, ha sido restaurada y sólo queda esperar a que alguien realice un estudio histórico para datarla y tratar de conocer su autoría. Se cree que se trata de una virgen del Carmen.

Foto: Carlos Osorio.

viernes, 10 de febrero de 2012

Señor tocador de pitos


A la atención del señor tocador de pitos.

                             Muy señor mío:


Cuando usted toca furiosamente el claxon de su vehículo, debe saber que en esos momentos hay personas que pasean tranquilamente por la calle y que sufren el molesto pitido con más intensidad que usted, que, a fin de cuentas, va "protegido" por su coche.
En ese momento, además, hay personas que duermen, porque trabajan de noche, o porque están enfermas o porque les apetece. Hay bebés que con mucho trabajo de sus padres acaban de conciliar el sueño, y ellos también se sobresaltan con su bocinazo.
Es posible que el coche que le precede vaya más despacio de lo que usted quisiera, pero tal vez no conoce la ciudad, o tal vez aún no domina la conducción tanto como usted, o tiene cualquier otro problema.
Si el tráfico se atasca no es por culpa únicamente de de los otros, sino también de usted, que se empeña en circular por la ciudad en un vehículo privado sabiendo cómo están las cosas y que no hay espacio para tanto vehículo.

Cuando usted toque el pito, por último, recuerde que está incumpliendo la ley, porque la señal acústica solo puede usarse en caso de peligro inminente.



Foto: C. Osorio

jueves, 9 de febrero de 2012

Ultramarinos Quiroga

En Huertas esquina con Echegaray tenemos este agraciado ultramarinos del año 1958.
Foto: Carlos Osorio

miércoles, 8 de febrero de 2012

Antiguos rótulos en cristal


En la parte alta de la calle del Acuerdo perviven unos rótulos pintados tras cristales, técnica muy habitual en el Madrid de la primera mitad del siglo XX.

Estos letreros solían tener interesantes tipografías, algo que se echa de menos en los nuevos comercios.

La "carnecería" desapareció el año pasado.

Fotos: Carlos Osorio.

martes, 7 de febrero de 2012

Mensulillas con cabezas de indio

Las mensulillas son esa especie de escuadras decoradas con bellos trabajos de ebanistería que sujetan el cajón donde figura el rótulo de nuestros comercios tradicionales. A comienzos del siglo XX, un ebanista desconocido se especializó en unos modillones o mensulillas con cabezas de indio, como estos de la ortopedia Galeán, en la calle de Carretas, que pertenecieron a un ultramarinos anterior.
Fotos: Carlos Osorio

sábado, 4 de febrero de 2012

Príncipe de Vergara, 15


 La Casa de Jacinto Soler es un agraciado edificio de la calle Príncipe de Vergara nº 15, realizado en los felices (arquitectónicamente al menos) años veinte, concretamente en 1920.
Es de estilo regionalista, con referencias claras al neorrenacimiento español.
Está construido en ladrillo y piedra o falsa piedra blanca.
El portal, situado en el lado izquierdo, tiene un paso de carruajes que daba acceso al garaje y vivienda del mecánico.

 Fotos: Carlos Osorio

viernes, 3 de febrero de 2012

Edificio del Archivo de Protocolos

 El Archivo General de Protocolos se halla en la calle de Alberto Bosch nº 4, muy cerca de la iglesia de Los Jerónimos. 
Es un edificio de 1885 realizado por Joaquín de la Concha.
Realizado en ladrillo, piedra y hierro, las dovelas bicromas sobre las ventanas sin duda están influenciadas por el arte califal de la mezquita de Córdoba. Estos rasgos neoárabes contrastan con elementos clásicos o con el barroquizante escudo que hay sobre la cornisa configurando un estilo ecléctico.

Foto: Carlos Osorio.
Datos: Guía del COAM


jueves, 2 de febrero de 2012

Edificio del Instituto Oftálmico


En la calle General Arrando esquina con Zurbano se halla este Instituto Oftálmico, originalmente de carácter benéfico, construido en 1896 por José Urioste con el legado de Francisco de las Herrerías. Hoy está integrado en la Sanidad Pública.

miércoles, 1 de febrero de 2012

El ladrillo madrileño


Ladrillo a ladrillo se hizo Madrid. Con el buen barro de Alcorcón, con los ladrillos que venían de La Mancha. Ladrillo a ladrillo, como sabían aparejar tan bien los alarifes mudéjares. El ladrillo, material resistente, buen aislante térmico y acústico, duradero y adaptable, tan madrileño como el chotis, que por cierto, se baila en un ladrillo.

Foto: Carlos Osorio.