viernes, 8 de febrero de 2013

Deseo


A poca gente puede dejar indiferente una obra teatral como "Deseo", ya que confluyen elementos poco habituales. En primer lugar, un actor fuera de lo común: Gonzalo de Castro, habitual en las comedias televisivas, tiene ocasión aquí de mostrar su solidez y su valentía (Un solo defectillo: aún tiene resabios más de tele que de teatro)
Una actriz, Emma Suarez, dotada de talento, encanto y belleza, no se comprende que no haya estado más solicitada por los productores en los años pasados.
y otros dos buenos actores: Luis Merlo y Belén López. Esta última, cual Puck shakesperiana, esparce a su alrededor los polvos mágicos (y nunca mejor dicho) que generan el conflicto.
Contamos también con un buen libreto de Miguel del Arco (Madrid 1965) autor de una obra intensa, trepidante, sincera y un tanto demoledora. "Deseo" te mantiene tan atento que no te das cuenta de que pasan dos horas y de que no hay descanso. Los diálogos son chispeantes, llenos de ingenio.
Del Arco es también el organizador de la escenografía, un escenario giratorio con una iluminación ocurrente digna de aplauso. Todo bajo la producción de Pedro Larrañaga.
La obra no tiene ninguna intención moralizante, pero el espectador percibe claramente el grado de autodestrucción al que llegan unos personajes cuyo único motor es el deseo.
Cuando el deseo sustituye al sentido común...

"Deseo" en el teatro Alcázar-Coifidis, en la calle Alcalá nº 20.

2 comentarios:

El Deseado dijo...

La obra y el reparto tienen buena pinta. Habra que verla en una próxima visitas. Saludos. Juan

Marian dijo...

Gracias por tu crítica. Ya había oído todo cosas buenas de esta obra.
Saludos