miércoles, 23 de julio de 2014

Gran Vía, 34. Hotel Tryp Cibeles


 

Es uno de mis edificios favoritos de la Gran Vía. Creado en 1921 por Antonio Palacios y José Yárnoz, combina una elegante modernidad (miradores de hierro) y un clasicismo sacado de la ortodoxia (columnata de mármol de orden gigante jónico) 


Posee una deliciosa ornamentación que recuerda en parte al Palacio de Cibeles. 


La planta está establecida en torno a un patio central cubierto con claraboya, dentro de la pasión por la iluminación natural que caracteriza al gran arquitecto del siglo XX.
El hotel se llamó primeramente Alfonso XIII, luego Avenida, y hoy se denomina Tryp Cibeles.



Fotos: Carlos Osorio.





lunes, 21 de julio de 2014

Gregorio Romero Larrañaga



Hoy quiero hablar de uno de nuestros poetas románticos menos conocidos: Gregorio Romero Larrañaga, con el que me unen lazos familiares, ya que era el padre de mi tatarabuela.
Gregorio  nació en Madrid, en la actual plaza  de Tirso de Molina, el 12 de marzo de 1814. Su padre era de Sigüenza y su madre de Simancas. Estudió en el Colegio Imperial de la calle de Toledo y después cursó 
estudios de leyes, examinándose en la Universidad de Alcalá. 


Comenzó a publicar sus versos en 1836.  Su primera novela, El sayón, publicada ese mismo año, fue elogiada por  Mesonero Romanos y Bretón de los Herreros. 
Participó en la tertulia literaria de El Parnasillo, celebrada en un café situado junto al teatro Español. . Colaboró en periódicos y revistas como el Semanario Pintoresco Español, El Mentor de la Infancia, El Español, La Mariposa (de la que fue director en 1839), El Reflejo o La Iberia Musical y Literaria.
Participó en El Liceo, del que fue director literario y brilló en las veladas del palacio de Villahermosa, donde fueron premiadas varias de sus composiciones, entre ellas la que dedicó a la exhumación de los restos de Calderón.


Dentro del estilo romántico más exaltado, publicó novelas como La enferma del corazón (1848), su obra más conocida, o La cruz y la media luna.
Creó sobre todo dramas históricos como Misterios de honra y venganza (1842), Felipe el Hermoso, Jimena de Ordóñez, Fernán González , o El héroe de Bailén, la mayoría ambientados en la Edad Media. Otra obra exitosa fue "Historias caballerescas españolas" escrita en prosa. 
Escribió obras populares como "Cuentos históricos, leyendas antiguas y tradiciones populares", o "Historias caballerescas españolas" y "Las ferias de Madrid", participando en la redacción de la obra burlesca "Los amantes de Chinchón". Su poesía, muy influenciada por Espronceda y Zorrilla, estaba marcada por una profunda melancolía.
Gregorio residió en la madrileña calle del Rollo. Trabajó en la Biblioteca Nacional de Madrid y en la Biblioteca Provincial de Barcelona. Hombre de salud delicada, murió en Madrid en 1872 sin que la prensa se hiciera eco de su fallecimiento.

"Venid, venid en torno del Trovador que canta, 
hora que alumbra el fuego del chispeante hogar; 
veréis al dulce estruendo que su laúd levanta 
los siglos ya pasados su tumba abandonar. 

Le basta en recompensa, si alguna vez contando 
lances que ya ha sentido por ciertos vuestro amor, 
cerráis su pobre historia, llorosas recordando 
el canto misterioso del dulce Trovador."


En el cuadro "Los poetas contemporáneos" de Antonio María Esquivel (1846), Gregorio aparece al fondo a la derecha, en la fila de detrás. En esta conocida pintura vemos a la mayoría de los escritores románticos escuchando una lectura de José Zorrilla en el estudio del pintor Esquivel.

Puedes leer algunas de las obras más conocidas de Romero Larrañaga en la página web de la


Fuentes:
"Romero Larrañaga, su vida y obra literaria" José Luis Varela. CSIC.
"Gregorio Romero Larrañaga, un escritor romántico" Artículo en el blog de José Carlos Canalda.
"Gregorio Romero Larrañaga" Artículo de Teresa Barjau.  Gices XIX UAB.




sábado, 19 de julio de 2014

La foto de la semana: La bella y los santos



Al ojo agudo del fotógrafo Álvaro Benítez Álvez no le ha pasado desapercibida la curiosa relación entre unas estatuas de simbología un tanto despareja.
Por un lado tenemos a la bella y exuberante saltarina, libre de ataduras y ropajes, entregándose feliz y desenvuelta a los aires madrileños.
Por otro, vemos a numerosos santos encaramados a la catedral de la Almudena, severos y circunspectos, aparentemente ajenos a la bella despelotada.

A modo de colofón, digamos que la estatua de la hermosa forma parte del monumento a Ramón Gómez de la Serna, realizado en 1972 por Enrique Pérez Comendador y situado en los jardines de Las Vistillas.


Por la Libertad, frente al secesionismo.

viernes, 18 de julio de 2014

La duquesa de Osuna

La duquesa de Osuna. Goya

Ya que hemos hablado del jardín del Capricho, vamos a comentar algo acerca de su creadora, la duquesa de Osuna, una de las mujeres más carismáticas de la historia de nuestro país.
María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel y Téllez Girón nació en Madrid en 1752.  Era  Condesa-Duquesa de Benavente, y contrajo matrimonio con el IX Duque de Osuna, Pedro Téllez Girón. El matrimonio tuvo al menos diez hijos, cinco de los cuales fallecieron a poco de nacer. Contra la costumbre aristocrática de encargar la educación de los hijos a ayas e institutrices, ella misma quiso cuidar y educar a los suyos.
De corta estatura y no muy agraciada en lo físico, fue mujer de gran cultura, protectora de músicos, literatos y artistas, y realizó bastantes obras de caridad. Lady Holland dijo de ella que era "la mujer más distinguida de Madrid por sus talentos, mérito y gusto".

Los duques de Osuna. Goya

Como buena ilustrada, la duquesa organizó tertulias literarias y artísticas, tanto en el Capricho como en su palacio de la Cuesta de la Vega, a las que asistían, además de Goya, Tomás de Iriarte, Ramón de la Cruz y Leandro Fernández de Moratín. Fue una de las primeras mujeres que ingresó, no sin oposición, en la Real Sociedad Económica Matritense.
Admiradora del pintor Francisco de Goya, le encargó una veintena de cuadros, entre ellos varias escenas de brujería, pues la duquesa tenían simpatía por las hechiceras y conocía bien el esoterismo y las ciencias ocultas. De hecho, el jardín del Capricho cuenta con algunas referencias esotéricas en su trazado y en sus construcciones.

Goya.

Otras de sus aficiones fueron los toros y los largos paseos a caballo por toda nuestra Comunidad. Pocas mujeres y pocos hombres montaban a caballo con la soltura con que ella lo hacía.
Su mejor legado es el parque del Capricho, una villa suburbana dieciochesca que constituye el más bello jardín de nuestra ciudad.
Josefa murió en Madrid a los 82 años de edad.




jueves, 17 de julio de 2014

La estatua de Venus del parque del Capricho



La estatua de Venus que presidió el parque del Capricho está considerada una de las mejores esculturas  del arte neoclásico español. la realizó el escultor Juan Adán.


Por expreso deseo de la duquesa de Osuna, la Venus se colocó en el templete que preside los jardines del Capricho. Así la podemos ver en este fotomontaje realizado por ojoclic.  
Era costumbre en los jardines paisajistas diecciochescos colocar en lugar preeminente una estatua de la diosa Venus, con un sentido no solo estético, sino también esotérico.
El caso es que la cúpula del templete comenzó a desmoronarse y la Venus fue trasladada al abejero.
En su lugar se colocó una estatua de Baco de peor calidad.


En estos días, la propietaria de la estatua de Venus, Alicia Koplovitz, ha realizado la donación de una copia de dicha estatua, en un gesto que agradecemos, aunque es necesario hacer algunas puntualizaciones, porque han aparecido informaciones un tanto confusas.
En primer lugar, recordar que el emplazamiento primero de la estatua fue el templete, no el abejero como señala el Ayuntamiento, ya que este fue su segundo emplazamiento.
En segundo lugar recordar que se trata de una réplica, y no de una réplica exacta, ya que hay sensibles diferencias con la original.


Esta es la réplica que ha sido colocada en el abejero.

Dicho lo cual, todo esto nos parece un gesto en la buena dirección: habría que intentar recuperar todo el patrimonio histórico artístico de los madrileños que ha desaparecido de sus emplazamientos originales y ha pasado a manos privadas.





miércoles, 16 de julio de 2014

La duquesa regresa al Capricho



La imagen de Charles Clifford nos muestra como era la exedra original del Parque del Capricho.


En esta imagen vemos la exedra tal y como estaba hasta hace unos días.

Foto Madridiario

Y en esta imagen reciente vemos cómo ha quedado tras la reposición del busto de la Duquesa de Osuna, realizado por el escultor José Tomás, y de dos grupos escultóricos, a ambos lados, que representan a Hércules y Ónfale y Baco con Sátiro.
La restitución de estas estatuas ha sido posible gracias a la compra de las mismas a un particular por parte del Ayuntamiento. Es de agradecer esta iniciativa y ya tan solo quedaría recuperar los dos jarrones y reconstruir la semicúpula con casetones, más que nada para que la duquesa no se moje cuando llueva.





martes, 15 de julio de 2014

Acertijo Madrileño


Llega el acertijo de los martes, para probar la sagacidad y el conocimiento de Madrid que posees.
A quien primero lo acierte se le dará la enhorabuena, y a los demás, también.
Envía tu respuesta al correo:


Esta foto de 1970 nos muestra un conjunto monumental que, afortunadamente, ha sido restaurado.
¿En qué lugar se halla?

Bien, el primero en acertarlo ha sido Pedro Ortego

Y estos han sido los acertantes:

Pedro Ortego
Sergio Martín
Fernando Baltasar
Beatriz Cristóbal
Gonzalo López-Amor
Enrique Díaz
Joaquín Rubio
Rafa García
Tatiana Fedotova
Julia Gómez
Maite Serrano
Manuel Grande
Carmen Martínez
Antica S

¡Enhorabuena a todos!
Efectivamente, se trata de la Exedra de los Emperadores en el Parque del Capricho.




lunes, 14 de julio de 2014

Nosferatu. Relatos de la vida en Malasaña, 3.




Relato Paloma Parera Simonet

¿Buscar una historia de vecindad que haya marcado mi vida? Puede que haya algunas, pero
no demasiadas, pero, de pronto, he recordado con una sonrisa el miedo que pasé con once o
doce años por culpa de un Laboratorio de Análisis Clínicos que había en el primer piso de mi
casa.
En aquellos años no había donantes de sangre y las personas necesitadas, como el Gobierno
prohibía la mendicidad, vendían sangre a cambio de unas pesetas y un bocadillo.
Esta actividad ocasionó que durante una temporada, por las mañanas, el portal y la
escalera se llenaran de unos personajes para mí terroríficos que hacían cola para dar
su sangre. Mi padre me tranquilizaba diciéndome que esa sangre salvaba la vida en
los hospitales a personas que eran operadas o tenían accidentes, pero mi hermano
mayor no podía resistirse a la tentación de hacerme descripciones del doctor del
primero que en nada se parecían a los vampiros que ahora muestra el cine, guapos,
jóvenes y sexys. En aquellos años la única referencia cinematográfica que teníamos
era la de Nosferatu y su imagen no era nada tranquilizadora. Yo no podía evitar
imaginarme al doctor del primero clavando los colmillos en aquellos desgraciados y
no me sentía a salvo hasta que no entraba en el maravilloso y seguro refugio de mi
casa.
Un buen día, una reunión de vecinos organizada por mi padre, solicitó al doctor del
primero que realizara su actividad en un laboratorio o local apropiado en el que pudiera
atender dignamente a los donantes sin alterar la vida de la comunidad de vecinos, y así,
poco a poco, se fue borrando la imagen de Nosferatu de mi imaginación infantil, hasta que
hoy ha vuelto a aparecer con su traje negro, su palidez y sus dientes, pero esta vez para
hacerme sonreír.


Del libro "Historias de convivencia vecinal"

domingo, 13 de julio de 2014

Visita Guiada: El barrio de las Letras


Visita Guiada: El Barrio de Las Letras

Domingo 20 de Julio a las 11,00 h.

Cita: Junto al Teatro Español, en la Plaza de Santa Ana.

El barrio de las Letras está cargado de historia, pero nos vamos a fijar sobre todo en la vida de sus personajes más característicos a lo largo del tiempo. Seguiremos las huellas de los grandes escritores del Siglo de Oro, y también de los poetas románticos. Sabremos cómo vivían los desenvueltos comediantes que actuaban en los corrales de comedias, así como los lugares donde se relacionaban. En el barrio vivían conocidos toreros y era lugar de reunión de picadores y banderilleros. Tascas y botillerías congregaban a majos, pícaros y manolos. Sabremos más sobre la vida conventual, pero también sobre la vida bohemia y licenciosa en el Siglo de Oro. Hablaremos de instituciones como el hospital de Antón Martín, las tertulias de la fonda de San Sebastián y del Parnasillo, los teatros…. Hablaremos de las tiendas históricas que encontremos a nuestro paso. Nos detendremos también en las tiendas y tabernas con historia y con encanto.
Precio: 10 €
Duración: de dos horas a dos horas y media.

Para asistir basta con enviar un correo a:
osorio1958@gmail.com
indicando tu nombre o nombres y Visita Las Letras.










sábado, 12 de julio de 2014

La foto de la semana: Iglesia Ortodoxa de Hortaleza



Esta foto de Ramón Rubio Moreno nos muestra en toda su luminiscencia las bulbosas cúpulas de la basílica ortodoxa de Hortaleza.
Inaugurada en 2013, la iglesia ruso-bizantina cuenta con cinco cúpulas forradas de pan de oro que simbolizan a Cristo y los cuatro evangelistas.
Es obra de los arquitectos Alexei Vorontsov y Jesús San Vicente.
Está situada en la Gran Vía de Hortaleza, junto al metro de Pinar del Rey.



viernes, 11 de julio de 2014

Mamá Framboise



He decidido hacerme un homenaje a mí mismo con dos delicias de la cafetería-pastelería Mamá Framboise: el capuchino con ese dibujo marmóreo en su superficie y un pastel que podría venderse sin problemas en una joyería: el éclair de frambuesa (a base de pasta choux rellena de cremoso de frambuesa y con glaseado de frambuesa y crispies del mismo sabor)
Me parecen recomendables los milhojas de almendra, de frambuesa, el bretzel de arándanos, el bizcocho de pistacho, las tartas de limón, de frambuesa o de queso.
Me gusta la distribución de las mesas, a menudo compartidas con otros clientes.
Me parece agradable el ambiente, aunque algún camarero es un poco estirado y en la carta se abusa de la denominación en inglés, pudiendo usar el castellano.
En todo caso, un sitio muy atractivo, en la calle de Fernando VI, 23.



jueves, 10 de julio de 2014

Aterrizaje forzoso en El Capricho




12 de Junio de 1946. El avión correo de Iberia que hacía el servicio entre Lisboa, Madrid y Barcelona, había llegado a Madrid con normalidad. Al parecer, había "overbooking", por lo que cogieron varias sillas del bar del aeropuerto y las colocaron en el pasillo, donde acomodaron a los pasajeros suplementarios (¡Qué tiempos aquellos...qué apañados eran!). 
Al despegar de nuevo, con rumbo a Barcelona, comenzaron los problemas. Uno de los motores empezó a arder. El piloto, señor Imaz, intentó regresar a la pista pero entonces el otro motor se paró. Solo quedaba la opción del aterrizaje forzoso. En esos momentos el avión sobrevolaba el parque del Capricho, en la Alameda de Osuna. El comandante dirigió el avión contra una frondosa arboleda y se dejó caer desde una altura de cincuenta metros. 
Las ramas amortiguaron el impacto y pese a la gran sacudida solo hubo dos heridos de consideración: el piloto y un pasajero. Además hubo otros cuatro heridos muy leves. 
Pese a tener la cara llena de sangre, el piloto, señor Imaz, corrió a atender a los pasajeros.
Al poco rato, aparecieron en el lugar del siniestro el alcalde de Madrid, Moreno Torres, que en esos momentos viajaba por la Alameda de Osuna en compañía del barman Perico Chicote.
Ambos ayudaron a despejar el avión y, en varios viajes, ocupando todos los asientos del coche y también el capó, llevaron a todos los pasajeros hasta el cercano aeropuerto.
El avión ardió por completo.


Fuentes:
Diario Informaciones
ABC
La Vanguardia
"El Capricho de la Alameda de Osuna" de Carmen Añón.

miércoles, 9 de julio de 2014

La antigua chocolatería de San Ginés



El Pasaje en 1923. Fuente: prensahistorica.mcu.es

La Buñolería-churrería de San Ginés abrió en 1894 en el pasaje del mismo nombre.
En el Madrid del siglo XIX había buñolerías por todas partes, ya que era un tentempié muy solicitado por los madrileños. Hoy la gente que busca un tentempié se compra una hamburguesa, pero en los siglos pasados se solía adquirir un cucurucho de buñuelos de bacalao o de espinacas.

foto hallada en rayosycentellas.net

El escritor Valle Inclán se fijó en este establecimiento y lo nombró como "buñolería modernista" en su obra "Luces de Bohemia".

Bien, el caso es que la vecindad del teatro Eslava proporcionaba muchos clientes que querían saciar el apetito antes o después de la función teatral y eso le dio la idea al propietario de la churrería, hacia 1919, de vender chocolate caliente junto con los churros.
La costumbre de tomar chocolate en Madrid es tan antigua como el descubrimiento de América, que fue cuando los españoles nos maravillamos con este producto. De hecho, el chocolate fue la bebida favorita de nuestras gentes hasta que en el siglo XX se impuso el café.
En el antiguo Madrid era frecuente la existencia de chocolateros ambulantes que vendían esta bebida reconstituyente, especialmente en la Puerta del Sol. Los paseantes y la gente que trabajaba de noche se acostumbraron a tomarlo en las frías madrugadas y de ahí vendría la costumbre de terminar las juergas nocturnas tomando chocolate, una costumbre que alcanza su apogeo en la noche de fin de año. 


Hoy la chocolatería de San Ginés abre 24 horas al día todos los días del año y el éxito de su chocolate con churros ha hecho que el propietario se haya lanzado a abrir varias decenas de sucursales en China.

Podéis encontrar más datos sobre la chocolatería y el pasaje en el magnífico blog de Charo Giménez: "Antiguos cafés de Madrid y otras cosas de la Villa".

Y por último, mi propia visión de este especial rincón:

Foto: Carlos Osorio. 2013.