miércoles, 30 de septiembre de 2009

Alvaro Benítez


Alvaro Benítez es un fotógrafo madrileño nacido en Sevilla (ya se sabe que los de Bilbao y los de Madrid nacemos donde nos da la gana)
Desde 1980 vive en Madrid y en todos estos años ha realizado innumerables fotografías que recogen el devenir de nuestra ciudad.
De Alvaro es esta magnífica silueta de la Puerta del Sol que recoge el calendario de Madrid de este año.
He tenido la suerte de colaborar con él para el libro Tabernas de Madrid/taverns of Madrid y para el futuro libro de comercios tradicionales madrileños.
Alvaro ha realizado varias exposiciones sobre temas del foro y sus fotos ilustran libros como "Madrid, ayer y hoy" "Imágenes de Madrid" "Madrid, patio de butacas" "Cementerios de Madrid" publicados por Ediciones La Librería. Puedes ver obras suyas en su página web
También tiene un interesante blog de foto y poesía.
Foto: Alvaro Benítez

martes, 29 de septiembre de 2009

Placaminero loto

A la derecha de la Puerta de Velázquez del Museo del Prado, se halla este árbol monumental llamado Placaminero Loto, cuya copa es de las más anchas de cuantas hay en Madrid.

Foto: C. Osorio.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Comercio decorado


Pasé junto a este comercio de la calle Limón y me pareció interesante su decorado pictórico. Creo que se integra bien en el entorno. A veces veo colores muy chillones en otros comercios que desentonan con los colores suaves y terrosos de una ciudad del ámbito mediterráneo como Madrid. Espero que les dure y que no les pinten encima los vándalos, que es lo que suele ocurrir en esta zona.
Foto: C. Osorio.

sábado, 26 de septiembre de 2009

La catedral de Mejorada








En Mejorada del Campo, un pueblo que cultivó sus huertos con el agua del río Jarama hasta no hace mucho y que hoy es un poblachón residencial, al este de Madrid, un hombre sencillo, de campo, un simple albañil, ha dedicado su vida a construir una catedral.
Justo Gallego, este hombre frágil y menudo al que véis en la foto, lleva 48 de sus 84 años dedicado íntegramente a construir esta iglesia. Sólo, ante la indiferencia y a veces el desprecio de la mayoría de sus conciudadanos, Justo se ha dejado la piel en la obra de su vida. Para algunos es un loco, para otros un iluminado, para los más un hombre extravagante.
Le pregunto cómo empezó todo. Me contesta que tuvo la suerte de heredar unos terrenos. Vendió la mitad de ellos y en la otra parte trazó la planta de su obra soñada. Desde entonces ha trabajado sin descanso, como una hormiga, y cuesta creer que esta mole impresionante la haya levantado un solo hombre.
Me dice que hoy ya tiene dos ayudantes, y que viven de los donativos que gente particular les envía desde todas las partes del mundo.








En estos tiempos en que la arquitectura se inspira en los electrodomésticos, tanto en la forma como en la función, sorprende ver una obra que pretende ser puramente espiritual. Solo algo tan difícil de definir como la fé puede explicar que un campesino con unas nociones básicas de albañilería, pudiera emprender una obra semejante.
La catedral de Mejorada, estéticamente, me parece una obra del arte pobre, del "arte póvera", hecha de reciclaje. Creo que está en el mejor momento para ser contemplada, cuando los ladrillos y los hierros retorcidos nos ofrecen formas de una belleza cruda que mueve los sentimientos. Es posible que si un día esta estructura queda tapada por el remate final, ya no pueda verse la belleza de esta armazón, tan conmovedoramente humilde. Es toda una metáfora de la lucha de los feos materiales para convertirse en belleza.





Tras depositar mi donativo, recorro los espacios, la cripta, las torres, tratando de expresar con la camarita de fotos lo que estoy sintiendo.
Y me despido de Justo alucinado por esta mágica locura.





fotos: Carlos Osorio

jueves, 24 de septiembre de 2009

Las líneas de la vida

La biografía de un árbol está escrita en las líneas concéntricas que alberga en su tronco. En ellas podemos saber su edad, conoceremos qué años tuvieron un clima más propicio, cuándo llovió y cuándo hubo sequía, qué enfermedades tuvo, qué incendios lo acecharon, qué clase de plantas y flores vivieron a su alrededor y lo espolvorearon con su polen...En el pueblo de El Pardo, en el parque llamado "de la Mar Oceana", está el tocón de este viejo pino, que fue plantado en torno a 1920, contándole a quien quiera escucharla la historia de su vida.
También los humanos reflejamos en el rostro las líneas de la vida, a las que llamamos arrugas. En el rostro de los viejos y de las viejas adivinamos su historia vital. Si una persona ha vivido en armonía con los demás, si uno ha luchado por sus ideas e ilusiones, si uno ha amado mucho, las líneas del rostro son de una belleza emocionante. Hay quienes no han sabido entender el sentido de la vida y sus líneas se entrecruzan con dureza. Hay quienes rompen el equilibrio de su rostro con cirugía estética. Según vivamos, así será nuestra huella: tal vez como las ondas de una piedra que cae al agua, o tal vez como las sólidas y armoniosas líneas de un árbol.

Foto: C. Osorio.

martes, 22 de septiembre de 2009

Día sin coches: ideas para mejorar la movilidad



Hoy, Día Sin Coches, propongo varias ideas para mejorar la movilidad en Madrid:


En primer lugar, fomentaría el alquiler de coches frente a la venta. Si hubiera puntos de alquiler por todas partes, los precios serían muy bajos y la gente solo usaría el coche cuando lo necesitara. A ser posible coches híbridos y eléctricos, que no contaminan.


Haría otra política de movilidad. Las grandes obras viarias, lejos de solucionar problemas, animan a los madrileños a usar más el coche, con un efecto llamada. En los últimos diez años se ha duplicado el número de desplazamientos en coche y ha descendido ligeramente el uso del transporte público. Hoy Madrid tiene el triple de kilómetros de túneles y autopistas que Londres París o Roma, sin que hayan desaparecido los atascos.
Fomentaría el uso de la bici, como han hecho en Barcelona.
Haría que el abono transportes de los jóvenes fuese más barato.
No subvencionaría la compra de coches.
Cortaría algunas calles los domingos para que jueguen los niños, como en la calle Fuencarral.
En lugar del urbanismo especulativo, disperso y descontrolado, crearía una ciudad habitable y manejable.
Haría una política de facilitar el alquiler de viviendas a precios accesibles. Así la gente podría vivir cerca de su lugar de trabajo sin tener que invertir esas dos horas como media que tardamos en llegar al curre.
Bueno, con esto creo que hay para empezar ¿no? A ver si Madrid deja de superar casi todos los meses los niveles máximos de contaminación propuestos por la U.E.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Alcalá nº 41


Casa del cura. C/ Alcalá nº 41.


Aunque este edificio fue el primero que se construyó en la Gran Vía, su numeración corresponde al 41 de la calle Alcalá. Se llama Casa del Cura porque aquí estaba la casita del párroco de San José, y en el nuevo edificio se habilitó un piso para él.
Es obra de Juan Moya y Joaquín María Fernández, hecha en 1910, en un estilo neo-barroco de clara inspiración nacionalisrta, buscando un lenguaje arquitectónico netamente español. El lenguaje barroco pretendía que la fachada tuviese una continuidad estética con la vecina iglesia.
Alfonso XIII dio un golpe con la piqueta en la vieja construcción anterior simbolizando el inicio de las obras de la Gran Vía.
Foto: C. Osorio

viernes, 18 de septiembre de 2009

Reflejo

En este agraciado balcón de la glorieta de San Bernardo se reflejaba un árbol, parecía estar allí dentro, como si la calle fuera casa y la casa la calle.


Foto: C. Osorio.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Sin tasa


No puedo dejar de comentar que me parece abusiva la nueva tasa municipal de basuras, toda vez que en Madrid esa tasa no ha existido porque está incluída en el IBI, un IBI que se ha triplicado con el actual alcalde. Menos cobrar y más limpiar que está el centro de Madrid hecho un asquito.

He hecho esta foto hace poco en la calle Santa Cruz de Marcenado, distrito Centro.

Foto: C. Osorio.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Noche de Oriente


Estas tres fotos tomadas desde la azotea del palacio de Oriente son obra de Antonio Bueno y pertenecen al libro "Mitilogía en los cielos de Madrid".
Antonio Bueno realiza en la actualidad fotografía contemporánea que puede contemplarse en su web: www.antoniobueno.es





martes, 15 de septiembre de 2009

Modas Gonzalo



Modas Gonzalo es, pese a su actual estado de abandono, una de las tiendas más bellas de la Gran Vía. Situada en el nº 43, al pie del Hotel Rex, Modas Gonzalo tiene un carácter histórico, pues es la primera sastrería de Madrid que se instaló en un local a pie de calle, ya que hasta entonces, todas las sastrerías estaban situadas en pisos, generalmente pisos primeros. Gonzalo Montes, cuya familia había abierto el negocio en la calle Arenal a fines del XIX, se trasladó a este local de la Gran Vía en 1947.
Si observas detenidamente bajo la capa de carteles y pintadas, verás en la fachada un trabajo artesanal exquisito: finísima ebanistería, cristaleras curvadas, mármol, madera y bronce. Hoy día, es rarísimo que alguien haga semejantes esfuerzos para engalanar su comercio y embellecer nuestras calles. Da pena ver esta importante muestra de nuestro patrimonio cultural, que lleva más de una década en este estado, ante la desidia de nuestras instituciones locales.
Fotos: C. Osorio

domingo, 13 de septiembre de 2009

Gran Vía, 1









   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Lo construyó Eladio Laredo en 1916.
Laredo quiso reflejar en la fachada un estilo netamente español, para lo cual se inspiró en los grandes edificios medievales y renacentistas de nuestro país.

De él dice la Guía de Arquitectura:
Se planteó el edificio como dos casas independientes con distintas soluciones en planta, unidas por un pasadizo-vestíbulo en el nivel inferior que permite el acceso por las dos calles. Eran viviendas de lujo, como corresponde al magnífico solar, situado en el inicio de la Gran Vía. Las viviendas se disponen de forma lineal a ambos lados de la planta en V, dejando en el centro los patios de luces y los núcleos de escaleras. La pieza más singular es la esquina, que es aquí la auténtica protagonista. En ella se proyectaron viviendas dúplex y está resuelta con una gran rotonda rematada con dos tolos o templetes circulares superpuestos. El otro extremo del edificio lo rematan cubiertas de pizarra en mansarda. Laredo empleó en la composición de las fachadas un amplio repertorio que combina elementos evocadores del mundo medieval y renacentista y se recrea en los pormenores decorativos, entre los que destacan los paneles cerámicos de Daniel Zuloaga.
Digamos además que el portal, con entrada para carruajes por ambas calles, tiene cerámicas de talavera y una magnífica rejería. El solar costó 50.000 pesetas. En la posguerra perdió la escultura que remataba el templete superior.
En el primer piso estuvieron los salones Sicilia Molinero, donde merendaban a veces mis abuelos con mi madre. Era uno de los salones de té más elegantes de Madrid. La merienda compuesta por té, sandwiches, emparedados, pastas y pasteles costaba 1,30 pesetas. Posteriormente fue restaurante, hasta que en los años 90 pasó a ser un restaurante espectáculo de poco interés.
En los bajos está la bella joyería Grassy, que posee un museo del reloj.
Fotos: Carlos Osorio

sábado, 12 de septiembre de 2009

Madrid. (Enrique De Mesa)


Madrid (Enrique de Mesa)

Afueras de Madrid, estercoleros,
medianerías rojas,
trozos de sembradura con senderos,
de cuando en vez un álamo sin hojas.

Un perro flaco en la basura husmea.
La podre al sol, comadres y gallinas.
En el silencio un vendedor vocea:
“¡De Laredo, sardinas!”

Un grito, una blasfemia y una risa.
Tiende ropa una vieja en su ventana.
Un hombrachón en mangas de camisa,
bebe y juega a la rana.

Carrileras profundas en el suelo.
Suena un reloj su hora.
Una mujer espulga a un rapazuelo
que, moqueando, llora.
Pobreza, suciedad. Por la bocana
de la calle que hiende el caserío,
blanca y azul, lejana,
la Sierra, madre del sediento río.

Enrique de Mesa.
Cuadro: "Afueras de Madrid" Aureliano de Beruete.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Manuel Franquelo: Los dibujos de Madrid


Los dibujos de Franquelo son pura atmósfera, de una delicadeza inabarcable. Ayer, durante la inauguración, estuve hora y media contemplándolos y,
por la noche, al cerrar los ojos, caminé por sus dibujos de las afueras de Madrid.
Manolo, compañero de tertulias, es sin duda uno de los mejores artistas españoles de nuestros días.









jueves, 10 de septiembre de 2009

En Casa de Hipólito




Casa de Hippolytus

Poco antes de llegar a Alcalá de Henares, por la antigua carretera nacional, está la “Casa de Hyppolytus”, casa romana que fue descubierta al derribar un bar de carretera.
Se construyó hacia el siglo II d.c. Debe su nombre al conocido como 'mosaico de los peces', que fue realizado por Hippolytus. Se supone que la casa funcionó como un centro de educación para los jóvenes patricios de la ciudad.
Aparte de los escelentes mosaicos, se ven los restos de los baños. (en la foto, los aseos con su banco retrete) y del jardín.

Martes a viernes: de 10:00 a 14:00 horas.
Sábados, domingos y festivos: de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 19:00 horas.
Tel. 91 881 32 50
Fotos: C. Osorio.

La exedra: un lugar para comunicarse




La exedra: invitación al encuentro y la conversación

En arquitectura, una exedra puede ser una construcción descubierta, de planta semicircular, con asientos y respaldos fijos en la parte interior de la curva.
El significado griego original (un asiento en el exterior de la puerta) ha sido aplicado a una habitación que se abre y es circundada por bancos de piedra altos y curvos: un ambiente abierto destinado a servir de lugar de encuentro y conversación filosófica.
La exedra del jardín de la Casa de Hippolytus, en Alcalá, de la que solo se conservan los cimientos, pero que podéis ver en los grabados, me parece una excelente idea para reproducir en nuestras plazas y jardines. En lugar de los bancos incómodos y aislados al uso, podrían tomar nota de las exedras romanas.
Fotos: C. osorio


miércoles, 9 de septiembre de 2009

"El Boquerón" Un islote en Lavapiés

Lavapiés ofrece dos interesantes opciones marítimo-terrestres. Una es regustarse a la caída de la tarde en las terracitas de la "playa" de Argumosa y la otra, nadar en el cálido asfalto hasta una ínsula fantástica llamada "El Boquerón", cuya oquedad portuaria alberga crustáceos, lamelibranquios y pescaditos fritos o en vinagre.
Hállase esta perla en la calle de Valencia número 14, donde antes estuvo la tasca de J. Fernández, que sucedió al bodegoncillo “La Estrecha” y cuyo origen se remonta al siglo XIX. Como es costumbre en las cervecerías desde siglos atrás, El Boquerón ofrece la bebida de la Diosa Ceres guarnecida con todo tipo de mariscos frescos, generalmente a populares precios. También hay vermú de grifo con un sifón burbujeante y perlado fabricado allí mismo con una fantástica saturadora de seltz de las que solo quedan dos o tres en la tabernaria Corte.
Foto: C. osorio.

martes, 8 de septiembre de 2009

Siete golpes en el alma


Hay golpes en la vida que pueden derrumbarnos: perder un ser querido, una separación, quedarse sin trabajo…Dicen que hay un límite más allá del cual poca gente resiste, que suele estar en siete golpes de este tipo. La mayoría de los indigentes han pasado por estos siete golpes y han terminado vagando por la calle. Pero soy de los que piensan que mientras hay vida hay esperanza, por eso creo que habría que hacer algo, algo más de lo poco que se está haciendo, para solucionar el problema de los indigentes. Hay mucha gente durmiendo en la calle de cualquier manera. Pero la calle no es sitio para dormir.
Hace falta un plan para los sin techo

Deberían ponerse de acuerdo las administraciones públicas, con la colaboración de las ONGs y crear un “Plan de ayuda a los sin techo”. Un plan que evite que más gente caiga en esta situación, porque la prevención es básica, un plan que dé soluciones. Que haya centros de baja exigencia en cada barrio, que haya planes de prevención y dereinserción.
Ya está bien de mirar para otro lado. Que administrar una ciudad no solo es dar cuartelillo a las empresas constructoras y a los fabricantes de automóviles. También hay que buscar soluciones al problema de los sin techo.

Cuadro: el viejo vagabundo. C. Osorio.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Luna de Madrid, luna de España

Salí a pasear por Madrid bajo la luna llena y al pasar junto al soberbio edificio del Ministerio de Educación, algo me sorprendió. ¿Había visto bien? Retrocedí unos pasos. La luna se veía perfectamente a través de la bandera que corona el edificio. ¡Menuda fuerza tiene la luz de la luna: la bandera roja y gualda se transparenta completamente!
Así es la luna de Madrid: fuerte, brillante, seductora, queriendo estar siempre en el centro....
Madrid, siempre con tu manía de ser el centro de España, allí estás, en el corazón de la bandera.
Luna potente y energética. lúcida y loca a la vez. Luna que sin duda has sido la responsable de que en Madrid hayan florecido los más grandes ingenios de las letras y de todas las artes. ¡Te quiero, Luna!

Foto: C. Osorio.

viernes, 4 de septiembre de 2009

"Globosfera"

Qué quieres que te diga: ponerle a una lencería el nombre de "El globo" es una genialidad, algo que solo podía pasar en Madrid. Y es que Madrid es mucho Madrid.
El Globo es una antigua y excelente mercería-lencería sita en la calle Alcalá, casi llegando a Manuel Becerra. Uno de esos comercios pequeños donde hay absolutamente de todo, cosa de la que no pueden presumir los hiper y los grandes almacenes.


Foto: C. Osorio.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Este parking podría ser un parque

El jardín de la antigua Universidad Central de San Bernardo, conserva una de las encinas más grandes de Madrid. No sé calcular la edad del árbol, pero yo creo que dos o tres siglos sí que tiene. Además hay tres o cuatro árboles añosos (morera, olivo).
En un mapa antiguo he visto que ya en el jardín del noviciado de los jesuítas aparece la forma de una copa de árbol en el centro, probablemente la misma encina. En 1842 cuando se hizo la universidad (en rojo en el mapa) en el solar del noviciado, se conservó buena parte del jardín y con él la encina. No puedo daros muchos más datos, porque que yo sepa nadie ha investigado sobre este tema del jardín y la vieja encina. Hoy el jardín es un aparcamiento, pero creo que sería una buena idea hacer aquí un jardín botánico. Máxime cuando el barrio de Universidad prácticamente no tiene zonas verdes.



Fotos: C. Osorio.

El rectángulo rojo marca la extensión que ocupaba el noviciado. A la izquierda del mismo, se ve el jardín y la copa de un árbol en el centro.

martes, 1 de septiembre de 2009

No tan deprisa


Se me ocurre un propósito para este nuevo curso, un propósito más a añadir a la lista de proyectos post-verano...
El propósito consiste en caminar por Madrid un poco más despacio. A ver si conseguimos descender en la clasificación: ESTAMOS ENTRE LAS TRES CIUDADES DEL MUNDO EN QUE SE CAMINA MAS DEPRISA.
Creo que se puede vivir mejor, nos podremos relacionar más y podemos repensar la ciudad como un lugar agradable. El Ayuntamiento, sin proponérselo, nos va a ayudar a este objetivo con tanta zanja y agujero.
Foto: C. Osorio.

¡Colorao!

Acaba de ponerse el sol frente a mi balcón, hace cinco minutos, y no me resisto a compartir esta espléndida imagen con los sufridos seguidores de "Caminando por Madrid".
Hoy el "Lorenzo" ha pegao duro con la calorina, pero le perdono por ese "peaso" de puesta de sol que se ha marcao. Míralo que majo: toíto "colorao"


Foto: C. Osorio.