viernes, 18 de junio de 2010

Tienda de Vinos ("El Comunista")




Encantadora Casa de Comidas sita en el barrio de Chueca, en la calle Augusto Figueroa nº 35.
Le llamaban "El Comunista" porque aquí se reunían los socialistas de la vecina Casa del Pueblo, (y en tiempos dictatoriales a todos los de izquierdas se les llamaba comunistas). El caso es que aquí todo el mundo se reunía a comer en buena armonía, y coincidían, aparte de los afines a Pablo Iglesias, los militares de algún cuartel vecino, actores, escritores y vecinos-as del barrio. Entre todos ellos se formaban animadas tertulias en las que todo el mundo participaba. Desde siempre, en las tabernas madrileñas ha existido esta costumbre de hablar con todos aunque no les conocieras previamente. Antonio Machado, Azorín Rafael Alberti y jacinto Benavente visitaron el lugar. El Comunista fué fundada en 1888 por Francisco Gómez, y va por la cuarta generación familiar. Un tabernero muy conocido fué Angel, que era guitarrista y llegó a dar clases a Rita Hayworth.
Disfruto mucho cada vez que voy, porque la cocina sigue siendo casera y tradicional (algo que empieza a estar en peligro de extinción con tanto "restaurante-rápido-basura". Destacan los platos de cuchara, el pisto, el pollo, las migas, las croquetas...

Fotos: Carlos Osorio.

3 comentarios:

Monkini dijo...

El comunista es para gente lista! techos altos, servicio amigo, sopa de ajo con huevo, albondigas sabrosas y fruta del tiempo, en fin: agustico.
Estos sitios no son clonables o franquiciables, pues son el resultado de años de historia particular, de los pequeños ajustes que hacen los que alli trabajan y dan su vida. Como va a funcionar una franquicia si no tiene la dedicacion y el saber hacer de estas generaciones! Ademas por lo que cuentas en este caso es el deposito de una historia muy especial.

el osorio dijo...

Totalmente de acuerdo, Monkini

Javier Olveira dijo...

Que yo recuerde, al menos de 1970 a 1990 nunca se han reunido allí gentes de izquierda, de partidos me refiero. Desde antiguo era sitio preferido por intelectuales (más bien burgueses) Azorín, Machado, Alberti, etc. y el magnífico dibujante Marqués de Serafín (apodo), y eran gentes que provenían del aperitivo del Cafe Gijón. Además de menestrales, dependientes del cercano Mercado, etc. El los años 60 y parte de los 70 se comía opiparamente por 3 pesetas.
Aclarar que el nombre por el que se conoce, El Comunista, le viene de antiguo. Uno de sus propietarios llamado Ángel, que era guitarrista, le invitaron en cierta ocasión a tocar en Moscu; y a la vuelta los clientes le gastaban bromas llamándole comunista, teniendo en cuenta que estábamos en pleno franquismo.
Y eso es todo