martes, 31 de agosto de 2010

Gran Via, 28. La Telefónica

Gran Via nº 28.
La Telefónica
Arquitecto: Ignacio de Cárdenas.  1927.

-En este solar se iban a construir los Grandes Almacenes Victoria, pero pensaron que era mejor negocio especular con el terreno. En poco tiempo pasó a valer el doble y entonces lo compró La Telefónica para hacer su sede principal. Querían que fuera el rascacielos más alto de europa y que estuviera en la calle más importante. La compañía, que ya era una de las más pujantes del país, tenía 12.000 abonados. El cableado telefónico, que iba por las azoteas de los edificios  empieza en esta época a canalizarse.

-Inició el proyecto Juan Moya, profesor de Arquitectura, con un gran barroquismo. Moya delegó en su discípulo, Ignacio de Cárdenas, quien eliminó muchos adornos para hacer un proyecto más sobrio. Cárdenas, cuya inteligencia proverbial le hacía valorar el trabajo en equipo,  pidió ayuda a Louis S. Weeks, arquitecto americano de la ITT. Luego contó con otros 5 arquitectos españoles, entre ellos Feduchi. Incluyó en el equipo al escultor Rafael Vela y al pintor Hidalgo de Caviedes.

-El estilo arquitectónico parte de la inspiración neoyorkina y añade elementos barrocos madrileños. Tiene una estructura metálica hormigonada. Fue levantado en tiempo récord: de marzo a octubre de 1927, gracias a potentes grúas.
La fachada es de piedra: granito en las dos primeras plantas y arenisca en el resto. Para tallar tal cantidad de piedra se instaló un taller de cantería a pie de obra.

-¿Alguna vez te has parado a contar las ventanas?: Son nada menos que 680.
-¿A que no te imaginas lo que había dentro del torreón?
El torreón estaba destinado a depósito de agua, con una capacidad de 45.000 litros.
La altura del edificio es de 89 mts. En aquel momento era el más alto de Europa. Fué el más alto de España hasta que en el año 1948 se hizo el Edificio España.
Costó 32 millones de pesetas (Unos 200.000 euros)

-La central era automática, con 40.000 líneas, y empezó a funcionar cuando estaba a medio construir.
-Ignacio de Cárdenas era un arquitecto enamorado de su edificio. Durante la guerra civil se lanzaron cientos de obuses contra la Telefónica, por haberse instalado aquí el observatorio militar del mando republicano, Cárdenas quiso estar aquí, y dirigía la reparación de los daños cada vez que un obús impactaba en su edificio.

-Actualmente, el edificio ha quedado únicamente para actos institucionales y culturales de la compañía, entre ellos el interesante Museo Telefónico. Parte del edificio parece ser que se va a destinar a viviendas. El resto ha sido trasladado al gran mamotreto que ha sido construido junto a la M-40.

Fotos en color: Carlos Osorio

5 comentarios:

Mercedes dijo...

Me gusta mucho este edificio, muy interesante su historia, Carlos.
Hace unos meses estuve en la tienda y me llamó la atención cómo han conservado los antiguos elementos, por ejemplo el suelo, cubierto con un material transparente sobre el que caminamos para proteger el antiguo, pero de forma que queda a la vista (aunque da un poquito de vértigo).

el osorio dijo...

Es verdad, mercedes, el suelo es estupendo. Y el museo de teléfonos es interesante de verdad.

J. J. Guerra Esetena dijo...

Uff!! Gracias por aportarnos tantos datos. Es un placer aprender contigo!!! Un abrazo, Jesús

ROMO XIII dijo...

Publiqué uno hará más de 2 años pero ni por asomo tan completo. Buen artículo Carlos.

Salud-os.

el osorio dijo...

Gracias, Jesús y Romo por vuestros comentarios. He tratado de reunir la información más interesante sobre el edificio y darle forma para que sea fácil de entender y agradable de leer.