martes, 17 de septiembre de 2013

El secuestro de la Maja Desnuda





Sin duda alguna, las Majas de Goya son uno de los símbolos del Museo del Prado y por tanto uno de los símbolos de Madrid.
Sepamos algo más sobre las majas.
El poderoso primer ministro Manuel Godoy encargó al pintor Goya dos retratos de gitanas para decorar la antesala de su despacho.
Por tradición, solían ser gitanos-as los que posaban para los pintores en las academias y talleres, por tener menos prejuicios y menos pudor para mostrar su cuerpo "al natural".
La Maja Desnuda es el primer desnudo femenino en la historia de la pintura que no aborda un tema mitológico, sino una mujer de carne y hueso, y que además muestra el vello púbico.
¡Benditos tiempos en que aún existía el bello vello..!

¿Bien, y ...qué pretendía Godoy con este capricho?
Pues en primer lugar deleitarse contemplando la belleza femenina, pero además quería mostrar su poder, ya que nadie más que él podía permitirse exhibir una maja desnuda en sus habitaciones, en una España dominada por el conservadurismo de raíz religiosa.
A más de un inquisidor le rechinaron los dientes al enterarse de esta osadía, pero no pudieron hacer nada por impedirlo, al menos de momento.
Hay alguna leyenda por ahí que insinúa que la maja podría ser la duquesa de Alba, o la joven Pepita Tudó, con la que Godoy mantenía una relación extraconyugal, pero la verdad es que ni la una ni la otra guardan un parecido razonable con la moza pintada.

El secuestro de la Maja Desnuda

Al caer Godoy en desgracia, el caprichoso Fernando VII se apropió de las majas, pero el gozo le duró poco, ya que la santa Inquisición se incautó del cuadro y lo encerró bajo llave en una de sus prisiones.
Allí, en su lóbrega celda, donde nadie la podía ver...(bueno, seguramente que los señores inquisidores se darían una vuelta de vez en cuando para corroborar cuán pecaminosa era la pintura)...pasó cerca de un siglo.
La maja desnuda estuvo presa hasta comienzos del siglo XX, cuando que fue liberada y depositada en el Museo del Prado.


La compañera, nuestra Maja Vestida, luce el típico atuendo de las "majas", rumbosas  mujeres del pueblo que vestían a la última y rivalizaban en elegancia con las aristócratas. Por ello se les llama majas a las dos figuras yacentes.
La maja vestida en realidad no está tan tapada, ya que sus formas femeninas se adivinan tras un vestido ceñido y ligeramente transparente. ¡Habría que ver cuál de las dos está más desnuda!


El caso es que este grupo de caballeros, en la foto tomada por  Elliot Erwitt, parece tener muy claras sus preferencias.






6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿La estaría viendo Goya desnuda de verdad?. Los pechos para la postura que tiene no parece que concuerde mucho lo que tendría que ser realmente, es más, hoy diríamos que probablemente el cuadro es un después de un "antes y después".

Anónimo dijo...

He leído que seguramente Goya no podía estar viéndola desnuda por la forma tan irreal de los pechos, que no concuerda en nada con la postura que tiene. La verdad, hoy sospecharíamos de que la maja no se hubiera hecho unos arreglitos...

Carlos, el domingo hice una paella al "estilo Osorio" (entrada agosto 2009) y estaba de rechupete. Gracias por compartirla.

Merce.

el osorio dijo...

Si no supiéramos con certeza que no existía la silicona en esa época...claro que Goya no era precisamente hiperrealista, él iba un poco a su bola (y nunca mejor dicho).
No estaba obsesionado por la perspectiva ni la anatomía, y de hecho la posición de la cabeza y el cuello tampoco son demasiado coherentes, pero lo que importa, que es la impresión, impresiona.

el osorio dijo...

Saludos Merce, me alegra que te saliera bien la paella, yo poco a poco voy mejorando.

Enrique L. dijo...

Segun una historia o leyenda que he leido a varios escritores, los dos cuadros estaban superpuestos en el mismo marco, de manera que la vestida descendía mediante una polea y aparecía la desnuda

el osorio dijo...

Hola, Enrique, gracias por tu comentario. Yo también he oído lo del sistema de poleas que ocultaba a la desnuda, pero no sé si es verdad o leyenda.