jueves, 7 de abril de 2016

La corrala de Miguel Servet



La corrala de la calle Miguel Servet, con vuelta a la calle del Espino y a la de Mesón de Paredes es una de las más bellas y más antiguas de Madrid. Se construyó a finales del XVIII.
Consta de varios edificios con diferentes corredores que ocupan casi toda la manzana.


En los años setenta del siglo XX presentaba el lamentable aspecto que vemos en esta foto. Fue entonces cuando los propietarios intentaron derribarla para construir bloques de pisos. Los vecinos de la corrala se unieron y lograron evitar la demolición. Posteriormente, a primeros de los años ochenta, el Ayuntamiento la rehabilitó. 


El pintor Eduardo Vicente se inspiró en ella para hacer esta hermosa acuarela.


Cada casa de corredor tenía un solo aseo por cada planta. En el patio se mantiene una fuente de uso común.


Actualmente la corrala la habitan vecinos de diversas procedencias y nacionalidades.


La corrala es el testimonio de una vida en común, donde los vecinos se conocían y se trataban.
Es un modelo de vivienda netamente madrileño y un legado extraordinario de la arquitectura popular extendido por la península ibérica y por Iberoamérica.


 Fotos 1, 3, 4, 5 y 6: Carlos Osorio.




5 comentarios:

Campurriana dijo...

Me encantan las corralas. Es cierto que tienen un encanto especial. Debemos conservarlas.
Bueno post.

rasufoto dijo...

Esta es la mas conocida sé que hay mas por lavapiés pero deben ser interiores, por cierto también las hay en Aranjuez y Álcala de Henares.

Anónimo dijo...

Hola Carlos,

Sobre la corrala en C/ Miguel de Servet dices: "La corrala es el testimonio de una vida en común, donde los vecinos se conocían y se trataban"

Creo que es fundamental ser conscientes también de que, más allá de la romantización de un pasado - en muchas ocasiones no muy romántico que digamos -, las corralas son testimonio viviente de unas condiciones misérrimas de vivienda, de - como leí por ahí - ejemplos sangrantes de chabolismo vertical.

Soy el primero que se alegra de la conservación de las corralas, y cuando hago rutas por ahí intento ir a Tribulete 25 o Huerta del Bayo 5, y disfruto. Pero ya digo, no es sólo 'qué bien, que los vecinos convivían', sino también las condiciones de vida y habitabilidad. En la Asociación de Vecinos La Corrala me dieron un libro sobre planes de rehabilitación de Lavapiés - además de una charla de una hora sobre corralas e infravivienda - en el que hablan sobre las condiciones de estas construcciones. Incluyendo 797 edificios con infravivienda, lo que da más de 8.000 infraviviendas (menos de 25 metros cuadrados) sólo en el barrio de Lavapiés. Incluyendo muchas de 8, 9 y 10 metros cuadrados, menos que la habitación desde donde escribo, que en ocasiones albergaba a una familia completa. Datos que supongo que conoces, pero que merece la pena recordar en ocasiones...

Un saludo, y hasta pronto

Jaime Alonso

www.sineris.es
http://quebonitoescriticar.wordpress.com

el osorio dijo...

Hola, Campurriana. Rasufoto: sobre las corralas de Aranjuez escribí un post hace tiempo. Jaime, es interesante tu aportación. Evidentemente, hubo miseria en las corralas, pero también la hubo en las casas populares que no eran corralas. Prefiero guardar la imagen de la corrala como edificio estético y símbolo de unión.

Campurriana Campu dijo...

Sin duda, antes conocíamos la cara del vecino de al lado. Para bien y para mal.