sábado, 13 de agosto de 2016

Patatas fritas



Hagámosles un pequeño y sentido homenaje, ya que ellas son uno de los grandes inventos de la gastronomía universal.
La primera referencia a las patatas fritas procede de la América española del siglo XVII.
Son los franceses quienes se atribuyen la patata frita cortada en bastones, la que se sirve habitualmente en los restaurantes.
Y queda para los americanos del norte el invento de las patatas chips, también llamadas patatas fritas a la inglesa.
La tradición dice que en un restaurante del Estado de Nueva York, un cliente protestaba porque las patatas no eran suficientemente finas. El cocinero, George Crum, quiso tomarle el pelo al cliente protestón y probó a cortarlas tan finas que fuera imposible pincharlas con el tenedor. Para su sorpresa, el cliente se chupó los dedos, y Crum decidió incluirlas en la carta del restaurante.
Existen varias freidurías en Madrid que trabajan bastante bien el género, pero hoy nos vamos a fijar en estas patatas fabricadas artesanalmente en la Cervecería Santa Bárbara, en la plaza del mismo nombre. Doraditas y crujientes.

Foto. C. Osorio.