lunes, 18 de abril de 2011

La costa del Adoquín


Oí por la radio que por fin se había inaugurado la playa de Madrid-Río y para allá que me fuí, con la sombrilla, la toalla y la nevera portátil.
El problema es que la nueva playa es de adoquines, y para clavar la sombrilla tuve que pedir prestado un martillo neumático a los obreros que aún están rematando las obras. Abrí la nevera para zamparme la merienda y dos agentes me multaron por hacer botellón. Opté por darme un chapuzón y me tiré de cabeza, descalabrándome seriamente, pues la profundidad de nuestra nueva playa es de dos centímetros.
Me dije: ¡Pues vaya, chavalín!
¡Vaya playa! La llamaré la playa del adoquín.
¿Y no podían haber hecho una piscina normal y corriente?
Bueno, no voy a quejarme, que bastante ha costado la nueva playa.
Callaréme, no sea que espante al turismo de sol y adoquín.


Un poco más allá, junto al Puente de Segovia vi a las primeras bañistas de Madrid-Río disfrutando del césped, que dicho sea de paso, es bastante más cómodo que los adoquines.


La verdad es que lo más parecido a una playa que tenemos en el Manzanares es esta lengua de arena que hay junto al puente de Toledo. Pero no se puede acceder, porque al río no se permite bajar. Quede pues la verdadera playa para los patos.


Fotos: Carlos Osorio

5 comentarios:

El ángel de Olavide dijo...

Carlos
Pasa que no estamos acostumbrados a los lenguajes poéticos de nuestros poderes municipales. No entendemos las metáforas urbanas y calro, nos estrellamos contra las playas de adoquín, noes sentamos en bancos de granito que son frios en invierno y ardientes en verano y nos creemos que las plazas renovadas son plazas y ágoras cuando solo son pasillos comerciales...
y por eso nos descalabramos. Espero que en este caso tus descalabros también hayan sido metafóricos.

el osorio dijo...

Mis descalabros son más mentales que físicos. Sabia reflexión, Angel.

J. J. Guerra Esetena dijo...

Me quedo "de piedra" con este invento. No sabía lo de los adoquines. Si es que prometen demasiado en época electoral y, claro, luego no lo pueden cumplir.

Saludos, Jesús

Bob Fisher dijo...

Pues como bien dices, vaya playa.

Por otra parte, acceder al río, independientemente que esté prohibido, no es nada recomendable y menos aún darse un chapuzón en él.

Pues nada, seguimos los madrileños sin poder disfrutar de nuestro río como bien se mereciera. Cosas del progreso, la industria, las ciudades... en definitiva, la contaminación aunque, admito que, aunque tengamos que pagarlo, es agradable pasear por Madrid-rio, un buen proyecto.

Un saludo.

el osorio dijo...

Pues sí, Bob, es agradable darse un paseo por el río, claro que sí. Con sus más y sus menos es un nuevo lugar para dar paseos.