lunes, 4 de abril de 2011

Visita al palacio de Cibeles




Los madrileños podemos ir de visita al Palacio de Comunicaciones, ahora llamado de Cibeles, en la plaza del mismo nombre.
Pues sí señor, hay que visitarlo, no en vano nos hemos gastado un par de cientos de millones de euros en su reforma, como para encima no disfrutarlo.
La verdad es que la fascinante arquitectura de Antonio Palacios deslumbra al paseante como no logran deslumbrarlo la mayoría de los edificios de nuestra época.


Se puede subir a la torre para ver las vistas, aunque lo más espectacular es el palacio en sí mismo.

La sala de exposiciones resulta un tanto fría y gris, y la muestra con que se inaugura "Habitantes y paseantes" decepciona por ser más del ámbito de las ocurrencias pretendidamente ingeniosas que del verdadero arte. Esperemos que no sea esta la tónica a seguir en estas salas.


Un rincón muy logrado, en cambio, es la sala de lectura de prensa que hay junto al vestíbulo.


Fotos: Carlos Osorio.

8 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

Pues nada, hay que ir a verlo. Nos dejaremos deslumbrar ante el arte de Palacios. Y bien merece la pena, a juzgar por tus magníficas fotos.

Un abrazo, Jesús

Mercedes dijo...

Me ha parecido una idea estupenda lo de que haya libros (algunos muy buenos) sobre Madrid en esa salita de estar. Y también conexión a internet en los antiguos mostradores, no deja de ser algo útil, se puede uno ir un rato allí a "trabajar" :-)
Y por supuesto de acuerdo en que el edificio es espectacular.

Matilde dijo...

A mí me apabulló la vista desde la azotea. Hasta la Cibeles es otra cosa.

Después los azulejos. Tuve que buscarlos. Una de las escaleras tiene prohibido el acceso, pero la otra puede recorrerse casi por completo, andando o en ascensor. Preciosos.

El auditorium es magnífico. He visto varios y salas de reuniones del mismo estilo, pero no con esos lienzos de madera, ni todos los asientos de piel, el detalle de la climatización...

Los ventanales a la plaza de la Cibeles con buena lectura, un lujo; las pasarelas translucidas; toda la iluminación...

Lo que no hay que hacer es acordarse de lo que ha costado la obra y la financiación.

Don Bernardino dijo...

Carlos, como ya te he comentado en alguna ocasión (aunque no creo que lo recuerdes), yo soy un madrileño 'en el exilio' y la verdad es que ya no vuelvo con demasiada frecuencia. Antes del 27 de julio casi seguro que no lo haré, ¿después de esa fecha no habrá posibilidad de visitar el palacio?

Artime dijo...

¿No se visita el despacho de gallardon y la terracita donde cena con sus amiguetes los menus que le traen de Viridiana?

el osorio dijo...

Hola, Jesús y Mercedes! Buena descripción, Matilde. No lo sé, Bernardino: lo ideal sería que fuese vistable, pro me temo que será restringido. Artime, no dudo que si se lo pides el alcalde te invita a comer su "rancho" de Viridiana, a él le encanta todo lo que sea socializar :-)
Ojalá que este gran edificio sirva como lugar de encuentro para los madrileños, y no tanto un nuevo sitio para espectadores pasivos, que es lo que me temo va a ser tras la época de puertas abiertas.

Matilde dijo...

Supongo que será una parada más en el Paseo del Arte. Lo que no creo es que siga siendo gratuito.

nosequé dijo...

Merece la pena, visitarlo. Lo hice el sábado y me acorde de hace 35 años cuando íbamos a certificar las cartas urgentes, había unas filas horribles.
Lo que más me ha gustado es la luz.
Estos espacios abiertos son espectaculares por su color. La pasarela con ese suelo de ¿cristal?, no sé como se llaman, me parecido muy interesante.
Volveré con más tiempo. Para seguir disfrutando de otro trocito de Madrid.