jueves, 17 de mayo de 2012

Burrolandia, 2


En Burrolandia recogen burros y otros animales enfermos o abandonados y les cuidan con la ayuda de los visitantes. Esta yegua fue encontrada herida de gravedad. Unos desgraciados le habían rajado la barriga y tenía las tripas fuera. Hoy está muy atendida, especialmente por esta niña que le lleva cariño y comida casi todas las semanas.


El paseante se queda asombrado al ver un burro que tiene la columna vertebral completamente doblada. Sus antiguos dueños  lo habían cargado con demasiado peso.


Aquí llevan una vida tranquila y agradable. 
También se acercan por Burrolandia grupos de niños con discapacidad síquica. Sus terapeutas han comprobado que mejoran bastante en contacto con estos simpáticos animales.


Fotos: Carlos Osorio
 

2 comentarios:

Doña Umé dijo...

Qué bonitas y qué tiernas son tus fotos de los borriquillos.
¡Pobres animales!
Mala me pongo, de ver tanta salvajada con seres tan indefensos.
Gracias por contarlo.

Un besito, Carlos.

el osorio dijo...

Un beso, Umé.