viernes, 24 de octubre de 2014

Recuperar la vida de barrio




Que los barrios tengan vida propia, que los vecinos nos conozcamos y hablemos.
Favorecer el pequeño comercio que da vida a las calles.
 Recuperar las fiestas populares.
 Mantener cines y espacios para la cultura, que los centros culturales municipales se conviertan en centros de encuentro, convivencia y creatividad.
Cerrar algunas calles los domingos para que los niños salgan a jugar.
Bajarse la silla a la calle.
Establecer lugares para el ocio compartido: patinar, leer, jugar al ajedrez.
Organizar conciertos y bailes en las plazas.


Foto 1: Martín Gallego
Foto 2: La Vanguardia

11 comentarios:

Matilde dijo...

Que así sea

David Rabadán dijo...

Si este tipo de ocio se va perdiendo es porque gran parte de la población prefiere pasear a sus hijos por un centro comercial. Los barrios simplemente se adaptan a lo que piden.

el osorio dijo...

Bueno, David, tal vez sería cosa de ampliar la oferta de ocio y convivencia. Si solo hay centros comerciales, es lógico que la gente pasee por ellos, pero si además hay vida social y cultural, si tuviéramos una ciudad habitable y agradable, el centro comercial ya no sería la única alternativa.

Campurriana dijo...

Que los de por ahí arriba te escuchen.
Una que no soporta los centros comerciales (aunque a veces va por la comodidad que habita dentro de lo incómodo).

David Rabadán dijo...

Desde luego con una oferta más amplia se podría modificar esa tendencia, y de verdad espero que la tendencia cambie. Pero por ejemplo cuando hace poco muchas bibliotecas dejaron de estar abiertas los fines de semana, no vi se dio demasiada importancia, cosa que para mi es bastante indecente. No me quiero ni imaginar los que habría pasado si se considerara cerrar los centros comerciales los días festivos. Tal como se están concibiendo las nuevas extensiones de la ciudad parece que la tendencia es hacia uno gran centro de ocio que aglutina muchos usos (muy pocos culturales) con bastante dependencia del coche; y viendo como van las cosas, yo cruzo los dedos porque estos centros empiecen a alojar otro tipo de usos más relacionados con una oferta cultural como la que se menciona en el artículo... Dios, que tostón estoy soltando.

David Rabadán dijo...

Lo que quería decir en mi anterior comentario en breves palabras es que suscribo el deseo de volver a la vida en el barrio, pero me parece muy poco probable que se vaya a volver a esa situación.

Por cierto, magnífico blog.

el osorio dijo...

Es interesante lo que planteas, David. Me parece irresponsable volver a cerrar las bibliotecas los fines de semana. Sobre el ocio en el centro comercial, si sigue la tendencia, habría que estudiar por parte de los responsables públicos el acercamiento de las actividades culturales y de sociabilidad a estos lugares, dejando a un lado esa creencia absurda de que la iniciativa privada lo resuelve todo.

Manuel dijo...

Recuperar el barrio, buena pregunta, pero como?, si solo quedamos viejos, si la globalización ha hecho de los barrios unas ONUS pequeñitas, donde solo nos conocemos los antiguos y empezamos a conocer a los nuevos que se quieren integrar, pero nada mas, es como los arboles, que se caen, porque las raíces son viejas, están podridas y no hay sabia nueva que tire del árbol para arriba.

el osorio dijo...

Se puede, Manuel, aunque nos lo hayan puesto difícil con una reconversión de la ciudad en un proyecto meramente inmobiliario y aislacionista. Se puede con la integración de todos los de siempre y los recién llegados.

Nata Ruiz-Poveda dijo...

Totalmente de acuerdo, ¡amén! por cierto, me encanta tu blog.

Abrazos

el osorio dijo...

Gracias, Nata, saludos!