sábado, 27 de junio de 2015

Combatir el calor con una rodaja de pepino



Vivimos tiempos de excesivo culto a las teconologías y se nos van olvidando los remedios naturales usados desde hace siglos.
¿Te agobia el calor y quieres refrescarte rápidamente?
Coge un pepino, corta una rodaja fina, de unos tres milímetros de grosor, y colócala en mitad de la frente. No se cae; el pepino es adherente por sí mismo. Inmediatamente sientes un frescor por todo el cuerpo, porque en esa zona de la frente se concentran muchas terminaciones nerviosas. Si el pepino lo has sacado de la nevera, más que frescor lo que sentirás será auténtico frío. La sensación dura una media hora, a veces menos y a veces mucho más. Este sistema lo usaban especialmente las mujeres en las zonas más cálidas del sur y del oeste de España.
Y ya que has empezado a cortar el pepino, no pares. Puedes usarlo para mejorar cualquier afección de la piel, o tomarlo en ensalada con aceite de oliva y sal, es un poderoso depurativo y desintoxicante.