miércoles, 30 de diciembre de 2009

El deterioro de la Gran Via


Al cumplirse los cien años de la creación de la Gran Via, quiero denunciar públicamente el deterioro de esta importante calle de Madrid.
Está bien celebrar el centenario proyectando luces sobre los edificios, pero esas mismas luces deberían enfocar, de paso, lo que sucede abajo, en la via pública, donde hay muchos problemas sin solucionar.


Por una Gran Via mejor


Principales problemas y deficiencias en la Gran Vía:

1-Exceso de tráfico: Más de 50.000 vehículos atraviesan a diario la Gran Via.

2-Ruido: El ruido producido por el tráfico es tan elevado que impide hasta la normal conversación en la calle.

3-Contaminación: Además del perjuicio para la salud, el humo ensucia y estropea el patrimonio arquitectónico.

4-Delincuencia: Carteristas, descuideros.

5-Tráfico de drogas: Instalado en calles aledañas a la Gran Via, especialmente en la zona Desengaño-Luna.

6-Problemas derivados del ejercicio de la prostitución: Especialmente en la zona Montera-Desengaño.

7-Personas sin techo: Acampan en portales y zonas en obras.

8-Cierre de los cines históricos, con la consiguiente pérdida de patrimonio cultural.

9-Ocupación de las aceras: en algunos puntos se constata un nivel excesivo de aparcamiento de motos.

10-Arbolado deficiente: los arbolitos de la especie aligustre inician la cruz del ramaje a una altura media de 180 centímetros impidiendo el paso bajo su copa y no sirviendo para dar sombra dada su baja altura.

11-Desaparición de comercios históricos de calidad y sustitución por comercio basura y tiendas de baratillo. Conversión de cafeterías de calidad en lugares anodinos de comida y bebida rápida.

12-Invasión de lonas publicitarias en fachadas afeando el entorno. Pintadas, carteles y pegatinas por todas partes. Desaparición de elementos ornamentales originales en fachadas y tejados de edificios protegidos.









































































fotos: C. osorio

12 comentarios:

Miguel dijo...

Perfecta recopilación. Paso casi a daiari por allí, y lo que has puesto es lo que hay. Y aún te has quedado corto.

Saludos Carlos, y feliz 2010.

Mercedes dijo...

Enhorabuena por el reportaje, Carlos, ilustra perfectamente lo que está ocurriendo en la Gran Vía, y otras calles de la ciudad. Me sumo a tu denuncia.

mcarmen dijo...

No puedo estar más de acuerdo, Carlos. La progresiva degradación de la Gran Vía parece pasar desapercibida para quienes deberían velar precisamente para que esto no ocurra.
Me uno a tu denuncia.

Bélok dijo...

Firmo en tu denuncia...

alvaro dijo...

Cuando lleges a madrid, chulona mia,
voy hacerte emperatriz de lavapiés,
y a joderte con pintadas la Gran Via.
A que pega.

Anónimo dijo...

Querido Carlos: Está muy bien denunciar el trasfondo de degradación que tiene la Gran Vía, porque el año que viene se cumplirá su centenario y todo será maquillaje y triunfalismo. Nos hartaremos de oir lo bonita que es y lo bien que la han dejado (por eso hay tantas lonas: de los lavados de cara), pero llegará 2011 y los problemas seguirán ahí, porque exceden al propio ámbito de esta avenida pero en parte provienen del origen de la calle, cuando se abrió una herida en el casco histórico que nunca llegó a cicatrizar, creando focos de degradación en todas sus traseras, llenas de rincones y callejones estrechos, casas oscuras y patios mal ventilados. La especulación y colmatación excesivas y el descontrol urbanístico y estético, fueron convirtiendo lo que quiso ser una calle de lujo en un abigarrado zoco de pensiones baratas, academias de luz espectral, oficinas polvorientas y locales con sótanos enrarecidos. Ahora los hoteles están ocupando ávidamente los edificios, y es quizá el mejor uso que se les podía dar, pero se perdieron casi todos los cines y las mejores tiendas, sustituidas por franquicias de grandes cadenas multinacionales. La Gran Vía es una aristócrata encanallada, dada a la vida irregular, pero que conserva un encanto literario que todavía seduce. ¿Y qué soluciones tiene?. Porque todas son difíciles y arriesgadas. Quitar el tráfico que le dio origen, le quita parte de su sentido y lo mismo se vuelve en contra. ¿Quién se imagina una Gran Vía en silencio con flores y pajaritos?. Controlar ese cúmulo de negocios y propiedades privadas es una tarea también difícil. Pero se podría recuperar la categoría de las arquitecturas mutiladas y de los cines y locales ultrajados, y tratar de controlar el tráfico privado evitando que sea de paso. Quizá volviendo a su momento de esplendor, entre los años treinta y cincuenta, a esos años escindidos por la Guerra Civil, se podría intentar recuperar su espíritu cosmopolita de gran salón urbano. ¿Quién sabe?. La Gran Via está pidiendo a gritos una nueva zarzuela con música electrónica, pero en clave dramática, que pueda empezar con el símbolo del Ave Fénix, que hace un siglo encabezó su arranque junto a la calle de Alcala.

Saludos

Vicente Patón

el osorio dijo...

Gracias a todos por vuestras opiniones. Quiero decir que es todo un honor para este blog contar con la opinión del gran arquitecto Vicente Patón, uno de los madrileños que más ha hecho por la difusión y la conservación de nuestro patrimonio arquitectónico.

Anónimo dijo...

Pregunta - ¿por que no se prohibe la venta de pintura en espray? imagino que los talleres de chapa y pintura usan otro tipo... Alternativamente se le podia poner un gravamen en cada venta que sufragara la limpieza del grafitti.

Oscar A. dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el artículo publicado y con todas las opiniones.
La Gran Vía no es ni la sombra de lo que fue ni de lo que podría ser si se tomaran las medidas oportunas.
Es lamentable el estado lamentable en el que se encuentra muchas fachadas, principalmente por los escaparates de muchas tiendas que han tapado o destrozado los elementos originales.
Y que decir de muchos de los portales que han quedado reducidos a entradas y pasillos minusculo que hacen que de un edificio de lujo se pase a autenticos edificios cutres y desangelados.
Habria mucho que hacer para colocar a la Gran Vía donde se merece pero valdria la pena intentarlo.

Anónimo dijo...

muy bonitos todos los comentarios, pero si cerraron los Avenida era porque la gente no iba?cuántas pelis os descargaís de internet? cuánta gente consume prostitución?quién le da techo al hombre que vive a 5 metros del cine Capitol?nunca habeís pasado en coche por la Gran Vía simplemente por pasar?cuántas veces compras al año en Loewe?y ojo, que no estoy criticando ni una postura ni otra, pero la Gran Vía es como es, y evoluciona según nosotros evolucionamos....tal vez deberías cambiar nuestro hábitos para que la Gran Vía cambiara con ellos...
un saludo.

Yasmina

carmen dijo...

Excelente entrada, Carlos, te felicito. Un saludo, carmen

amparo dijo...

Hola,
estoy de acuerdo con el comentario anónimo. Si se queda en una reforma de urbanismo se quedará pelado. La alternativa la dan las personas con su vida diaria y no es llenarla de turistas sino de gente creativa y de barrio.