martes, 30 de noviembre de 2010

La Casa de Tócame Roque

¿Dónde estaba?
Esta famosa casa madrileña estuvo situada durante el siglo XVIII y la primera mitad del XIX en la esquina de las calles Barquillo y Belén, tapando la salida de ambas vias hacia Fernando VI.
Al parecer era una corrala con varios patios y muchas viviendas, y vivían allí varios chisperos (herreros) que trabajaban el hierro en los patios.

¿Cómo era?
 Esta primera imagen pertenece a un cuadro titulado "La Casa de Tócame Roque" pintado por mi tatarabuelo: Manuel García "Hispaleto".

¿Por qué se llamó así?
Dice la tradición que estos vecinos se amotinaron y decidieron dejar de pagar el alquiler a los caseros, no permitiéndoles la entrada en el lugar.
Se cuenta que la casa fue heredada por dos hermanos, Juan y Roque, que no se pusieron de acuerdo en nada. Ambos discutían pretendiendo que la herencia les correspondía por entero. Así, Juan le decía a Roque: "Tócame, Roque". y Roque contestaba: "La casa tócame a mí, Juan". Y como la disputa duró años, la casa se quedó con ese nombre: Tócame Roque.
Ramón de la Cruz le dedicó a esta bullanguera vivienda uno de sus populares sainetes: "La Petra y la Juana o el buen casero".
En 1849 el Ayuntamiento ordenó su derribo para destaponar la calle Barquillo y comunicarla con la perpendicular Fernando VI. Las ochenta familias que todavía quedaron en la casa tras la orden de desalojo, impidieron que la casa se derribase durante más de un año de batallas con la municipalidad, hasta que se consumó el desahucio.
Todos estos follones quedaron en el imaginario madrileño, y así, cuando alguien quería encontrar una comparación para hablar de una casa en la que había mucho jaleo y muchas disputas, decía: Esto parece la casa de Tócame Roque.

Foto: Carlos Osorio.

5 comentarios:

marta dijo...

¡¡que curioso!!
no pensé nunca que esa casa había existido.
me ha gustado

pilar dijo...

cuantas curiosidades guardan las calles de madrid, gracias por revelarnos estos secretos tan interesantes.

Anónimo dijo...

Conocía la placa y la historia de la casa, en una versión menos light, pero no el sainete ni el cuadro. ¿Es de colección privada o de acceso al público? Para nada la había puesto ese aspecto ni pensé que fuera tan grande.
En la calle Barquillo, cada vez con más prestigio, acaban de inaugurar una tienda con una fachada tan poco madrileña, bicicleta incluida, que sólo con la fotografía nadie la situaría y muy cerca una cafetería con un escaparate, que luce cesta antigua de la merienda, muy conseguido y la pastelería Pomme Sucre, en la acera de enfrente jugando a francesa aunque el artista es un prestigioso cocinero asturiano, creo, tan refinada, cálida y exquisita. Si se sigue (o se llega) hacia/desde Alcalá ojito con la esquina con Almirante. Hay un espacio considerable entre dos placas que alguien tapó con porexpan y cinta adhesiva. El porexpan se partió por la mitad y se veía bastante peligroso. A principios de semana aún estaba así.
También casi a la vuelta de la esquina “Casa Postal”, Libertad 37, que tan bien conocerás.
Lo comento por si alguien quiere aprovechar el viaje. Me encanta que mis rutas o paseos cundan mucho.

Matilde

el osorio dijo...

Gracias, Pilar y Marta. Matilde, el cuadro de Hispaleto no sé dónde está actualmente. El museo del Prado tiene ocho cuadros de él que se podían ver en el Casón del Buen Retiro, pero desde la "ampliación" del Prado, la mayoría de los fondos del XIX ya no se muestran al público.

Anónimo dijo...

Muy curioso, enhorabuena por el blog, adelante con tu pasión y cariño por nuestra ciudad.