sábado, 19 de febrero de 2011

De la música y del ruido


Da gusto cuando te encuentras en la calle a un grupo que toca música sabiendo lo que hace. El paseo se vuelve una delicia y la calle se llena de sentimientos. Otra cosa es cuando alguien disfraza la mendicidad de música tocando la flauta de bartolo con un agujero solo. No es lo mismo un músico formado que alguien que hace sonar un instrumento. Por eso pienso que debe permitirse la música en determinados lugares y con un horario razonable.  Creo que no sería mala idea reglamentar la música callejera, dando permisos a los que saben tocar y no dándoselos a los ruidosos contumaces. Lo mismo pasa con la pintura de calle. No es lo mismo el mural artístico o el grafiti de calidad que las pintadas, firmas y garabatos con que los gamberros ensucian las fachadas.
En cuanto a la música, echo de menos los tiempos en que en Madrid florecían los grupos, había locales de ensayo y teníamos decenas de salas donde escuchar música en directo. Las normativas persecutorias del Ayuntamiento han barrido buena parte de las salas. La ciudad creativa que fue Madrid se va volviendo ciudad espectadora, pasiva y adocenada.

Foto: Carlos Osorio.







Foto: Carlos Osorio.

4 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Cuando vas por una calle y escuchas una música bien interpretada, te detienes, contemplas al músico y disfrutas de su arte. Luego le das algo de dinero porque se lo merece , porque es un gusto oír su melodía encubriendo los ruidos molestos que tanto proliferan en nuestras calles. Ahora, si es un farsante, mejor no darle nada para que no nos siga atormentando.

el osorio dijo...

Eso hago yo también, Cecilia.

Matilde dijo...

¿Y la gente que cantaba a todas horas? Mientras se hacía la limpieza del hogar, en los andamios, en cualquier reunión familiar, en los bares...

el osorio dijo...

Yo también lo echo de menos, Matilde. ¡gallo que no canta...!