miércoles, 6 de julio de 2011

Casa Lucio


El abulense Lucio Blázquez se inció en la hostelería con 12 años, trabajando en un viejo mesón de la Cava Baja: el Mesón del Segoviano. La dueña, doña Petra, le cuidó como a un hijo y le enseñó el oficio. En 1974 consiguió montar su propio restaurante en un local cercano.

Hoy Casa Lucio es un conocido figón madrileño que frecuentan a veces los famosos. Su cocina mezcla lo vasco y lo madrileño, y tienen aceptación sus callos, el cocido, el zancarrón de merluza o la ternera. Pero el plato más solicitado son los huevos estrellados, o huevos rotos con patatas fritas. A mi me suelen gustar más los huevos fritos enteros, sin romper, y con puntillita churruscada, pero rotos también están buenos y las patatas están bien fritas, que es algo que pocos restaurantes saben hacer en Madrid.

En la misma calle han montado una sencilla taberna: Los Huevos de Lucio, que sale mejor de precio para quien prefiera una cena sencilla centrada en los huevos y alguna cosilla más.


Fotos: Carlos Osorio.

7 comentarios:

Miguel Ángel de Móstoles dijo...

A mi me invitaron una vez a comer en Lucio. Los "Huevos Estrellados" me parecieron un timo; eso sí, comí un cacho carne buenísimo, de lo mejor que he comido en mi vida.

Menos mal que iba invitado, yo no puedo permitirme esos sablazos, JAAAAAAAA.

josamez dijo...

Hola! Soy Jose Casado de FOTOBLOG-MADRID. No conozco el sitio nuevo, pero al antiguo antes iba a menudo, por trabajar cerca. Era una gozada el pollo asado con la sidra.
Un saludo.

J. J. Guerra Esetena dijo...

Pues digan lo que digan, los huevos de Lucio son superiores!!!

Don Bernardino dijo...

Por curiosidad, Osorio, ¿cuánto cuestan los famosos huevos rotos de Lucio?

el osorio dijo...

Gracias por vuestras aportaciones. No me acuerdo muy bien, Bernardino. La última vez estuve en la taberna nueva: los huevos de Lucio, justo enfrente, y allí sale más a cuenta que en el restaurante. Creo recordar que los huevos rotos, la bebida y un postrecillo me debieron de salir en torno a los 20 euros.

Monkini dijo...

Un clasico con lo bueno y malo que va con ello. Amigos extranjeros me dicen que los suben al comedor de arriba. Mi experiencia es de comida rica, buen servicio, de una cocina tradicional que se puede encontrar en bastantes sitios a precios mas populares. Para huevos el hermano menor de en frente es una solucion razonable.

Andres dijo...

Sorprendido por los huevos rotos que me tomé en "Las Fatigas del Querer". 5 eurillos y todo riquísimo. Vuelvo.