martes, 5 de julio de 2011

Nuevo mercado de San Antón


El nuevo Mercado de San Antón, en el corazón del barrio de Chueca, calle de Augusto Figueroa nº 24, ya está funcionando a pleno pulmón. El exterior es tan sobrio que resulta excesivamente frío, a pesar de que han elegido un ladrillo y un azulejo bastante aceptables.


El diseño interior es excelente. Aquí vemos una frutería que tiene un pequeño jardín vertical.


Este techo transmite una sensación alegre gracias a unos rulos de colores, los mismos que usan los niños para nadar.


El interior es diáfano, luminoso y grato al paseante.


En la azotea, una terraza estupenda, donde al caer la tarde se congrega numeroso público.

En resumen, un lugar que vale la pena visitar. Eso sí, echo de menos más puestos de los de toda la vida, porque esa es la base de la competencia y es lo que garantiza unos mejores precios para los que no andan sobrados.
Los arquitectos del grupo Qué han resuelto mejor el interior que el exterior, pero sin duda este mercado va a tener muchos visitantes.

5 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

Completamente de acuerdo, todo lo no han conseguido en el exterior, se compensa con creces en el interior.

Un abrazo, Jesús

Cecilia dijo...

Yo pasé una tarde y vi los precios de las cerezas, me di un paseo y no compré nada. Por fuera me parece una pieza desencajada en un barrio con suficiente personalidad. Lamento ser poco moderna, pero no me gusta.

el osorio dijo...

Cierto, Jesús. No lamentes el no ser muy moderna, Cecilia, pues la modernidad a menudo encubre una gran estafa. Yo en principio lo ví desencajado, pero poco a poco he visto cosas positivas, porque aunque hay algunos puestos un tanto caros, otros como la pescadería tienen precios normales. En todo caso lo veo como un nuevo centro de encuentro y charla para los vecinos y visitantes.

Matilde dijo...

Lo de la frutería no es un jardín, es un huerto con lechugas, hierbas aromáticas y cuando toca fresas y tomatitos.
Para encontrarse con los vecinos no es necesario tantísimo.
Los precios de la pescadería y todos en general han bajado.Tuvo
más precios rondando los 100 el kilo que por debajo de 20, p.e.
El resturante está siempre abarrotado, incluso con reserva.
Para mí, dió en el clavo una amiga que dijo "es que no es un mercado" y es verdad, no es un mercado. Lo fué, un buen mercado con buenísimos puestos, recuerdo sobre todo la carnicería Valentín.
Incluso a media mañana no se ve a nadie con carrito o bolsa de la compra.
A pesar de todo me gusta. Desde la segunda planta puede verse la calle de Augusto Figueroa. Antes era todo cerrado, ahora es muy abierto. Inlcuso cuenta con sala de proyecciones. Todo el material de construcción de primera.

el osorio dijo...

Gracias por tu comentario que describe muy bien el mercado. La verdad es que las actuaciones en los mercados tradicionales tienen luces y sombras, pero también hay que ver lo positivo. Yo, desde luego, prefiero los puestos tradicionales a las "delicatessen", que me parecen una cosa más turística que alimenticia. Siempre que puedo voy al mercado, porque en los supermercados y grandes superficies hay una calidad discutible, aparte del stress que producen y de que el dinerillo que sueltas va a engrosar las arcas de algún financiero de un lejano país.