domingo, 8 de enero de 2012

la amorosa manta

Mmmm! qué agradable envolverse en una manta de buena lana de oveja de nuestra tierra. Pues sí, quería hacerle un pequeño homenaje a la manta, que me sigue pareciendo uno de los placeres del invierno madrileño. Hoy nos hemos acostumbrado al edredón y nos parece lo más natural despertarnos sudando como pollos en el horno. Es verdad que hay algunos edredones de plumón de ganso que tienen bastante calidad y transpiran medianamente, pero los edredones que compra todo el mundo en las grandes superficies (casi todos de fibra o de pluma de gallina) no transpiran lo más mínimo. la manta en cambio regula la temperatura y se adapta mejor a los inviernos de nuestra ciudad, que no son excesivamente fríos y menos desde el cambio climático. No vamos a negar que es más cómodo hacerse la cama con la funda nórdica de marras, pero oye, yo no me siento nórdico, yo sigo prefiriendo los magos de oriente a papá noel, y me gusta más la amante manta que el edredón.

12 comentarios:

Dinopas dijo...

Más razón que un santo, oiga.

Felicidades y próspero año nuevo

el osorio dijo...

Igualmente, Dinopas!

nieves dijo...

hummm que gustito de manta... feliz y cálido año con muchas tardes de mantita y libro!!

el osorio dijo...

Feliz año Nieves, buena idea!

David del Bass dijo...

Esta muy bien el blog, no lo conocia hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!

Campurriana dijo...

No sabes cómo te entiendo. Soy, literalmente, una mujer pegada a una mantita.
:)

Don Bernardino dijo...

Lo cierto es que mantas hechas con lana de oveja de verdad son tan raras como los edredones de plumón de ganso, hace muchos años que son casi todas de fibras artificiales. Y si se encuentran naturales, son prohibitivas.

Gliphe dijo...

Jajaj,gran invento sí. El gusto que da cobijarse bajo una manta intentando que ni un centímetro de tu cuerpo roce el frío que hay fuera de ese acogedor espacio creado entre la manta y tu piel.

el osorio dijo...

Saludos, David, bienvenido. Pues sí, Campurriana, divina manta! Tiene usted razón, don Bernardino, hay por ahí mucha manta acrílica y cuesta trabajo encontrar una de pura lana, pero vale la pena.Pues sí, Gliphe, y conste quellevo tiempo intentando que este blog transmita calorcito.

Angela CM dijo...

Carlos, donde hay una buena manta zamorana... sobra todo.

Un saludo

JCF dijo...

Opino lo mismo, pero dónde se consiguen hoy mantas de batán?

el osorio dijo...

No te sé decir, yo he heredado una buena manta, pero no sé ahora mismo donde las hay. Creo que alguien debería animarse a fabricar mantas ecológicas.Somos unos cuantos los interesados.