jueves, 22 de noviembre de 2012

La calle del Olmo


En el antiguo Madrid las calles tenían a menudo nombres de árboles, arroyos, u otras referencias geográficas y naturalistas.
Esta calle del barrio de Lavapiés recuerda a un viejo olmo que existió hasta fines del XVIII.
El olmo, también llamado negrillo o negral,  fue uno de los árboles más abundantes en Madrid hasta que la grafiosis se llevó por delante la mayoría de los existentes.
En este lugar se batieron en duelo en el siglo XVI cuatro caballeros que mantenían una disputa por la propiedad del hospital de Atocha.
En el nº 4 está lo que queda del palacio del marqués de Molíns, donde este aristócrata, llamado Mariano Roca de Togores, organizaba interesantes tertulias literarias.
En los años ochenta, algún edil con sensibilidad decidió que los árboles que aquí se iban a plantar fueran precisamente olmos.

Foto: Carlos Osorio

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Hola Carlos, es muy bonito todo lo que cuentas sobre esta calle. No sabía que allí estuvo (y que algo queda) el Palacio del marqués de Molins... iré a dar un peseo por allí.

el osorio dijo...

Saludos, Mercedes! Un abrazo.