viernes, 12 de abril de 2013

Benlliure en las calles de Madrid




La exposición conmemorativa de Mariano Benlliure tiene una continuidad necesaria y un escenario principal en las calles madrileñas. 
Caminando por Madrid podemos contemplar las mejores obras de este gran escultor valenciano-madrileño.
La más conocida, la estatua ecuestre de Alfonso XII, relizada en 1901 para coronar el monumento del estanque del Retiro. El rey, que quería ser recordado como un pacificador, dirige su espada hacia abajo,  advirtiendo a las tropas que el combate ha terminado.


Muy cerca de la anterior se halla la estatua del General Martínez Campos.
Tan extraordinaria como la de Alfonso XII (son dos de las mejores estatuas ecuestres universales) representa al militar en lo alto de una peña contemplando a sus tropas. El suave viento se percibe en las vestiduras y en las crines de un caballo que no tiene la cabeza erguida, como en la mayoría de las esculturas , sino que la ladea, en un gesto muy habitual en los equinos.


La genialidad de Goya queda reflejada en este magnífico retrato existente junto al Museo del Prado.


Benlliure realizó uno de los grupos escultóricos que coronan el edificio Metrópolis:
Se titula: "La familia, la protección contra el fuego y la ayuda al mundo laboral" y es de 1911.


La escultura del valiente marino Álvaro de Bazán preside la Plaza de la Villa.


Sin duda una de sus obras más apasionadas es la del Teniente Ruiz, de 1891, en la Plaza del Rey.


Uno de los conjuntos escultóricos más ambiciosos es el que homenajea a Emilio Castelar, en la plaza del mismo nombre. Entre las alegorías, destacan las tres figuras femeninas que representan la libertad, la igualdad y la fraternidad.


Exquisita es la figura de la reina María Cristina, junto al Casón del Buen Retiro, con un detenido estudio del vestuario y un pedestal como hay pocos.


El busto del periodista Miguel Moya protege bajo sus hombros a un reportero y un linotipista, grupo que se halla junto a la Rosaleda del Retiro.


Los mausoleos de José Canalejas, Eduardo dato y, especialmente el de Sagasta, merecen sin duda la visita al panteón de Hombres Ilustres, junto a la basílica de Atocha.


Pero la obra del genio no se agota con esta muestra, hay muchas más esculturas suyas en nuestra ciudad.
Aquí tienes un mapa de sus principales obras.
Hemos tenido la suerte de tener en Madrid al último gran maestro de la escultura española del XIX.
Vale la pena conocer y apreciar su legado.


Fuentes y más datos en:
Otras fotos: Urbanity.es





2 comentarios:

Dinopas dijo...

Hablando de obra profana, pero en imaginería religiosa también realizó unas cuantas, al menos en Cartagena, procesionan varias de sus obras.

el osorio dijo...

Extraordinarias tallas, por cierto. Gracias, Dinopas.