jueves, 2 de mayo de 2013

Juan Malasaña




Juan Malasaña fue uno de los héroes populares que se enfrentaron al ejército invasor de Napoleón el 2 de Mayo de 1808.
El y un centenar de vecinos, unidos a los militares Daoiz, Velarde y Ruiz resistieron durante unas horas al poderoso ejército napoleónico en el parque de artillería de Monteleón.
Juan era hijo de un francés inmigrante en Madrid, a pesar de ello, su indignación con el comportamiento de los invasores le hizo sumarse a la revuelta del pueblo de Madrid.


Juan nació en la villa de Vallecas, según consta en su acta de nacimiento:

"En la Yglesia Parroquial del Sr. San Pedro Advincula de este lugar de Vallecas, a once días del mes de febrero del año de mil setecientos cincuenta y nueve: Yo, Don Miguel Rodríguez, Cura economo de dicha Iglesia, baptizé solemnemente a un niño que nació el día ocho de este presente mes y año de la fecha, hijo de Francisco Malasaña, natural de Mialet, en Francia, Obispado de Clarmont, y de Bernarda Pérez, natural de este de Vallecas, legítimamente casados, y vecinos de este lugar, púsele por nombre Juan de Mata, fué su padrino Antonio Sasatra. Vecino de este dicho lugar, avisele el parentesco espiritual y más obligaciones y lo firmé.

Dn. Miguel Rodríguez."

Vallecas tenía una nutrida colonia de franceses que se dedicaban sobre todo a fabricar el buen pan que se comía por entonces en Madrid. Sus padres fueron panaderos.
Juan malasaña se casó en la iglesia de San Martín con una vecina de Madrid, Marcela Oñoro y tuvo al menos una hija: Manuela Malasaña Oñoro.

Grabado de época sobre el 2 de Mayo

No sabemos gran cosa sobre nuestro héroe, debido a las carencias que tenemos en la historiografía madrileña, carencias que poco preocupan a quienes podrían otorgar los medios para remediarlas.
Su apellido Malasaña es una españolización del apellido francés Malesange. 
Seguramente fue panadero como sus mayores.
Vivió en la calle de San Andrés, junto a la actual plaza del 2 de Mayo, en torno al número 24 actual de esta calle.
Muy cerquita de su casa, en la esquina de Divino pastor había una panadería regentada por franceses, por lo que tengo la sospecha de que Jean Malesange podría tener algo que ver con estos tahoneros.

Lo que sí sabemos es que combatió en el parque de Monteleón (actual plaza del Dos de Mayo) y que probablemente murió allí luchando con valentía.

El Dos de Mayo. Cuadro de Sorolla

En agradecimiento a su entrega, Madrid le dedicó una calle, la calle Juan Malasaña, que hoy se llama Manuela Malasaña.
Con el tiempo, las gentes se fueron olvidando de Juan y ganó importancia el mito de su hija Manolita, un mito revestido de leyenda, y los madrileños pidieron que la calle pasase a ser de Manuela.


Manolita murió también el dos de Mayo, a los 17 años. El mito quiere que ella estuviese combatiendo junto a su padre, pero no hay datos que lo corroboren. Probablemente fue una víctima colateral. Ella habría estado encerrada en su taller de costura y al salir fue interceptada por unos soldados. Como estaba prohibido llevar objetos punzantes y ella llevaba unas tijeras, por ser estas necesarias para su oficio, fue fusilada.
La leyenda dice que los soldados trataron de abusar de ella y como no se prestó la mataron. Entonces su padre la habría vengado, tal como refleja un cuadro.
Juan Malasaña tiene hoy una plaza dedicada en la villa de Vallecas.
Pero su nombre, unido al de su hija y al de los madrileños que lucharon por su libertad, no debe ser olvidado.




5 comentarios:

Dinopas dijo...

Desconocía el dato de ser de padres gabachos, gracias por la documentación, básica pero esencial.
Gracias.

el osorio dijo...

Hola, Dinopas, el dato no es baladí: un francés luchando contra Napoleón, eso explica muchas cosas que algunos no quieren ver.

Chino dijo...

Siempre había oído a mis mayores, que Manuela Malasaña había adquirido fama, porque lanzaba en la calle de su mismo nombre, calderos de aceite hirviendo a los franceses, para defender la calle; no conocía esta historia de su padre.

el osorio dijo...

Hola, Chino, hay muchas versiones sobre la historia de Manuela. Es cierto que algunas mujeres arrojaron sillas, macetas o aceite desde sus ventanas, pero si lo hizo o no Manuela no se sabe con certeza.

Rafa Soto Santos dijo...

Gracias por el aporte me pareció un artículo muy interesante, acabo de mudarme al barrio hace poco y resulta interesante conocer la historia de sus más ilustres personajes.