lunes, 13 de enero de 2014

El útimo hortelano madrileño




Durante siglos, los madrileños se abastecieron de productos agrícolas en los huertos del Manzanares.
Estos huertos fueron desapareciendo a medida que crecía la ciudad y se fueron relegando río abajo. 


En Villaverde Bajo se hallaba hasta hace un año el que podíamos considerar como el último de los huertos tradicionales del municipio madrileño. Allí, junto a la casa del peón del Real Canal del Manzanares, estaban los huertos de Valero Pascual, labrados por esta misma familia desde hace más de un siglo.
Por otra parte, los Pascual se han ocupado durante décadas de mantener en buen estado la casa del peón, uno de los vestigios más interesantes del canal que construyó Carlos III.


En 2012, la ampliación de las vías del AVE Madrid-Valencia se llevó por delante la mayor parte del huerto de Valero, y finalmente, el hombre ha decidido jubilarse.


Hablar con Valero era hablar con un hombre sabio, con esa sabiduría que tienen aquellos agricultores que aman su trabajo y que saben todo sobre los frutos de la tierra.
Se le echa de menos en aquella tierra maltratada del sur de Madrid, junto al río que baja silencioso y medio escondido entre las grandes infraestructuras viarias.


Fotos: Carlos Osorio.




4 comentarios:

Rafael Martín Moyano dijo...

Carlos, bonita y emotiva entrada..., pero creo que debes complementarla con otra que diga algo así como "los nuevos hortelanos", para recoger los esfuerzos de los que están sacando adelante los numerosos huertos urbanos que existen en Madrid.
Saludos, Rafael

Merce dijo...

Le deseo una feliz jubilación. He leído lo que cuentas de él en tu libro y bien que se la merece. Me imagino que no dejará de pasearse por allí, que mantendrá sus tertulias con los lugareños y que de algún modo seguirá conectado con lo que ama. Estoy pensando en Desiderio, que se moría si no podía echar una mano en el huerto. Ojalá que disfruten esta nueva etapa. Un abrazo, Carlos.

el osorio dijo...

Hola, Rafael, tienes razón, es una buena continuidad que broten nuevos huertos urbanos en Madrid.

el osorio dijo...

Hola, Mercedes, supongo que sí, que seguirá dándose sus paseos por allí. La última vez que pasé, hace unas semanas, vivía gente nueva en la casa del peón. De Desiderio no tengo noticias. En todo caso me alegro de haberlo conocido mientras estuvo en marcha este huerto histórico. Un abrazo