jueves, 9 de enero de 2014

Janatomo



De los entre los restaurantes japoneses de nuestra ciudad, me ha parecido que en Janatomo se da bastante bien la conjunción famosa de la calidad con el precio.


Janatomo pasa por ser uno de los pioneros de la auténtica cocina nipona en España, desde 1960.
El señor Tomoyuki  y la señora Eiko te reciben con una cordial inclinación de cabeza. Su autenticidad se refleja en la comida que ofrecen. 


Sushi y Sashimi bien preparados, la sopa de miso, las berenjenas con salsa de miso (espectaculares), las gyozas, la tempura, los nigiris, el dim sum...hay carta de platos chinos y carta de platos japoneses.


En torno a 35 o 40 € por barba. Está en la calle Reina nº 27.


Fotos: C. Osorio.




8 comentarios:

Pilar dijo...



Estar buenisimo no lo dudo pero donde esten unos callos a la madrileña y unos entresijos.

beligerante dijo...

Como me tengo que moderar, no me parece adecuada esta noticia en tu bloc haciendo propaganda de un restaurante, hay otras informaciones de Madrid mas imprescindibles. Gracias

el osorio dijo...

Ja, ja...eso ni se discute, Pilar.

el osorio dijo...

Gracias por tu opinión, beligerante.

Anónimo dijo...

Hola,
gracias por el blog y por la constancia. Siempre me sorprende y me completa la historia de mi ciudad.
En épocas de compro y tiro, me interesan mucho los artículos sobre oficios o tiendas de artesanos.
¿sabe de algún guarnicioneria en Madrid? Nos hicieron años ha un animal en cuero y necesita reparación.Lástima que su creador ya se jubiló.
Gracias!
Olga

el osorio dijo...

Hola, Olga, guarnicionerías nos van quedando pocas. Hay dos en la Ribera de Curtidores, una en Atocha, 4, otra en Santa Isabel, 42, una en Gravina, 4...y no sé si queda alguna más.

Anónimo dijo...

Gracias :-)
Olga

Myriam Illescas dijo...

Pues yo creo que hay blogs de toda clase, y la gracia e interés de muchos de ellos alberga precisamente en la recomendación de sitios de interés, véase restaurantes, bares, museos o lo que sea. Asique voy a hacer mi aportación de la temática y recomendar el restaurante Mousse como uno de mis favoritos de Madrid, con permiso de beligerante.