jueves, 6 de febrero de 2014

Llegan las mimosas



Hoy la florista que vende junto al mercado de abastos tenía varios cubos llenos de mimosas. Ha sido como ver un castillo de fuegos artificiales.
¡Qué explosión de amarillo intenso!
Nos hacen falta las mimosas, como nos hacen falta los mimos.
¡Que ya está uno harto de la crisis y de los que gestionan la crisis, de las ciclogénesis y las ciclocojónesis!
Las mimosas nos recuerdan que en unas semanas se irán los fríos con viento fresco
¡Como no podía ser de otra manera!


5 comentarios:

Merce dijo...

Ja,ja,ja, la ciclocojénesis. ¡Qué falta hace una carcarjada y ese amarillo intenso todos los días!. Abrazos.

Doña Umé dijo...

Genial, Carlos. Me parto de risa con tus cosas.
Un beso.

Anónimo dijo...

Famosas las mimosas
por ser pequeñitas amarillas y olorosas,` pródigas y agradecidas
en bouquets y bodegones:
y hasta calles dedicadas
a la flor que por delicada
derrama su hermosura del uno al otro confín....
Con champán y naranja en parte y parte, y azúcar guinda y cinco de hielo cubos,y en copa alta fria y escarchado borde,afrodisiaco fin, que no en vano cóctel en París nacido nunca puede ser mal nombrado. ,Acacia agradecida

el osorio dijo...

Abrazos, Merce. Gracias, Umé, un beso. Caray, Acacia, lo que dan de sí las mimosas, gracias por el cóctel!

Anónimo dijo...

Y tengo otra cita para regocijo de curiosos, acerca de la idiosincrasia de los eventos que aontecen en la "rúa"..."paciente en estado crítico"...excuso ampliarte conocimientos que obvias en el billete del Café Vienés en cuanto al original austríaco patrimonio de la Humnidad,Pero un "empleadillo"de la familia hostelera del madrileño Viena dedicó estas mimosas verbas al conjunto de ciudadanos "elegidos "por el pueblo llano y soberano.
"Entre la cordura exagerada de los unos,demasiado humildes y apaciles,y la rebeldía intrasigente de los otros ,un tanto energúmenos,será dificil que la vida española tenga algo de benevolencia y de comprensión.Será durante mucho tiempo una coa agria y desolada....es lo que tienen los vascos...en chácharas de ruta viendo vitrinas pintorescas... El valle de Dionisos da para mucho hasta compaginar con la grada del templo de Apolo. Acacia.i