viernes, 18 de abril de 2014

Aquellas chimeneas



Aquellas chimeneas tenían mucho encanto. 


Parecían seres vivos. Siempre avizorando desde las alturas.


Con esos sombreritos de chino, de Quijote...


Capaces de enfadarse y de echar humo por la boca,
proclives a recibir la visita de la bruja, del lobo feroz o de San Nicolás.


Fotos: Carlos Osorio.
(Cerca de la calle Almagro)


3 comentarios:

Anónimo dijo...

empleados los sombreretes para evitar el agua y controlar el viento..en las de leña y actuales de gas...ahora las hacen con malla antipájaro y roedores..
y a ver la famosa casa delas chimeneas madrileña otro día...ahora ando por las cuevas del pueblo granadino,en donde pernoctó la ilustre Isabelita no sin antes destrozar todo lo que oliera a moro.A sus pies de vd. chin chimenea..Saludos.Acacia...

Matilde dijo...

Desde el jardincillo de la azotea de la Casa encendida se ven unas bien bonitas

el osorio dijo...

Saludos, Acacia.
Gracias por el dato, Matilde.