viernes, 27 de junio de 2014

El Retiro desde el aire





La visión de El Retiro siempre resulta refrescante, y muy atractiva desde lo alto, tal y como muestran las dos postales superiores, ambas de los años 60,  de la editorial Alarde.


                  Más recientes son las otras imágenes, como esta de Javier Merino (El Mundo)


O esta de la agencia EFE.
Ambas nos muestran desde un ángulo inusual uno de los rincones más deliciosos de Madrid.





4 comentarios:

Guerra Esetena dijo...

¡Qué gusto da ver el Retiro sin la aplastante silueta de la Torre de Valencia (segunda postal)!

Anónimo dijo...

caray.parece que los años le han dado un blanqueo a la panorámica...En los sesenta conoci el estanque,que con mis años fue "reduciéndose" hasta quedar del tamaño"actual".De aquella,recién leido"El conde de Montecristo" me imaginaba dando un paseo en barca con él en dicho...y ahora estoy esperando que apunte en la nota del panadero,"una ración mas de pan"No se me logra....Lo bueno del Retiro es perderse en él...en tantos años ya he conseguido rodear todas sus puertas,pero todavia me quedan lugares por conocer ahi dentro,nada que me entretengo con cualquier cosa y tengo que dejar para el viaje siguiente el circuito.Ahí olí por primera vez la tierra mojada madrileña...y vi pasear a municipales a caballo ....y a las bonitas palomas intentando picotear mi bocata...y a cuatro viejos piropearme y ofreciéndome asiento...y a niños jugando ...Eso es vida. Saludos.Acacia.

Don Bernardino dijo...

Y pensar que cuando yo era niño el Retiro se consideraba un lugar cateto para chachas y soldados ... A mí me daba completamente igual, allí transcurrió lo más feliz de mi infancia.

el osorio dijo...

Opino lo mismo, Jesús.

Tienes razón, Acacia, a medida que crecemos el estanque se va reduciendo. Qué bonito comentario, y qué razón tienes, eso es vida!

Pues qué le voy a decir,amigo don Bernardino, infancia y juventud, y supuesta madurez se me van entretejiendo con las frondas del Retiro.