sábado, 17 de octubre de 2015

Gorditos emplumados



Es la hora del baño. Tres gorriones se chapuzan en una fuente pública de Madrid.
Me gusta esta foto del madrileño-sevillano Álvaro Benítez, por lo que tiene de frescura, de cotidianeidad, de momento gozoso para unos pajarillos urbanos, y también por supuesto por las vivaces geometrías del agua pulverizada.
En los últimos años ha desaparecido el 70% de los gorriones madrileños.
La contaminación parece ser la causa principal de esta despoblación.

Foto: Álvaro Benítez.



2 comentarios:

Matilde dijo...

Tengo amadrinados a unos cuantos en una ventana. Son muy listos. Saben exactamente cuando tienen que aparecer. Se pasan información unos a otros, de generación en generación. Se dejan mimar pero nunca bajan la guardia, alertas por si las moscas.

Tuve encontronazo con una vecina porque, lo cierto es que me pasé, cada vez venían más y con más frecuencia. Llegó a compararlos con los pájaros de Hitchcock. Tampoco era para tanto. Pobrecillos, poco más que un manojillo de plumas.

Ahora clandestinamente les soluciono el desayuno, con nocturnidad y alevosía. La ventana siempre limpita, para no dejar huellas.

el osorio dijo...

Qué linda historia, Matilde. Pues en otro tiempo hubo abundancia de gorriones, pero hoy quedan poquitos y es un buen gesto el de alimentarlos.