martes, 31 de mayo de 2016

La estatua de Felipe IV a caballo



La mejor estatua ecuestre del mundo se halla en la Plaza de Oriente, en Madrid. Es la estatua del rey Felipe IV.
El rey quería la mejor estatua que nunca hubiera tenido un monarca, y se la encargó al escultor que mejor podía lograrla: Pietro Tacca. Para saber cómo era el rey, Tacca recibió en su taller de Nápoles unos lienzos de Velázquez y un busto  realizado por Martínez Montañés.
Y para calcular el difícil y arriesgado equilibrio de pesos del caballo (por primera vez en la historia, éste solo apoya dos de las patas) pidió ayuda al sabio Galileo Galilei. Galileo aconsejó hacer la parte trasera en bronce macizo y el resto en hueco.
Aún así, los 5.000 kilos del monumento hubieran terminado cediendo con dos únicos puntos de apoyo; el tercero, bien disimulado, es la cola del caballo.
Una leyenda urbana que corre por Internet supone que los caballos que levantan una o dos patas tienen que ver con reyes que morían en las batallas. Nada que ver con la realidad, de hecho, los monarcas de esta época procuraban no acercarse mucho a las batallas.
Lo que sí podemos destacar de los Austrias es que recuperaron el género de la estatua ecuestre, prácticamente abandonado desde los romanos.
Felipe IV, un hombre apasionado por el arte, dotó a nuestra ciudad de grandes tesoros artísticos, la mayoría de los cuales se hallan en el Museo del Prado.

Se cuenta que el trabajo de crear y fundir en bronce esta maravilla fue tan complejo y extenuante que, en 1640, a poco de cargarla en el barco con rumbo a España, Pietro Tacca falleció.

Foto: Carlos Osorio.



2 comentarios:

El ángel de Olavide dijo...

Hoy he pasado por debajo de la estatua. Estaba un grupo de turistas españoles. La guia, muy pomposa ella, preguntaba a los crédulos guiados: ¿saben por que esta estatua se encargó en Italia?...pensaba yo "ésta les va a contar la divertida historia de Galileo". Pues no señor: según ella la estatua se encargó a Italia pues de allí era la reina, Doña Isabel de Farnesio. Tócate los c...Un rango de error de un Felipe, del iv al v y unas cuantas décadas. Pero bueno...dejémoslo correr.
Aunque siempre se ha dicho lo de los cálculos de Galileo y así consta en los papeles oficiales, parece que esa teoría no está totalmente acreditada.
En cualquier caso es una belleza de estatua. Deberían por otra parte explicar bien, pues no queda claro al leer la inscripción en la peana, que lo único que Isabel II, la Isabelona, mandó erigir fue, eso, la peana.

Un abrazo Carlos. Siempre es un placer leer tus notas sobre Madrid

el osorio dijo...

Gracias, Ängel. Lo de Galileo, si no intervino personalmente, que se cree que sí, desde luego utilizaron sus teorías.