jueves, 22 de septiembre de 2016

Que no pase nadie!


 

Caminar por el centro de Madrid es una tarea cada día más difícil. El lema parece ser: ¡A tapar la calle, que no pase nadie!
En la imagen superior: La calle Atocha en la esquina con la plaza de Santa Cruz. Entre una parada de autobús y un ascensor, decenas de motos sobre la acera, señales de todo tipo, cubos de basura.
Si los peatones comunes lo tenemos difícil para pasar, imaginad cómo lo tienen los que van en silla de ruedas


En esta imagen vemos la confluencia de la calle Ciudad Rodrigo con la Cava de San Miguel, frente al mercado de San Miguel, una zona saturada de paseantes. A la hilera de horrendas señales informativas su unen los vehículos de dos ruedas y unas bolas de piedra. Para pasar por ahí hay que dar un buen rodeo.


Este tramo de la calle de Bailén, a la altura del Senado, por el que pasan a diario miles de peatones y de turistas, es incomprensiblemente estrecho, y para colmo han colocado una farola enorme que ocupa la tercera parte del angosto desfiladero.


Y ¿qué decir de los chirimbolos? como este, que ocupa la mitad de la acera, en los bulevares.
Lo dicho: Que no pase nadie!


Fotos: Carlos Osorio.

11 comentarios:

loquemeahorro dijo...

¿Ir en silla de ruedas por la calle? Qué fantasioso eres, hombre.

Ni en El Filo de lo Imposible se atreverían a semejante hazaña.

¿Y los ciegos? ¿y la gente que anda con mucha dificultad? ¿los cochecitos de bebe? La gente en general, vaya.

el osorio dijo...

Gran idea para el equipo de Al filo de lo imposible. Gracias loquemeahorro.

marta raqassa dijo...

Grupos de madres hicimos hace mucho tiempo ya, una suerte de paseo-protesta con cochecitos de bebé... Nada, ni siquiera para favorecer la natalidad, idea tan cara a los peperos gobernantes, oigan.
No son los únicos barrios, os sugiero pasar por la esquina de las calles Princesa con Alberto Aguilera, justo dónde se cayó un edificio. El enorme Zara que ahora ocupa ese sitio, se ha comido un buen cacho de la acera (no debe haber más de 2 metros de anchura), lo que unido al tránsito habitual de la zona, a veces convierte el paso por ahí en más que una aventura, justo a la salida de un metro en el que confluyen 3 líneas 3 de viajeros, bien cargaditas de gente.
Por no citar los chirimbolos en serie de la esquina anterior y los pasos de cebra ocupados por coches de reparto, motos y ciudadanos insolidarios que sueltan sus coches donde les place...

el osorio dijo...

Nunca está de más denunciar estas cosas en el 010, Marta.Gracias por tu aportación.

Rody M dijo...

Hola Carlos.Suscribo todo lo dicho por Marta. Y añado que en la esquina de C/Amaniel con C/Noviciado hay un semáforo que te hace bajar el carrito de bebé y jugarte la vida y la de tu retoño si quieres continuar hacia la Plaza de Las Comendadoras. Yo llamé al 010 para comentar la "buena ubicación del semáforo" y aún sigue allí...mi entonces bebé ya ha superado la decena de años. Hasta que no tienes que llevar un carrito de bebé no eres consciente de la de barreras y obstáculos "municipales".
Un saludo.

RODY

Anónimo dijo...

y hablando de "estorbos"Prosperidad tiene ya ascensor?¿Y Tribunal?.Mi gente madrileña en silla se ha ido haciendo con sillas de ruedas a prueba de "bombas"por adoquinados,y barreras varias entre las que esta también el maridaje de las heladas con la capa que les queda a los aparatos de limpieza.Desde luego que vivir en,o visitar Madrid es hacerte un seguro a todo riesgo.Saludos.Acacia.

el osorio dijo...

Gracias por tu comentario, Rody, bastante esclarecedor de lo que hay.

Hola Acacia, creo que si los ciudadanos nos asociáramos en un movimiento vecinal, en cada barrio, la ciudad iría mejor.

Fernando Moreno dijo...

Y todavia falta por denunciar los numerosos carteles de bares, peluquerias...situados en mitad de las aceras

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

¿Y qué ha pasado hoy? El presunto día sin coches, por lo que he leído, ha sido el más grande atasco que vieron los siglos y han de ver los venideros.

Los movimientos vecinales funcionaron muy bien hace unos años, cuando no estábamos tan desinteresados por todo. Pero además de eso, se necesitan unas buenas dosis de educación, y sobre todo de respeto a los demás. Quizá la solución no sea tan difícil: si yo procuro no molestarte, y tú intentas no importunarme, y todos hacemos lo mismo, las calles y plazas serían mucho más agradables.

Carlos Osorio. dijo...

Así es Jeremías, así debe ser. Más que días sin coches hace falta replantearse la vida en la ciudad y la actitud de cada uno.

Carlos Osorio. dijo...

Es cierto Fernando, hay que denunciar esa ocupación publicitaria de las aceras.