domingo, 29 de noviembre de 2009

Madrid dibujado: Jorge Arranz




La imagen que nos formamos de una ciudad no depende solo de su arquitectura y de su urbanismo; también depende de cómo la ven los fotógrafos, y muy especialmente los pintores y dibujantes. A través de sus ojos creadores nos formamos nuestra propia visión de la ciudad. Y parte de esa visión que muchos tenemos de nuestro Madrid procede de los lápices y los pinceles de un dibujante imprescindible: Jorge Arranz.
Arranz, nacido en Madrid en 1956, lo expresa así:

“Me gusta dibujar en la calle.
El cuaderno borrador se llena de trazos, apuntes, garabatos
Y se convierte en un juego.
Al igual que el músico cuando improvisa,
La espontaneidad y la intuición se convierten
En armas interpretativas.
El arte guarda una estrecha relación con el lugar donde
vivimos.
Mi deseo es contagiar el gusto por la observación y el
reconocimiento, a través de las formas,
de la diversidad cultural representada en cualquier ciudad”
No dejes de darte una vuelta por su web:

http://www.jorgearranz.com/ciudades/slideshow/madrid-1.html

sábado, 28 de noviembre de 2009

El luminoso de Schweppes

Desde 1972
A comienzos de los setenta, el anuncio de tabaco Camel, que llevaba años iluminando la fachada del edificio Carrión, es retirado. En su lugar se instala el anuncio luminoso de Schweppes. La licencia de instalación del luminoso se expidió el 5 de agosto de 1972, pero es en septiembre cuando se hace efectiva la nueva situación mediante el pago por los derechos de ubicación al Ayuntamiento de Madrid. La cantidad: 3.750 pesetas de las de entonces.
En 2004, el anuncio fue restaurado por completo y se eliminó la costra de contaminación que cubría el luminoso. Un cronómetro y un conmutador regulan el encendido y sus fases, la iluminación alternativa de las letras y la cortina de neón, a horas determinadas.
El momento estelar de este luminoso fue su aparición en la película “El día de la bestia”: «Mire padre, mire cómo vuelo, como los ángeles», espetaba un histérico Segura al padre Angel Beriartúa (protagonizado por Alex Angulo) mientras colgaba del luminoso, suspendido a unos 37 metros del suelo.

312 BARRAS DE NEON

Situado a 37 metros de altura, las medidas del luminoso que Schweppes tiene en el edificio Carrión (también llamado Capitol, por el cine que hay en sus bajos) de la Gran Vía son de 10 metros y 65 centímetros por nueve metros y 36 centímetros.
La cortina que vemos moverse de derecha a izquierda y viceversa, desplegando varios colores, está compuesta por 312 barras que, extendidas en línea recta, alcanzarían una distancia de un kilómetro.
Pero además de la cortina, está el letrero. El peso de cada uno de los tres cuerpos en los que está dividido el luminoso y que contiene las letras SCH, WEP y PES es de aproximadamente 100 kilos.
Para los que tengan curiosidad por saber los detalles técnicos del funcionamiento, diremos que el dispositivo usual de cualquier neón consiste en un circuito con soportes de acero que envuelven tubos de vidrio. Se rellenan de argón y neón envueltos en vapores de mercurio que facilitan la combustión de los gases nobles.

Existen otros luminosos de la misma marca en la ciudad. Uno en Raimundo Fernández Villaverde, esquina con Agustín Betancourt, que muestra un cartel de publicidad perteneciente a una colección de los años 20. Y otro, el más antiguo, se encuentra emplazado en San Bernardo esquina con Gran Vía. Se trata de una botella de tónica de 12 metros de alto por dos de ancho, que fue reformada a finales de los 80.
foto: C. Osorio.

viernes, 27 de noviembre de 2009

¿Nos preocupa nuestro patrimonio?

Los madrileños tenemos una virtud: somos una sociedad abierta, predispuesta a la mezcla y al intercambio enriquecedor. El hecho de que muchos madrileños provengan de otros sitios ha contribuido a forjar este carácter integrador. Pero tal vez tengamos un defecto: el de ver la ciudad como algo ajeno, algo que no nos pertenece. Ahí tenemos que reflexionar un poquito para convencernos de que Madrid es algo nuestro. Empezar a conocer y valorar nuestro rico patrimonio histórico y, a partir de ahí sentirlo como algo propio y defenderlo. Derfender el patrimonio histórico y cultural, el paisaje urbano, el entorno natural. Poner nuestros bienes a salvo de especuladores y cenutrios. Por eso varios madrileños-as hemos creado esta asociación:
Madrid, Ciudadanía y Patrimonio. ¿Te apuntas?
http://madridciudadaniaypatrimonio.org/

lunes, 23 de noviembre de 2009

Madrid, Ciudadanía y Patrimonio


Una nueva organización trabajará para defender el legado histórico, artístico y natural madrileño. Se denomina Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, y fue presentada ayer en el Ateneo de Madrid, donde tendrá su sede, por su presidente, el arquitecto Vicente Patón, la paisajista Ángela Souto y el secretario general de la asociación, Francisco Javier del Barrio.
Esta asociación nace como respuesta a la escasa preocupación por el patrimonio cultural de los madrileños de que hacen gala nuestras instituciones locales y autonómicas.
Entre las tropelías cometidas en los últimos años está la destrucción de mobiliario del siglo XVII, en la Casa de la Panadería, los daños en el palacio de la Infanta Carlota, el posible derribo del teatro Albéniz, del frontón Beti Jai y de la casa de Vicente Aleixandre, el derribo de La Pagoda de Fisac, el derribo de 700 edificios en el centro de Madrid, el cierre de los cines históricos, los proyectos en la Cornisa de Las Vistillas, etc.
En la foto: La Pagoda de Fisac, derribada en 2001.

Más información:
http://www.elpais.com/articulo/madrid/Nace/plataforma/defensa/legado/cultural/elpepuespmad/20091122elpmad_6/Tes

sábado, 21 de noviembre de 2009

Las mañanitas del Retiro

Las mañanitas del Retiro , los fines de semana, son muy gustosas de pasear. Los madrileños nos encontramos en este magnífico lugar de paseo donde el tiempo corre a un ritmo normal, no desenfrenado, y las bocinas quedan lejos.
Las ardillas han vuelto al parque. Ya se introdujeron en los años 80, pero los desaprensivos las robaron.
Junto al estanque actúan para quien quiera verlos algunos artistas, como los malabaristas de la inigualable escuela argentina, una escuela que mezcla los números circenses con el humor.
En la otra foto, pompas gigantes.
fotos: C.Osorio

viernes, 20 de noviembre de 2009

Gran Via, 4



Gran Vía Nº 4. Edificio del Banco Urquijo. Arquitectos: José María Mendoza y José de Aragón. Construido en 1917.
Es uno de los inmuebles mejor compuestos de la Gran Vía. Edificio de oficinas al estilo norteamericano La fuerza de sus componentes no es discordante con los grandes vanos acristalados. Fachada plana que consigue ser potente y rica sin ser grandilocuente. La belleza lograda por una sabia combinación de funcionalidad y la sobria ornamentación, demuestra hasta qué punto se equivocan los que niegan la conveniencia de la ornamentación en la arquitectura. Uno de mis edificios favoritos de la Gran Via.
Foto: C. Osorio.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Caixa Fórum

La sede de CaixaForum Madrid aprovecha una antigua fábrica de electricidad construida en ladrillo. Fue reformada en 2008 por el estudio de arquitectura Herzog & De Meuron.
La antigua edificación mantuvo sus fachadas, pero a fin de ganar espacio fueron perforadas o abiertas en su planta baja prescindiendo de los pilares. Así, el edificio de ladrillo parece flotar gracias a una sustentación central oculta. El nuevo museo se corona con varias plantas añadidas que muestran al exterior un acabado oxidado.El acceso a la planta principal es por una escalera de peldaños metálicos, y las restantes plantas se organizan alrededor de otra escalera circular que recuerda al Guggenheim de Nueva York.
El acceso al museo desde el Paseo del Prado se realiza por una pequeña plaza ganada con la demolición de una vieja gasolinera. La fachada lateral de un bloque anexo quedaba al descubierto, y fue embellecida mediante un espectacular jardín vertical formado por cientos de plantas que se mantienen vivas mediante un sistema de riego oculto. La cafetería de la planta superior es agradable, de cuidado diseño, aunque no se explica que por exigencias del diseño sea imposible ver las interesantes vistas.








fotos: C. Osorio.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Fotos de Fernando Manso

El fotógrafo Fernando Manso expone un centenar de fotografías realizadas en nuestra comunidad. Hasta el 30 de Noviembre en la Real Casa de Correos (Puerta del Sol)


martes, 17 de noviembre de 2009

Primera casa en huevos

Sin falsa modestia, esta frutería-huevería de la calle Rodriguez San Pedro proclama ser la "Primera casa en huevos", reclamo que provoca la indisimulable admiración de los paseantes.
La huevería eclosionó en 1926 y tuvo originariamente unos preciosos carteles de cristal pintado que se sustituyeron por dibujos en cerámica de bastante menor nivel en los ochenta. En los años de la posguerra los niños del barrio canturreaban la coplilla con la que se anunciaba el dueño de entonces: “Huevería pollería Nicolás García”.Hoy es solo frutería. He encontrado una foto de cuando aún tenía los cristales pintados por detrás.

Fotos: C. Osorio.
Luis Agromayor (B/N)





domingo, 15 de noviembre de 2009

Divino Pastor nº 4



Hermosa fachada en ladrillo, típicamente madrileña, la de este inmueble de Divino Pastor nº 4 construido en 1880. Los relieves hechos con ladrillos, herencia de la arquitectura neomudéjar prosperaron en la arquitectura madrileña embelleciendo nuestras calles. Cuando se habla de funcionalidad en arquitectura casi siempre se olvida que los edificios, desde siempre, tuvieron otra función: la de agradar a los que lo contemplan, la de hacer ameno y gratificante el paso por las calles, la de elevar el espíritu mediante la belleza. Una función que bastantes arquitectos de hoy en dia se pasan por donde te dije. El inmueble no tiene patio, salvo los patinejos de ventilación, pero le hice una foto a la escalera, que me pareció agradable en su elevación espiralada.
Foto: C. Osorio.



sábado, 14 de noviembre de 2009

Gran Via, 2


Gran Vía Nº 2. El elegante edificio de la Gran Peña es obra de los arquitectos: Eduardo Gambra, Antonio de Zumárraga y Jesús Carrasco.
Realizado en 1916.
La sociedad “Gran Peña” formada por empresarios, políticos y aristócratas, ocupó las plantas bajas y el ático destinando el resto a otras entidades y viviendas de alquiler. En la esquina hay una amplia rotonda que dilata el desarrollo de la fachada. La decoración de la fachada es neobarroca, con la incorporación de un elemento contemporáneo como el mirador acristalado. El edificio costó 2.250.000 ptas. Tienen una buena colección de pintura española.
Foto: C. Osorio.

Paseando por la Castellana


El joven caballerete acaba de flipar con la visión de una interesante chica con sombrero y coletas. La mira con tanta emoción que el otro caballerete que le acompaña le coge del hombro y parece decirle:
¡Jo, tío, a ver si te va a dar un esguince cervical de tanto torcer el cuello!
Bueno, al margen de la simpática anécdota, esta foto de 1920, cuyo autor no conozco, nos da pie a reflexionar sobre lo que fue la Castellana y lo que es. La foto lo muestra claramente: mucha gente paseando y pocos coches. Hoy casi nadie pasea y el tráfico es incesante.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Gran Via, 9


Gran Vía Nº 9. Arquitecto: Francisco Reynals. Construido en 1917 como edificio de viviendas. Balcones de estilo regionalista. Es el Hotel Gaudí desde 1996. En los bajos estuvieron el café El Abra y la librería Pueyo.
Foto: C. Osorio

jueves, 12 de noviembre de 2009

Roble otoñal

El que probablemente sea el roble más grande y uno de los más antiguos, si no el que más, de Madrid está en el Retiro, entre el estanque grande y la calle de Alfonso XII, rodeado por un cercado de madera. No he encontrado información sobre él. La verdad es que se echa de menos que el Ayuntamiento edite un catálogo de árboles singulares de la ciudad de Madrid. Por el momento parecen más interesados en talar los árboles centenarios (M-30, Paseo del Prado...) que en catalogarlos.
Foto: C. Osorio

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Gran Via, 7

Gran Vía Nº 7. Es uno de los edificios más característicos de la via por su carácter netamente español. Arquitecto: Jerónimo Mathet. Construido en 1918. Oficinas abajo y viviendas arriba. Estilo regionalista español. Sobriedad decorativa para resaltar la calidad de los materiales. Posee dobles aleros de madera, fachada en piedra labrada,, espléndidos murales de azulejos de Talavera y laboriosa rejería.
En el bajo estaba la camisería Samaral, fundada en 1934, y anteriormente estuvo la coctelería Pidoux, primer bar de este tipo en Madrid.
Foto: C. Osorio

Más sobre el palacete Laredo
















Dado el interés que despierta este palacete arábigo-modernista, añado alguna foto más. Pido disculpas por la baja calidad de la foto, pero es que no se pueden tirar con flash.
El techo azul representa un planetario del cielo en el siglo XIV que realizó laredo con estrellas metálicas.

Fotos: C. Osorio.














lunes, 9 de noviembre de 2009

El palacete Laredo en Alcalá










El palacete Laredo, en Alcalá de Henares, es uno de los edificios más atractivos de la Comunidad de Madrid. Construido por Manuel de Laredo en 1880, es una construcción de carácter historicista y de inspiración neo-musulmana. Manuel de Laredo, nacido en Amurrio (Alava) en 1842, fue el principal ideólogo del renacimiento cultural que vivió Alcalá a fines del XIX. Sus dotes para la arquitectura, la pintura y la yesería le convirtieron en un artista integral, decorando él mismo varias de las salas de su palacio. Laredo se arruinó con la construcción de este edificio y hubo de venderlo.
Situado en el Paseo de la Estación, se construyó en el entorno privilegiado que constituían las afueras de Alcalá hasta que en los años 70 se construyeron los horrendos bloques de viviendas que ocultaron la belleza de la ciudad complutense.
Fotos: C. Osorio
Más información sobre Manuel de Laredo:





domingo, 8 de noviembre de 2009

La Reina

Confieso mi debilidad por estas tabernitas de barrio, familiares, acogedoras, donde los vecinos se relacionan y ponen en común lo que la vida cotidiana va trayendo.
La Reina, en la calle Pensamiento nº 4, muy cerca del metro de Tetuán, es una de estas tascas milagrosamente conservadas, donde un matrimonio prepara cada jornada unos sabrosos callos y un menú del dia a precios asequibles para los parroquianos.
Foto: C. Osorio

Minimalismo en la Plaza Mayor

Este nuevo edificio, en la calle del 7 de Julio, junto a uno de los arcos de la Plaza Mayor, es un edificio de calidad, de cuidadísimo diseño. Su fachada metálica incorpora hallazgos como las líneas que recuerdan la piedra. Además, han integrado perfectamente la viga de madera del 1.700 y los pilares de granito. Sin embargo, pienso que no es el lugar adecuado para él. Creo que los monumentos históricos deben ser tratados con carácter historicista, para que podamos recrear visualmente el período histórico que estamos contemplando, y este edificio nos lleva directamente al siglo XXI. Por eso pediría un poquito más de respeto al patrimonio histórico. Hay muchos barrios que están necesitando arquitectura de calidad ¿Por qué no dejan que el centro histórico pueda seguir siendo histórico?
Foto: C. Osorio.

viernes, 6 de noviembre de 2009

29 extranjeros y un madrileño



Entré a visitar la iglesia de San Francisco El Grande, en la calle Bailén. Tienen un acertado sistema de visitas: la visita guiada es contínua y circular, de manera que te puedes incorporar en cualquier momento y no te pierdes nada. Ëramos 29 extranjeros (italianos, americanos, japoneses...) y un madrileño, yo. La verdad es que vale la pena dedicar un rato a conocer este gran templo, otro de los espléndidos legados de Carlos III.


La basílica , neoclásica, se hizo en la segunda mitad del siglo XVIII, a partir de un diseño de Francisco Cabezas, desarrollado por Antonio Pló y finalizado por Francisco Sabatini. El edificio destaca por su cúpula, considerada como la tercera de planta circular de mayor diámetro de la cristiandad; por su suntuosa decoración interior, realizada en estilo ecléctico a finales del siglo XIX; y por su pinacoteca, representativa de la pintura española de los siglos XVII a XIX, con cuadros de Zurbarán y Goya.
Fotos: C. Osorio

Colores de otoño


Colores otoñales en el parque del Oeste
Foto: C. Osorio

miércoles, 4 de noviembre de 2009

"El mesón del verdugo"


"El Mesón del verdigo"
Acrílico/tabla
(61x46)
Carlos Osorio.
Quería pintar el arco de Cuchilleros, pero dado el penoso estado en que se encuentra, me apetecía más pintar aquella sensación que me produjo cuando era muy niño, y por eso preferí basarme en unas viejas fotos en blanco y negro para reproducir la magia de este rincón madrileño.

Arco de Cuchilleros maltratado

El Arco de Cuchilleros, uno de los rincones más entrañables de nuestra ciudad, se ha ido llenando de carteles, anuncios, aires acondicionados, cableado, ventanas de aluminio, suciedad...
¿Por qué se permite este trato a nuestro patrimonio histórico?

Foto: C. Osorio.

lunes, 2 de noviembre de 2009

"La tienda de caramelos"


"La tienda de caramelos"
Acrílico/tabla
55x38 cms.
Carlos Osorio.

Pensamientos sobre cierta arquitectura actual

En la época del pensamiento único, es reconfortante escuchar voces críticas, como estas:

“En arquitectura se confirma la huída de los moldes del racionalismo y las aburridas estructuras de la Bauhaus, no tanto porque lo fueran en las obras de sus más eminentes arquitectos, sino por lo que han realizado muchos seguidores, en una proliferación de casas sin adornos y sin otra estructura que la más barata para rellenar espacios”
Ilia Galán (Filósofo. Del Libro: “Teorías del arte desde el siglo XXI”)

“La arquitectura actual se compone de una espuma manierista, pretenciosa por fuera e inhabitable por dentro, que no es sino la propia cola de pavo real que algunos arquitectos megalómanos despliegan ante los políticos y promotores en una especie de cortejo nupcial antes de aparearse con ellos”
Manuel Vicent (Escritor)

"...de pronto ve uno el diseño de centenares de casas idénticas alejándose en una perspectiva inflexible y comprende que algunos de los espantos del urbanismo de ahora proceden de aquellos repertorios de buenas intenciones. En la Bauhaus, sospecha uno, está ya el autoritarismo de una modernidad tan segura de sí que se considera autorizada a ignorar todo lo que no sean sus propios principios inmutables, lo mismo el paisaje natural que los testimonios del pasado, los saberes constructivos que no podían declararse universalmente válidos porque estaban adaptados a un cierto clima, a una manera peculiar de vivir, a la disponibilidad de los materiales"
Antonio Muñoz Molina (Escritor)

Gombrich, en su “Historia del arte”, describía bien lo que es la verdadera arquitectura moderna:

“Existen cosas que desde el punto de vista funcional son correctas, y sin embargo son feas. Las mejores obras de la arquitectura moderna son armoniosas, no solo porque corresponden a la función para la que han sido construidas, sino porque fueron proyectadas por hombres de oficio y buen gusto que supieron cómo hacer que se amoldaran a sus fines y, a la par, que parecieran bellas a la mirada”
Ernest Gombrich (Historiador)

domingo, 1 de noviembre de 2009

Vinos el 2


En tiempos frecuentaba mucho esta agradable tabernita de la calle Sagasta nº 2. Entonces la llamaba la taberna de las cuatro damas, porque eran cuatro las féminas que la regentaban: Felícitas López, su hija Araceli, su anciana madre, Concepción, y la perra pastora alemana, Diana.
Mientras vivió, la tranquila perra Diana fue la encargada de mantener el orden. Cada vez que un borracho pretendía entrar en la tasca, Diana, sin que nadie le hubiera adiestrado en ello, se levantaba y le impedía el paso.
El silencioso reloj de pared nos retrotrae a 1880, año en que Pedro López Arias, natural de Sarria (Lugo), fundó la taberna. Pedro trabajó un tiempo con Matías López, el de los chocolates, y luego emigró a París, donde compró el reloj.
La abuela de Araceli recordaba haber visto por aquí a don Antonio Machado, a mi entender el mejor poeta de todos los tiempos. El hermano de Antonio, Manuel Machado, vivía en la cercana calle de Churruca.
La tasca fue sede de una peña taurina que se llamaba “El tendido del dos”.
Hoy gobiernan la taberna Araceli, biznieta del fundador, y su marido, el locuaz y simpático Alfonso. Una pareja cuya unión se fraguó a fuego lento a ambos lados del mostrador.
El local conserva su preciosa portada, el mostrador y las mesas de nogal. Se echan de menos los cristales grabados de las puertas. El tema del taperio se queda un poco escaso, apenas los canapés de cabrales y sobrasada. Tienen un vermú de Valdepeñas que es cosa digna de probarse.
Cuando aún existía el bulevar, había frente a esta casa un kiosco de horchata donde acudía a refrescarse la infanta Isabel, La Chata, quien siempre cruzaba unas palabras con la abuela doña Concepción.
Cuando uno pasa frente a esta casa, aturdido por el pertinaz atasco, siente que aquí hay un buen refugio. Uno se pregunta: ¿qué fue de aquel magnífico bulevar, orgullo de esta ciudad? Pues ya lo ve usted: se ha sustituido por una autovía de ocho carriles para mayor gloria del vehículo privado.
Foto: C. Osorio