lunes, 24 de enero de 2011

Cuando los edificios resucitan



Tras casi 30 años abandonado, y con el tétrico aspecto que ves en la foto, este edificio de la calle de Atocha nº 81 ha vuelto a la vida. A veces, los edificios son abandonados por sus dueños y comienza un largo deterioro: gente que se lleva cosas, vándalos que destruyen lo que pueden. Luego llegan los muros, las vallas y los andamios, vecinos que protestan (inseguridad, ratas), especuladores que quieren derribarlo a toda costa...pero el edificio tiene un talismán: está protegido por su carácter artístico, y eso lo salva. Al fin llega la restauración. Será un hotel, como tantos edificios del centro de Madrid. Y la vida florece sobre la muerte. No nos sobran los edificios bellos, y menos en esta época en que constructores y arquitectos, en general, se interesan poco por la belleza.
Y aquí tienes al edificio de Atocha 81 renovado, esplendoroso. Lo construyó Joaquín Saldaña en 1909. Saldaña hizo varios palacetes en la Castellana y es autor del Hotel Atlántico de la Gran Vía.

¡Bienvenido a la luz, hermoso edificio!



Fotos: Carlos Osorio.

3 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

¡Qué buena noticia! Por fin, la belleza se impone a la especulación. Esperemos que cunda el ejemplo. Gracias Carlos (caray con la foto, qué sugerente y qué bonita).

el osorio dijo...

Esperemos, Jesús. Gracias!

Anónimo dijo...

Estupendo edificio remozado.
Cómo me alegra saber que en Madrid de vez en cuando se cuidan esas obras tan espléndidas.