lunes, 31 de marzo de 2014

El amor y la muerte en "El Capricho"




Pedro Téllez-Girón y Beaufort, XI duque de Osuna, era un joven de arrogante figura, de amabilidad extrema, de talento poco común y de insinuantes y atractivas maneras aristocráticas. Se le consideraba el soltero de oro de la corte española. Cientos de damas suspiraban por él, pero, Pedro, romántico empedernido, se había enamorado de un amor imposible: su prima doña Inés de Silva Téllez-Girón, hija de los marqueses de Santa Cruz, la cual estaba casada con el marqués de Alcañices.
 Inés tenía fama de ser una de las mujeres más bellas de Madrid. De pelo finísimo y oscuro, ojos brillantes, dientes de perlas, manos y brazos admirables: se decía que era como una madona de Rafael.
El duque la cortejaba, respetuoso y galante. Bailaba con ella en los saraos, acudía a su palco en la ópera y le acompañaba en sus paseos. Pedro, tan pronto se ilusionaba, como se hundía en el sufrimiento de un amor irrealizable.
Desesperado, el duque pidió a Inés que le correspondiera y que se entregase a él. Inés le contestó que eso no era posible, dada su situación.

Una tarde de agosto, el duque vagaba melancólico, a ratos irascible, a ratos angustiado, por sus posesiones de El Capricho, en la Alameda de Osuna. Había advertido a sus criados que no estaba para nadie y que nadie le molestara.
En un momento dado, observó una nube de polvo y oyó el ruido de un carruaje que se alejaba.
Extrañado, preguntó a los criados que custodiaban la puerta. Le explicaron que se trataba de Inés. Ellos habían cumplido las instrucciones del duque: le dijeron que no quería ver a nadie. (¡A nadie! El duque no pensaba ni por asomo que ella pudiese venir a verle esa tarde). Desesperado, Pedro salió corriendo tras el carruaje que se alejaba. Corría con todas sus fuerzas, pero el coche iba mucho más rápido. Alcanzarlo era realmente imposible, pero Pedro corría y corría,... hasta que se desplomó violentamente, víctima de un ataque cerebral. Trasladado a su palacio, falleció al poco tiempo, el 25 de agosto de 1844, a los treinta y dos años de edad.



Cuadro pintado por Federico de Madrazo.
Fuente: "El Capricho de la Alameda de Osuna" de Carmen Añón y Mónica Luengo.



6 comentarios:

Anónimo dijo...

justificado el desmayo por el esfuerzo...el parque es grande y el joven no tendría ensillado el caballo más que la mente....Apunto el parquejardín para la próxima visita,que no lo conozco.espero que siga intacto...por gijón y oviedo hay marqués de sta cruz,voy repasar abolengos a ver si guardan relación...saludos.Acacia.

Anónimo dijo...

al marqués le sucedió su hermano,que se ganó la coletilla del "vives como un osuna"que le decían al que tiraba la casa por la ventana.voy seguir on los marqueses de santax que me entroncan con los m de Ferrera y los Navia-Osorio..Y la bella de Goya...por casonas y palacios a miles por toda españa...asi se vive...cuatro batallitas y botín pa la grandeza de espàña...eso no cambia.Saludos.Acacia.

Doña Umé dijo...

Me gustaría saber como se puede conseguir el libro de Carmen Añón y Mónica Luengo, tengo entendido que no es nada fácil.
Gracias.
Un capricho-so abrazo.

Las ideas de rodi dijo...

Qué historia!!!. amor y tragedia de la mano.
Un saludo.

RODY

Ana dijo...

¡Vayaaa! No me sabía esa historia. He estado en ese lugar y me parece hermoso.

ENRIQUE ARANJUEZ dijo...

El hecho de que Inés fuese a visitar a su enamorado primo el Marqués de Osuna, no quiere decir que iba para entregarse a él...El amor, a veces, te trae grandes disgustos.