domingo, 23 de marzo de 2014

El hombre que abrió la puerta a la Democracia.



El hombre que creyó en la libertad, que propició el diálogo, que buscó el consenso, que entendió que sumar era más productivo que restar, que dio a España la mejor Constitución posible, fue también el hombre incomprendido por unos y por otros y especialmente por muchos de sus seguidores, y por eso, en el momento de su muerte, ha llegado el momento de darle las gracias. 
¡Gracias, Adolfo Suárez!




5 comentarios:

Teresa S.Lázaro dijo...

Hola Carlos,
Hoy en día pienso que hizo lo que pudo para que los españoles no nos enzarzáramos en otra Guerra Civil, práctica peligrosa a la que tenemos cierta tendencia.
Yo también le doy las GRACIAS.

el osorio dijo...

Cierto, Teresa. Trataremos de impulsar nuevas tendencias.

Anónimo dijo...

partido bisagra de aquella época dirigido por un locuaz convincente.La euforia del aperturismo y el nuevo orden social...con sus guerras intestinas en revueltas solapadas ultras y demás...de cuando el mañana decían iba a ser del pueblo...Y ha vuelto la fiera a imponerse a base de zarpazos...Buen teatro.
Saludos.Acacia.

Don Bernardino dijo...

Desde hace un par de días y especialmente hoy, vengo leyendo innumerables artículos de sesudos analistas y políticos jubilados y en activo que se deshacen en elogios hacia la figura de Adolfo Suárez. Haber reconocido su tremendo coraje en aquellos años, entre 1976 y 1981, incluso desde posiciones ideológicas a años luz de su centrismo, no fue tan fácil, porque como mínimo nos ganábamos la mofa de nuestros allegados. En el breve curriculum de mi vanidad, siempre me podré apuntar este tanto. Hoy me he emocionado, me he conmovido con su muerte, por muy esperada que fuera.

el osorio dijo...

Ojalá volvamos a tener políticos de semejante talla. Pues sí, Bernardino, es para emocionarse, recordándole no sólo a él, sino a todos los políticos y ciudadanos de todas clases que han contribuido a que podamos vivir en paz y en libertad.