martes, 16 de septiembre de 2014

El amor y la muerte en Corredera nº 20.


Foto MCYP

Corredera de San Pablo nº 20 es un edificio histórico y singular del año 1700, uno de los poquísimos que se conservan de esa época en Madrid.
El Ayuntamiento, su propietario, lo ha tenido abandonado desde hace bastantes años, ha olvidado su intención de rehabilitarlo para fines sociales y finalmente lo acaba de vender a una inmobiliaria desconocida hasta el momento.

Foto: El Paseo de Jane

A lo largo del tiempo, el edificio ha sido habitado por infinidad de personas y familias, pero nos vamos a fijar en alguien muy especial que pasó por allí: Antonio Machado

Machado y leonor

Machado pasó aquí el verano de 1909, junto con su recién desposada Leonor, 
La madre del poeta vivía por entonces en este edificio.

Foto El País.

Como sabemos, Leonor murió al poco tiempo, sumiendo a Machado en la tristeza.
Los años pasan, y un hecho casual y trágico, relacionado con este edificio, va a significar, de rebote, un cambio en la vida de Antonio Machado.
A finales de los años veinte, Machado tenía una admiradora desconocida, la poeta Pilar de Valderrama, más conocida por su seudónimo Guiomar.
Guiomar.

Guiomar estaba casada con Rafael Martínez, un hombre que no le prestaba atención y que se entretenía con diversas aventuras amorosas. Guiomar era muy religiosa y aguantaba la situación con actitud resignada. 
En 1928, el marido de Guiomar llevaba dos años viéndose en secreto con una joven llamada
Felisa Ernestina Castro Pérez.
Felisa Ernestina vivía en Corredera nº 20.
El 17 de marzo de 1928 Ernestina se quita la vida saltando por una ventana en una casa de la calle de Alcalá.
El marido de Guiomar, horrorizado, no encuentra mejor confidente que su mujer, la cual no puede aguantar más y decide ausentarse una semana para hacer una cura de reposo.
Guiomar elige la ciudad de Segovia, donde sabe que se encuentra su admirado poeta Antonio Machado.
Esta vez sí tendrá valor para ir a conocerle.
Aunque el valor no será tan fuerte como sus creencias.



Bibliografía: "Sí, soy Guiomar" Pilar de Valderrama
"Ligero de equipaje" Ian Gibson.







5 comentarios:

Matilde dijo...

Magnífica crónica. No tenía todos los datos. También miraré ese edificio con otros ojos, mientras dejen.

Buen día, aunque quede poquito.

Anónimo dijo...

Muy revelador.A estas horas ya no sé quien dijo de los Machado"ya estamos solos mi corazón y el mar"porque tengo al inconsciente dormidito.y la españa donjuanesca y quijotesca como siempre.Saludos.Acacia.
Te lee más gente de la que te escribe.

el osorio dijo...

No lo mires con otros ojos, míralo con los tuyos, Matilde.

Hola, Acacia, gracias por tus palabras, un abrazo.

Ilmen Roncero Roncero dijo...

la imtrahistoria es siempre mucho más apasionante y apetecible que en este caso, el edificio en sí
Gracias por tu blog

el osorio dijo...

Gracias, Ilmen, un saludo!