lunes, 9 de febrero de 2015

Andersen pasó por Madrid



Hans Christian Andersen pasó por Madrid en 1862 y se alojó en la antigua Fonda La Vizcaína, que estuvo en la calle Mayor nº 1.
El autor de cuentos imprescindibles como «La sirenita» «El traje nuevo del emperador» o «La princesa y el guisante» se quedó desconcertado con el clima madrileño:
 "Soplaba un viento que yo mismo, que procedo de uno de los puntos cardinales del viento, del norte, encontré diabólico". 
La ciudad de Madrid no le gustó a Andersen, "no tiene carácter de ciudad española" Todo lo contrario que San Sebastián, de la que dijo: "Es una ciudad genuinamente española"
Andersen sentenció: "Madrid es para mí un camello derrumbado en el desierto "
Únicamente salvaba el Museo del Prado y la Ópera.
Se conoce que Andersen estaba muy disgustado porque no encontró practicamente nadie en Madrid que conociera sus obras, no se le hizo una recepción como a otros escritores y la prensa no habló de él.
Señor, Ándersen, dondequiera que esté, si alguna vez vuelve por Madrid tenga por seguro que le haremos el homenaje que se merece. Me encantaría poder girar hacia atrás la manivela del tiempo.




4 comentarios:

marta raqassa dijo...

Me pregunto qué consideraría el Sr. Andersen una ciudad típica española...

Anónimo dijo...

Tatiana Fedotova: Un libro excepcional. Cuando yo era de Barcelona, me gustó mucho la parte dedicada a Barcelona. Ahora veo que es la hora de releer con más atención la parte madrileña...

el osorio dijo...

Ya lo ves, Marta: San Sebastián.

Caramba, Tatiana, conoces España mejor que nadie.

Anónimo dijo...

Durante los siglos XVIII y XIX los viajes de escritores extranjeros por España dieron lugar a todo un género literario. Venían a observarnos como quien en el siglo XX iba a África para concer a los indígenes y a los animales salvajes. La verdad, no salíamos muy bien parados, algunos describen un panorama espeluznante.