viernes, 6 de febrero de 2015

Los lobos de Madrid




En la primera biografía de San Isidro, patrón de Madrid, se cuenta que el santo entró un día en la antigua ermita de Santa María, en Carabanchel. El santo ató al burro con el que hacía las tareas agrícolas junto a la puerta y pasó a rezar sus oraciones. Unos niños le advirtieron de que a las afueras de la ermita un lobo estaba merodeando con intención de matar a su burro.
San Isidro les respondíó: "Id en paz, hágase la voluntad de Dios". Concluída la oración, el santo salió de la iglesia para ver lo ocurrido. Encontró muerto al lobo e ileso al burro. San Isidro regresó al interior a dar gracias a Dios.


Pedro de Rèpide, en "Las calles de Madrid" nos habla de un suceso protagonizado por un valeroso mozo que salvó a una madrileña del ataque de un lobo.
El mozo se llamaba Manuel, y era recadero en el convento de los Afligidos (en la Plaza de Afligidos, hoy llamada de Cristino Martos)

Foto: Manuel Martínez (Manuelblasdos.blogspot.com)

Manuel, cuyo nombre se recuerda en una calle próxima a dicha plaza, transitaba un día por los caminos de El Pardo cuando oyó gritos. Se acercó y vio a una mujer que con un palo trataba de defenderse a sí misma y a su burro del ataque de un lobo. Manuel, con gran rapidez, hizo frente a la fiera y la mató. De vuelta a la ciudad, Manuel se trajo el lobo sobre los hombros y la mujer, una hortelana, contó a todo el mundo la hazaña de su salvador.

En los años cuarenta del siglo XX el lobo desapareció de las sierras madrileñas, pero hace un par de años que ha vuelto y cada dos por tres ataca a los rebaños.

Foto: El País.

Esta semana, los lobos han atacado a un rebaño de cabras en la sierra norte matando a ochenta ejemplares. No las han matado para comérselas, las han matado únicamente por instinto. Por mucho que los consabidos y sempiternos vídeos de facebook nos muestren a los animales salvajes como lindas y tiernas mascotas, este suceso nos muestra claramente lo que es un animal salvaje.
Desde luego, si nuestros gobernantes están decididos a expulsar a los últimos ganaderos y artesanos queseros de la sierra madrileña para sutituirlos por lobos, van por el buen camino.



2 comentarios:

Don Bernardino dijo...

Es un tema muy complicado. Vale que es muy bonito y respetuoso con el pasado y la naturaleza tratar de recuperar especies como el lobo y el oso. Pero ¿tiene algún beneficio para alguien?

el osorio dijo...

Hola, Bernardino. En mi opinión, el lobo tiene que vivir en reservas, lejos de los rebaños.