sábado, 21 de noviembre de 2015

el paseo del Obispo



El obispo de Madrid, Carlos Osoro, camina solo por la calle. Observa la vida a su alrededor. Me doy cuenta de que la gente no le reconoce. Solo el mendigo de la calle Mayor le saluda, y el obispo se queda un rato hablando con el mendigo. 
El nuevo obispo de Madrid no vive en un palacio ni usa coche oficial.
Tampoco organiza manifestaciones políticas ni se pasa el día condenando a otras gentes.
Le gusta la compañía de los pobres.
El no es un hombre del poder. El es un caminante.