lunes, 23 de noviembre de 2015

Las Fábricas de Cerveza de Madrid




La tradición cervecera en nuestro país es muy antigua. El agua de cebada fermentada ya se consumía en el neolítico, y se han encontrado restos de dicha bebida en Ambrona (Soria) con 4.400 años de antigüedad, con lo que sería la muestra de cerveza más antigua de Europa. 
En nuestra ciudad, Carlos V y Felipe II potenciaron la fabricación de Cerveza con maestros cerveceros traídos de Flandes (entonces bajo dominio español)


Hasta la llegada del siglo XIX la fabricación de cerveza fue un monopolio cuya concesión dependía del monarca. A comienzos del XVIII había 11 puestos de venta en los mercados madrileños.
En el siglo XIX la revolución industrial llega a Madrid y se instalan las primeras fábricas en régimen de libre mercado.
En torno a 1815 se crean dos fábricas en la calle de Hortaleza: La de "Santa Bárbara" y "La Deliciosa"
La fábrica de Lavapiés se instaló en 1830 en el lugar que ahora ocupa el Teatro Valle Inclán.


En 1890 surge la fábrica "Hijos de Casimiro Mahou", en la calle de Amaniel (foto superior)
En 1900 nace la preciosa fábrica de "El Águila, en la calle Ramírez de Prado (Delicias)
(Foto inferior)


En 1898 se creó la agraciada fábrica de "El Laurel de Baco" en Moncloa, en la calle Arcipreste de Hita esquina con Fernando El Católico. (Foto inferior)


En los años setenta comenzó el expolio industrial y Madrid perdió buena parte de su producción cervecera. El laurel de Baco desapareció. El Águila fue absorbida por Amstel y Mahou continúa su producción en Alovera.
En los últimos años la producción de cerveza en nuestra ciudad se concreta en la labor de pequeños productores de cervezas artesanales. Así se mantiene viva la tradición de producción cervecera en una ciudad que es internacionalmente famosa por sus cañas.

Del libro:
Carlos Osorio. Ediciones La Librería.