martes, 8 de diciembre de 2015

Cuadernos de viajeros



El fotógrafo Pablo Arias ha captado este curioso momento en que tanto la estatua como el viajero se aplican a tomar notas con su bolígrafo y su papel. El viajero de carne y hueso podría ser cualquiera de los muchos que en estos días se mueven por las estaciones de tren. La estatua, dedicada al agente comercial, es obra de Francisco López Hernández. La estación es la de Atocha.