miércoles, 30 de diciembre de 2015

Los amores prohibidos de Diana y Endimión en Madrid



Miembros de la asociación "Madrid Ciudadanía y Patrimonio" han localizado en la finca madrileña de Torre Arias un grupo escultórico del siglo XVIII que ha sido atribuido al escultor Michel Ange Slodtz.
Este interesante descubrimiento nos anima a buscar en Madrid las huellas de dos amantes tan legendarios como platónicos: Diana y Endimión.


En esta porcelana de la Real Fábrica del Buen Retiro vemos a la diosa Diana, bajo la forma de Selene o la Luna, acercándose sigilosa al soñoliento pastor de quien se había enamorado.

Nos cuenta la mitología que una noche muy cálida, Diana, la luna, observó a un bello pastor llamado Endimión que dormía cerca de su rebaño.
Tal fue la atracción que experimentó Diana, que no pudo resistirse a besarlo.
Endimión se despertó y se quedó deslumbrado por la belleza de la diosa.
Diana huyó y Endimión creyó que todo había sido un sueño.
La escena se repitió en las noches siguientes, y finalmente Diana, que había hecho voto perpetuo de castidad, pidió a su padre, el dios Zeus, que sumiera al joven pastor en un profundo sueño.
Así lo hizo el padre de los dioses y Diana transportó al bello durmiente hasta una cueva
donde acudía cada noche para mirarlo y disfrutar únicamente de sus labios.

Fuente de Diana. Foto: J.J. Esetena. Wikipedia.

Pues bien, en las calles de Madrid hemos tenido a esta mitológica pareja en sendas fuentes no muy distantes.
La fuente de Diana estuvo en la plaza de Puerta Cerrada y se trasladó luego a la plazuela de la Cruz Verde, junto a la calle Segovia, donde se halla actualmente.

Fuente de Lavapiés. Foto Begué. 

La fuente de Endimión decoró la plaza de Lavapiés hasta su desaparición. Hoy la estatua del pastor se halla en el vestíbulo del Museo de Historia, en la calle Fuencarral. Ambas fuentes fueron diseñadas por Juan Gómez de Mora y esculpidas por Rutilio Garci.

¿A quién se le ocurrió que el bello sueño de amor de Diana y Endimión estuviera presente en las calles de Madrid? 
Es posible que fuese el propio arquitecto que diseñó las fuentes: Juan Gómez de Mora.


1 comentario:

Maria Aguilar dijo...

Preciosa fàbula. Es curioso que ambas estatuas se encuentren en Madrid, cada una a su aire.
Feliz año!