martes, 5 de enero de 2016

De reyes y reinas, magos y magas




En 2016 varios concejales de Madrid han decidido incluir en las cabalgatas de reyes de sus distritos la figura de la reina maga. En lugar de los tres reyes magos bíblicos, habrá dos reyes y una reina. No han precisado cómo van a llamar a la reina maga, si Melchora, Gaspara o Baltasara. Lo que sí han dejado claro es que lo hacen para no incurrir en comportamientos machistas. Ignoramos qué puede tener de machista el hecho de mantener la identidad de los personajes históricos o legendarios. Si triunfa este nuevo criterio, tendremos que ir pensando en cambiar de sexo no solo a los reyes magos, sino a la Biblia entera. Así, deberíamos hablar de Salomona y el Rey de Saba, de Santa José y el Virgen, de las doce apóstolas, etc. No es el primer intento de cambiar de sexo a todo lo que se mueve; ya tuvimos hace años una ministra de Igualdad que quiso transmutar los personajes de los cuentos para que hubiese equidad entre varones y hembras, por ejemplo: “Las tres cerditas y el lobo feroz” 

Llamar la atención sobre los comportamientos discriminatorios o machistas es necesario; pero el remedio elegido va a ser peor que la enfermedad. Me explico. Si ponemos una reina maga junto a dos reyes magos, estamos cometiendo una notoria discriminación: la única reina queda en clara minoría frente a los dos reyes. A la inversa, poner dos reinas y un rey sería discriminar al varón, que tampoco es plan. La única solución equitativa sería poner un rey, una reina, y una persona que fuese medio hombre, medio mujer, es decir, un hermafrodita. Por otra parte, los pajes de los reyes también deberían ser pajes y pajas para no discriminar. El problema va a ser tratar de convencer a los niños que asisten a la cabalgata de que esos tres reyes-reinas, con sus pajes y pajas, todos igualitarios, son los tres reyes magos que llevaron regalos a Jesús de Nazaret.


4 comentarios:

Rafael Martín Moyano dijo...

Amén, Carlos, amén

Campurriana Campu dijo...

Una tristeza y sólo pienso en los pobres niños.

José Antonio del Pozo dijo...

Buena reflexión, Campu: cómo convencer a los niños después.
Saludos

Unknown dijo...

Teniendo en cuenta que la Biblia sólo habla de "unos magos" sin especificar nada más no entiendo tanto "rasgarsde las vestiduras"...