miércoles, 27 de enero de 2016

Los restos de Carlos V


Momias de Madrid, 2.

El emperador Carlos I de España y V de Alemania murió en Yuste en 1558 y su cuerpo fue momificado antes de su enterramiento.
Los restos del gran estadista del imperio español se encuentran en el panteón de reyes de El Escorial.
Allí fue donde el gran pintor impresionista Martín Rico hizo este minucioso dibujo del cuerpo momificado de Carlos V.


Prueba del interés que despertó el cuerpo del emperador cuando fue mostrado, es esta vieja postal impresa por Ediciones Tomás Mora.
En cualquier caso, uno prefiere recordarlo con vida, no en vano fue uno de los grandes estadistas europeos que tuvimos en nuestra tierra.


El asesino de Carlos I


Llama la atención que el hombre más poderoso del mundo, que había rendido a los ejércitos más temibles, muriese a causa de algo tan diminuto e insignificante como un mosquito.
Un mosquito nacido en una piscina del monasterio de Yuste le transmitió a Carlos la malaria.
Algo parecido le había pasado a otro gran líder: Alejandro Magno, que también murió por la picadura de un mosquito.
Y es que ¡No somos nadie!