sábado, 2 de julio de 2016

Cómo éramos y cómo somos: éramos cotillas



Así éramos, al menos eso es lo que yo recuerdo de la segunda mitad del siglo XX.
Los madrileños éramos bastante cotillas. Vivíamos pendientes de la vida de los demás.
Mirábamos con extrañeza y descaro a quien vestía diferente, tenía unas costumbres, un color, un peinado, una vida sexual, diferentes a lo habitual.
Si algo positivo tiene la globalización, es que ya no somos tan cotillas, incluso creo que ahora somos bastante respetuosos no solo de fachada, sino por convicción.



2 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Sigue habiendo de todo. Aunque en la capital se notará menos y, en cierto modo, somos mejores en esto.

el osorio dijo...

Así es, Campu.