lunes, 1 de junio de 2009

Tengo un razonamiento


Extraordinario y divertido artículo de Javier Marías en El País Semanal sobre las obras sin mucho fundamento que sufrimos los madrileños: Puedes leerlo aquí:

4 comentarios:

Matritensis dijo...

Personalmente no lo encuentro ni divertido ni mucho menos extraordinario. El planteamiento de este señor es sesgado y pequeño.
Lo siento por él, siempre podrá dejar Madrid e irse a cualquier pueblecito de España.

el osorio dijo...

Acepto tu opinión, que suele ser bastante fundamentada, pero aunque irónico y mordaz, yo sí lo he disfrutado. Es un desahogo, no cabe duda, pero sí que contiene razonamiento: ¿Son de verdad necesarias algunas de las obras que se están haciendo? ¿Por qué gastar tanto dinero en arreglar algo que no está roto?

Matritensis dijo...

Uy, ahora que releo mi comentario ¡qué borde se ve! lo siento, no quería ser tan seco :P

No creo que se trate de sólo arreglar lo que se rompe, una ciudad es como un ser vivo y necesita mejoras, crecer, cambiar, innovar.
Puede que algunas obras sean absurdas, como la estación de metro de Preciados o las obras del intercambiador de Sol, en estos dos casos el tiempo lo dirá.

el osorio dijo...

Es verdad, hay que adaptar la ciudad a los cambios y usos. Pero deberían preguntarnos a los vecinos sobre nuestras prioridades. Hay en este momento muchas obras discutibles: las "plazas duras" como Callao, Opera...El excesivo gasto para cambiar de sitio la estatua de Colón, quitando las fuentes, el intercambiador de Sol, las aceras de Serrano cargándose árboles, el exceso de autovías y radiales ineficaces, algunos metros ligeros que van vacíos, cuestan un huevo y serían más eficaces unos buenos autobuses...La ciudad no se debe manejar a impulsos, sino estudiándola con calma y con consenso.